pueblos escuchad 17 credito imucEl martes 31 de marzo, en el Facebook del IMUC, se transmitirá “Pueblos escuchad”, concierto realizado en abril de 2017 en el Templo Mayor del Campus Oriente UC. Foto: IMUC

“Pueblos escuchad”: con cantatas de Telemann y por streaming sigue el Encuentro de Música Sacra

Un nuevo registro audiovisual del Archivo IMUC será transmitido el martes 31 de marzo. Es un concierto por los 250 años de la muerte de Telemann, que incluye dos cantatas sacras y un Concerto à 4 del compositor barroco. Participan solistas, el Ensamble vocal AMDG y Estudio MusicAntigua.

Como medida preventiva ante el Covid-19, el Instituto de Música de la Universidad Católica (IMUC) ha reformulado el XVII Encuentro de Música Sacra, y sigue ofreciendo online una grabación histórica del Archivo IMUC cada semana.

El martes 31 de marzo, a las 18:00 horas, a través del Facebook del IMUC, se transmitirá un registro en vivo del concierto “Pueblos escuchad”, homenaje a Georg Philipp Telemann que fue realizado en 2017, al cumplirse 250 años de su muerte.

Con Alejandro Reyes en la dirección general y en el órgano, participan la soprano María José Brañes, el barítono Gonzalo Simonetti, el Ensamble vocal AMDG y Estudio MusicAntigua UC.

Este último es conjunto residente del IMUC y en sus 27 años de trayectoria ha practicado una interpretación históricamente informada, por lo cual los vientos, cuerdas y teclados que usaron en este concierto son copias de instrumentos históricos. Ello le otorga a la experiencia de la música en vivo de Telemann una dimensión particular.

“Los colores sonoros y la articulación que se generan en el discurso musical mediante el uso de estos instrumentos, y siguiendo sus modos de ejecución históricos, en cuanto a la articulación y el trabajo dinámico, permiten que nuestra imaginación musical como auditores pueda otorgar a lo escuchado un sentido próximo o, al menos, compatible con la idea estética y retórica que tuvieron los compositores al escribir la obra”, explica el flautista Sergio Candia, codirector del conjunto con la violista da gamba Gina Allende.

“Cada uno de nosotros siempre escucha ‘en presente’ y de acuerdo a su propia experiencia musical, de modo que no se trata de restaurar una sonoridad específica sino más bien de recrearla en un nuevo contexto perceptivo, de un modo lo más consistente y honesto posible”, agrega.

El estilo luterano del siglo XVIII

Considerado el más prolífico compositor de la historia, Georg Philipp Telemann (1681-1767), dos cantatas sacras y una pieza instrumental suya fueron elegidas para “Pueblos escuchad”.

“La producción de obras sacras de Telemann es comparativamente menor que la de su contemporáneo y compadre Johann Sebastian Bach. Sin embargo, podría decirse que fue una parte relevante de su producción por su altísima calidad; su Pasión según san Mateo, por ejemplo, no tiene nada de envidiarle a la de Bach”, comenta Candia.

“Aunque me parece que sus intereses iban claramente más por el lado de la música secular, ya fuera vocal o instrumental, tal vez nuestra percepción está sesgada por la costumbre actual de escuchar y recrear más sus obras seculares, tales como conciertos, sonatas y óperas, que las religiosas. De hecho, escribió un gran número de cantatas espirituales”, agrega el flautista.

Sobre las dos cantatas que se interpretan, asegura que “se enmarcan dentro de la idea principal de la vida eterna después de la muerte, la resurrección de los salvados por el amor y la confusión perpetua de los condenados. La trama lírica se desenvuelve en un estilo poético y afectivo característico de los ambientes luteranos del norte de Alemania hacia mediados del siglo XVIII”.

La Cantata Hemmet den Eifer, verbannet die rache, TWV 1:730, dice, “nos habla del principal mandamiento para los seguidores de Cristo: ‘Déjense guiar por el amor’, pues es el amor a Dios y al prójimo la mejor preparación para el Cielo y la salvación”

En tanto, la Cantata fúnebre Du aber, Daniel, gehe hin, “basa su exposición en versos del libro profético de Daniel, declarando la esperanza en la resurrección y la justicia del Juicio Final: ‘Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua’”.

Entre ambas, como “bisagra programática”, se presenta el Concerto à 4, TWV 43:G6. “Posee una factura formal cercana a la clásica sonata de iglesia italiana, y despliega un discurso musical que muestra el diálogo entre instrumentos que la tradición europea identificaba con los ambientes pastoriles y bucólicos propios de la Arcadia clásica, muchas veces transpuestos al escenario alegórico del Paraíso, visto éste como el ‘Parnaso’ cristiano: ángeles y querubines tañendo laúdes, cítaras, flautas, oboes, violas y violines, imagen recurrente en la iconografía musical del período”, describe Candia.

-Telemann es famoso por saber adaptarse para componer según las modas de cada medio musical específico. ¿Sucede esto en estas tres piezas?

“Completamente. La primera cantata sigue el tradicional modelo de la cantata de cámara napolitana, que puso en boga Alessandro Scarlatti a fines del siglo XVII y comienzos del XVIII. El cuarteto instrumental, que sigue el esquema formal de un concierto italiano con algunos guiños al estilo danzable francés, está también destinado primariamente a los instrumentos ‘de moda’, que eran del gusto del público amateur del norte de Alemania”.

-En las tres obras del programa, ¿existen más puntos en común o más diferencias entre el tratamiento que Telemann le da a lo vocal y a lo instrumental?

“Todas son parte de una estética y una praxis en común. En la época de Telemann, y sobretodo en los ambientes académicos y musicales de Alemania en el siglo XVIII, el discurso musical era concebido como regido por las mismas normas retóricas y de organización formal que el discurso verbal. De ahí que los instrumentos musicales tenían como imperativo el sonar como si fueran voces hablantes. Era lo que Nikolaus Harnoncourt denominó el ‘diálogo musical’, que correspondía al ideal estético y filosófico de la música académica de los siglos XVII y XVIII”.

Información periodística: Romina de la Sotta Donoso /Extensión IMUC

concerto a 4 imucSergio Candia (el segundo de izquierda a derecha) es uno de los miembros del Estudio MusicAntigua que abordan el Concerto à 4 de Telemann en “Pueblos escuchad”. Foto: IMUC.