helmuth reichel mariano sfiligoyHelmuth Reichel conduce a la Orquesta de Estudiantes UC en Serenata Bohemia, el 2 de junio en streaming. Foto: © Mariano Sfiligoy.

Un registro del concierto que condujo en 2016 este director invitado, con las Serenatas de Dvorák y Suk, se transmite el martes 2 de junio en streaming.

En los últimos cinco años, Helmuth Reichel Silva (1983) ha conducido a prácticamente todas las orquestas chilenas y a decenas internacionales, en varios continentes. El crítico Jaime Donoso, ex decano de la Facultad de Artes UC y profesor emérito UC, ha alabado su "técnica irreprochable" y su "gestualidad física atenta al menor gesto musical"; Gonzalo Saavedra, profesor de la Facultad de Comunicaciones UC y también crítico, ha destacado la madurez y el éxito rotundo que logra en sus entregas.

Este director se radicó hace 17 años en Alemania, y en octubre de 2016, vino a trabajar con la Orquesta de Estudiantes UC. Justo el año anterior, Reichel se había convertido en el único chileno que ha logrado ser uno de los tres finalistas del más famoso concurso de dirección del mundo: Besançon. Juntos ofrecieron el programa Serenata Bohemia, que será transmitido en streaming el martes 2 de junio, a las 18:00 horas, dentro de la 56ª Temporada de conciertos del Instituto de Música UC.

“Este concierto es el resultado de un muy buen trabajo con grandes talentos del Instituto de Música de la Universidad Católica; era un grupo humano con una energía muy intensa. Con el concertino Gonzalo Beltrán nos conocemos hace muchos años, pues compartimos profesor en nuestros estudios de violín en Alemania, y ese vínculo ayudó a lograr una conexión musical aun más profunda. Recuerdo que fue un concierto donde los estudiantes lo dieron todo, fue excelente el nivel, profesional al 100%, y lo pasamos muy bien. Fue una muy linda experiencia”, comenta Reichel desde Bamberg, Alemania.

Reconoce que estos meses han sido complejos, porque “todos los artistas hemos tenido que reagendar los conciertos que no han sido cancelados, y no hay una certeza del 100% de que se vayan a realizar algunos de los proyectos para 2021”. Sin embargo, y a pesar de la pandemia global, la Orquesta de la Universidad de Dresde lo confirmó desde el 20 de abril como director titular. “Ya estamos planificando los próximos semestres, y estamos con un contacto muy intenso vía internet. Por ejemplo, yo les ofrezco análisis de partitura a los miembros de la orquesta sobre las obras que vamos a abordar en los próximos semestres”, cuenta Reichel.

El director, además, aplaude la temporada online que ha organizado el IMUC ante la emergencia sanitaria: “Nuestro trabajo es fundamental para la sociedad, entonces hay que buscar una manera de que los músicos y en general los artistas puedan mantener un ritmo de trabajo por lo menos hasta que pase la crisis. No podemos pensar en la vida sin música y sin arte, no existe una persona que no escuche música. Estas transmisiones por internet son una iniciativa excelente para ayudar a mantener el contacto con el público en un momento en que no puede llevarse a cabo en forma presencial. Por otro lado, es muy inteligente el rescatar grabaciones del Instituto de Música de la Universidad Católica porque expone el intenso trabajo que se ha realizado en los últimos años, y en este caso, en particular, se expone el trabajo que realizan los estudiantes, el que es muy importante”.

             Fines del siglo XIX: dos íconos románticos y nacionalistas

El programa que presentó la Orquesta de Estudiantes UC con Helmuth Reichel se titula Serenata Bohemia y es profundamente romántico, con obras escritas a fines del siglo XIX por compositores checos: las Serenatas para orquesta de cuerdas de Antonin Dvorák y Josef Suk se escribieron con 17 años de distancia. “Son obras claves y de las más importantes del repertorio para música de cuerdas”, destaca el director. Y cuenta que eligieron la Serenata de Dvorák (1841-1904) debido a que es una obra referencial de ese repertorio, y la Serenata de Suk (1874-1935) porque “es muy hermosa y no se toca tan seguido”. La tercera obra del programa también es un rescate, el Nocturno de Dvorák. “Es interesante, se interpreta muy poco e incluso hay escasas grabaciones de él”, apunta.

El Romanticismo, aclara Reichel, se caracteriza por “la intensidad del fraseo, su expresividad y lirismo, y también los cambios súbitos de expresividad en una frase; son más acentuados y más atrevidos que en la época clásica. Los compositores expresan las emociones de una forma menos ligada a las estructuras de composición más rígidas de la época clásica”. 

Aunque ambos autores pertenecen al mismo universo, el de la música bohemia de fines del siglo XIX, presentan nítidas diferencias. “El lenguaje melódico de Suk es muy particular, y es mucho más emocional que el de Dvorák, aunque Dvorák también es muy expresivo”, explica el director. El Nacionalismo musical es, además, más evidente en Dvorák: “En el final de su Serenata hay muchas síncopas y juegos de acentos, que nos sacan del primer tiempo de cada compás, y eso es muy folclórico y tiene mucho que ver con elementos culturales propios de la tradición bohemia, como el baile”.

Coincide Gonzalo Beltrán, profesor de violín del IMUC y concertino: “Las dos Serenatas son románticas, pero de carácter contrastante. La obra de Dvorák es bastante más ligera, en cambio la de Suk tiene mucho más dramatismo e intensidad emocional; es mucho más lírica”. Agrega que “estos dos compositores están muy relacionados, y no solamente en el plano artístico, sino que también en el plano personal. Dvorák fue profesor de Suk, y Suk además se casó con Otilia, la hija de Dvorák, y claramente hay una gran influencia de Dvorák en la música de Suk, que se puede observar muy claramente en esta Serenata que él escribió en 1892, bajo la tutela de Dvorák”.

Beltrán destaca que el nivel de la orquesta era muy bueno. También, que “Helmuth Reichel es un director consagrado, ha dirigido en un montón de partes del mundo, en orquestas importantes, ha ganado concursos internacionales, así que su nivel es indiscutible y fue un agrado que haya tenido la posibilidad de hacer ese proyecto. Él es violinista, estudiamos juntos en Alemania, entonces se maneja muy bien con la cuerda, también fue músico de orquesta entonces conoce desde los dos lados el trabajo y yo creo que por eso es muy empático y sabe muy bien qué es lo que los músicos necesitan de un director. Y a eso se le suma que tiene propuestas musicales bien interesantes”.

Sigue la transmisión aquí a las 18:00 horas del martes 2 de junio.

Información periodística: Romina de la Sotta Donoso | Extensión IMUC

constanza rosas claudia pereira 2018 imucConstanza Rosas y Claudia Pereira, en su concierto de homenaje a Claude Debussy. Foto: Carlos Arriagada.

La 56 Temporada del IMUC presenta en streaming a Claudia Pereira, soprano, y Constanza Rosas, piano, en Tres Canciones de Bilitis, Arietas Olvidadas, Noche estrellada, de Debussy.

La 56ª Temporada de conciertos del Instituto de Música UC rescata y comparte con su público, en streaming, un archivo histórico que representó uno de los puntos altos de las conmemoraciones en Chile del centenario de la muerte de Claude Debussy.

El concierto se realizó en agosto de 2018 y estuvo a cargo de dos profesoras del IMUC: la soprano Claudia Pereira y la pianista Constanza Rosas. Este homenaje al célebre compositor francés será transmitido a las 18 horas del martes 26 de mayo en Musica.uc.cl, YouTube y redes sociales.

Claude Debussy (1862-1918) nació en una familia modesta y su talento era tal que a los diez años fue aceptado en el Conservatorio de París. Tras estudiar piano, se decidió por la composición y fue un innovador que rompió los parámetros conservadores. El estilo propio que desarrolló, que se caracteriza por un novedoso tratamiento de la armonía y del color orquestal, fue ridiculizado en su época. Sin embargo, Debussy se convirtió en uno de los compositores más influyentes de fines del siglo XIX e inicios del siglo XX. El Preludio a la siesta de un fauno (1894) es, para muchos, la obra que inaugura la música moderna y de ella bebieron figuras como Béla Bartók y Olivier Messiaen.

Profundamente impactado por el Simbolismo de fines del siglo XIX, Debussy cultivó, además, la canción, trabajando con poemas de variadas autorías, incluyendo la propia. Esa faceta, la de la voz y el piano, es la que aborda el concierto que se presenta del Archivo IMUC.

“Me gusta muchísimo la música francesa, y Debussy es de los compositores que más me gustan por los colores que logra poner en su música”, comenta Claudia Pereira, quien con la pianista Constanza Rosas propuso al IMUC este programa que define como “un recorrido por las distintas etapas de la vida de Debussy”.

Entre las obras tempranas elegidas están la famosísima Noche estrellada (1880), con textos de Théodore Banville, y también las Cuatro canciones de juventud (1880-1882), sobre poemas de Paul Verlaine, Théodore de Banville y Stéphane Mallarmé.

Claudia Pereira destaca El Romance de Ariel (1884), que cuenta con textos de Paul Bouget. “Me gusta mucho y es muy desconocida, me costó conseguir la partitura. Esta canción no pertenece a un ciclo y no fue incluida en recopilaciones, así que no se escucha mucho. Pero es de una belleza indescriptible”, dice la soprano.

El programa se completa con piezas muy conocidas y maduras: Arietas olvidadas (1885-87); Dos Romances (1891) y las Tres Canciones de Bilitis (1897-98). En estos ciclos los poemas con los cuales Debussy trabajó son de Paul Verlaine, Paul Bouget y Pierre Louÿs, respectivamente.

De Arietas olvidadas, Pereira destaca la belleza con la cual el compositor describe sensaciones y emociones. “Los textos son muy importantes porque el color y la forma que va a tener la música que acompaña a cada frase coincide con la emoción que produce el poema. Es como una pintura sonora, pero en vez de entrar por la vista, entra por el oído. Ese carácter tan plástico de la música tiene que ver con la diversidad de colores que evocan emociones y sensaciones”, describe la cantante.

Enfatiza además la relevancia de la obra vocal de Debussy: “Sus obras, incluso las de su período temprano, tienen una complejidad emocional, musical e interpretativa que no las hace recomendables para un cantante joven, se requiere cierto nivel de experticia para hacerles justicia. Además, en Debussy siempre está la tentación de buscar colores nuevos en la tonalidad, entonces es complicado para un alumno que aún está desarrollando el oído armónico”.

A su juicio, “este compositor es un pilar de la madurez del Impresionismo, movimiento francés que aunó las artes plásticas, la poesía, la música y la arquitectura”. Por esto mismo, las intérpretes comparten escenario con un telón sobre el cual se proyectan pinturas que coinciden, en términos expresivos, con cada una de las piezas.

“Lo que genera la música no tiene comparación con nada”

“La Noche estrellada y los Romances uno los tiene en la oreja, porque son muy conocidos, pero lo que más me impactó fueron las Arietas olvidadas, me sorprendieron por la erotización que contienen. En el repertorio para piano de Debussy hay muchas obras que tienen que ver con ambientación; juegos de agua, fuegos de artificio, pero acá el tema de la mujer fue un descubrimiento increíble”, comenta la pianista Constanza Rosas.

“Los conciertos monotemáticos pueden ser difíciles para el auditor, pero estos ciclos son tan maravillosos y están tan bien escritos que son muy distintos entre sí. Resultó fantástico; al público le gustó la experiencia y nos tocó hacer el concierto cuatro veces”, agrega.

“Para mí, Debussy es la imaginación misma, en términos musicales y de colores; es el más grande de todos los de su época”, asevera la pianista, y enfatiza que el compositor francés fue muy prolífico en la cantidad de ciclos que escribió para voz y piano, y que alcanzó una riqueza colorística excepcional, usando nuevas armonías. A su juicio, la música de Debussy expresa con precisión el contenido de los poemas: “Es maravilloso cómo estudiando sólo la parte del piano de las piezas, sin ni siquiera traducir todavía los textos, sin reunirse con el canto, uno llega exactamente al mismo resultado que cuando ya dispones de las letras”.

La profesora de piano celebra además las transmisiones en streaming que programó el IMUC ante la emergencia sanitaria. “Casi todos los teatros cerraron y las temporadas se suspendieron, pero este esfuerzo es bien importante; ojalá podamos hacer más adelante algo en vivo. Estas repeticiones online son una muy buena idea porque de verdad, aunque suene cursi y repetitivo, lo que genera la música no tiene comparación con nada”.

Constanza Rosas cuenta, además, que ha sido testigo de cómo reaccionan sus propios vecinos frente a intervenciones musicales espontáneas durante el confinamiento. “La gente se asoma con mascarillas, llora, es increíble. Uno como intérprete está acostumbrado, le encantan los conciertos, sabe que a uno le aplauden y que la gente va, pero lo que genera la música, incluso en personas que no van a conciertos, es maravilloso. Así que estoy totalmente a favor y de acuerdo con las transmisiones”, cierra.

Sigue aquí esta transmisión en streaming a las 18 horas del martes 26 de mayo.

Revisa aquí las notas al programa de este concierto y de las siguientes fechas de la temporada.

13-05-20 Información periodística: Romina de la Sotta Donoso | Extensión IMUC

miguel villafruela 2019El saxofonista Miguel Villafruela, profesor IMUC, en el concierto que se transmitirá. Foto: Carlos Arriagada.

Estrenos y clásicos aborda el conjunto del profesor Miguel Villafruela el martes 19 de mayo en streaming. Así sigue la 56ª Temporada de Conciertos del IMUC.

El Cuarteto de Saxofones Oriente, que dirige el profesor IMUC Miguel Villafruela, protagoniza una nueva jornada de la 56ª Temporada de conciertos del Instituto de Música UC.

A las 18 horas del martes 19 de mayo, a través de Musica.uc.cl, YouTube y redes sociales, se transmitirá en streaming el registro de un concierto realizado en agosto de 2019.

El Cuarteto de Saxofones Oriente es un conjunto residente del IMUC y se completa con Villafruela: Cristóbal Castillo, saxofón alto, Alejandro Rivas, saxo soprano, y Karem Ruiz, saxo barítono, quienes han estudiado con Villafruela.

El programa se titula “El cuarteto de saxofones en la música chilena y americana actual” y reúne obras escritas en los últimos cien años en este continente. Tres de ellas fueron creadas por autores nacionales.

“Siempre tratamos de incorporar obras de compositores chilenos”, aclara el reconocido saxofonista cubano Miguel Villafruela, quien está radicado en Chile desde 1993.

Abrirán el concierto justamente con el Cuarteto para saxofones, Op. 28, que escribió en 1961 Alfonso Letelier, Premio Nacional de Música 1968. “Es un clásico. Es una de las obras más importantes que hay para cuarteto de saxofones por su calidad musical y por su estructura, ya que es una obra bastante grande y difícil, que dura 16 minutos”, describe Villafruela.

Las otras dos creaciones chilenas son comisiones que este profesor del IMUC realizó: “Salido del agua” (2018), de Sergio Berchenko, y “Homenaje” (2006-7), de David Serendero. La primera fue estrenada en este concierto de agosto del año pasado. La segunda, en tanto, tiene cuatro movimientos, cada uno dedicado a un actor relevante de la música popular del siglo XX: Benny Goodman, The Platters, João Gilberto y Ástor Piazzolla.

“David Serendero hace un reflejo de la música de estos cuatro grandes de la historia de la música. Es una obra muy atractiva, muy bonita”, apunta el saxofonista. En términos de lenguaje, se refleja el swing, la balada que cultivó el cuarteto vocal estadounidense, la música brasilera y el tango. Por contraste, la obra de Letelier es neoclásica y la de Berchenko, actual.

¿Por qué considera importante hacer comisiones a autores vivos y estrenar obras?

“Los grandes intérpretes que quedaron en la historia son los que realmente tuvieron la inteligencia y la inquietud de acercarse a los compositores de su entorno y encargarles obras. Si no hubiera sido por estos intérpretes, esa música no hubiera existido”.

Miguel Villafruela cita, entre otros, dos famosos ejemplos en que los intérpretes fueron claves para la consecución de la obra: el Concierto para clarinete de Mozart y el Concierto para saxofón de Glazunov.

El programa del concierto se completa con una obra latinoamericana y otra estadounidense. De Miguel Pinto Campa, se presenta “Tres danzas sencillas” (1930), y de George Gershwin, Tres Preludios (1926).

“Es una transcripción de los Tres Preludios que escribió originalmente para piano, pero conservando todo lo original de la obra, y con el lenguaje de Gershwin, la influencia del jazz y del blues”, aclara Villafruela.

Pinto Campa, en tanto, es un compositor cubano radicado en Colombia y que le escribió esta pieza a Villafruela. “Yo la tenía guardada para estrenarla en algún momento y desgraciadamente este hombre falleció hace unos cinco años, así que decidí estrenarla en este concierto que dimos en agosto”, detalla. “Su lenguaje es muy atractivo y simpático, son como miniaturas”, agrega.

El saxofonista aplaude, además, la programación online del IMUC: “Me parece excelente que se están haciendo estas transmisiones para mantener viva la música. Es algo fundamental en estos momentos tan difíciles que se están viviendo”, cierra.

Sigue aquí esta transmisión en streaming a las 18 horas del martes 19 de mayo.

Revisa aquí las notas al programa de este concierto y de las siguientes fechas de la temporada.

08-05-20 Información periodística: Romina de la Sotta Donoso | Extensión Instituto de Música UC.

 

oriana silva liza chung martin ostenOriana Silva, Liza Chung y Martin Osten, en el Trío de Clara Schumann, mayo de 2019. Foto: Carlos Arriagada.

Un matrimonio, dos compositores y la refinada intimidad de la música de cámara llegan en streaming el 12 de mayo, en la 56ª Temporada de Conciertos del IMUC.

Una nueva transmisión en streaming de la 56ª Temporada de Conciertos del Instituto de Música UC contrapone a dos compositores románticos que fueron marido y mujer: Robert Schumann (1810-1856) y Clara Schumann (1819-1896).

Este concierto online se emitirá a las 18:00 horas del martes 12 de mayo con grabaciones realizadas en vivo en 2016 y 2019. Actúan tres profesores del IMUC: Oriana Silva, en violín; Liza Chung, en piano, y Martin Osten, en violonchelo.

Robert Schumann fue uno de los más grandes compositores del Romanticismo, según indica Liza Chung. “Sufrió una vida bastante difícil por su enfermedad mental, pero creo que por lo mismo tiene aspectos musicalmente tan interesantes en cuanto a los cambios dramáticos de caracteres. Lo que más me atrae de Schumann es que logra transmitir una emocionalidad humana con la cual me identifico”, comenta la pianista.

De profunda comprensión literaria y estética, el compositor alemán fue también un certero crítico musical y un dotado escritor. Su salud mental era muy frágil —hoy se cree que era bipolar— y terminó muriendo, de hecho, en un sanatorio, tras un intento de suicidio. Sin embargo, su legado para el repertorio de cámara es mayúsculo, y desarrolló el lied como nadie. “Con él, el piano deja de ser un mero acompañamiento. Le da el sentido literal al piano, es decir, el texto pasa a tener importancia no solamente en la voz, sino que también en la parte de piano”, aclara Chung.

En este concierto online, se interpreta su Sonata para violín y piano N° 2 en Re menor Op. 121, que compuso en 1851. “No se toca mucho, es una obra difícil porque está escrita en registros muy bajos para el violín y en un registro muy relleno del piano. Es una sonata bastante grossa, es grande y tiene cuatro movimientos contrastantes”, describe Chung.

“La gente necesita seguir escuchando música”

La violinista Oriana Silva, quien además de profesora IMUC es concertino de la Orquesta Usach, aclara que Robert Schumann compuso sus tres Sonatas para violín en la última etapa de su vida, ya muy enfermo. “No quedó muy conforme con su Sonata N° 1, entonces muy poco tiempo después compuso la Sonata N° 2 con la esperanza de que fuera mucho mejor que la primera. Resultó más sombría que la anterior, pues compuso las partes del violín y del piano en un registro muy parecido. Usó mucho los rangos medios del violín, entonces no es tan brillante la sonata, sino que es más bien opaca”, explica Silva.

La obra, cuenta, fue estrenada por su esposa, Clara Schumann, y el célebre violinista húngaro Joseph Joachim. “Clara Schumann fue una pianista famosísima de la época, tenía una carrera que prometía mucho, ella viajaba dando conciertos, pero finalmente dejó en segundo plano su carrera como solista por ser madre”, agrega Silva.

De Clara Schumann, que de soltera se apellidaba Wieck, se interpretará en este concierto online su Trío en Sol menor, Op. 17, que fue escrito en 1846.

“Eran bien tormentosos los años que estaban viviendo los dos en esos momentos. Robert Schumann se cree que era bipolar, y estaba sufriendo mucho por eso, viajaban buscando ayuda para él, y así y todo ella compuso este Trío, que es su obra más importante y la más tocada. Haber sido mujer le afectó en el desarrollo de su carrera como compositora y como intérprete. A pesar de todo, fue reconocida en su tiempo y hoy se siguen tocando sus obras, pero si hubiera tenido más libertad, podría haber sido incluso más famosa que su esposo”, asegura Silva.

“Clara Schumann fue una de las grandes concertistas de la época, y uno se pregunta cómo lo hizo, con la salud de su marido, y con ocho hijos. Este Trío es melódicamente muy hermoso y armónicamente interesante también. Fue muy interesante trabajar esta obra porque tiene mucho de Robert Schumann y también de Johannes Brahms; se nota la cercanía que tenían los tres”, explica Liza Chung.

“Encuentro fenomenal que se transmita online porque el Trío de Clara Schumann se toca mucho en Europa y Estados Unidos, pero no en Latinoamérica, y es una obra sumamente interesante. No es nada de fácil, instrumentalmente hablando, pero sí muy linda”, agrega la pianista.

Ambas intérpretes aplauden la transmisión en streaming del IMUC como medida ante la pandemia del Covid-19. “Soy bastante pudorosa de las grabaciones, pero es muy bueno que se rescaten estos registros ahora que no tenemos la posibilidad de dar conciertos”, dice Silva. Chung coincide: “La gente necesita seguir escuchando música, así que darle esta oportunidad de que escuche un concierto en vivo es importante”.

Sigue aquí la transmisión online a las 18:00 horas del martes 12 de mayo. También se transmite en el canal Youtube IMUC Chile y en Facebook.

Puedes ver el tráiler de nuestra temporada en streaming aquí y el detalle de la programación, aquí.

05-05-20 Información periodística: Romina de la Sotta Donoso | Extensión IMUC

 

paula torresPaula Torres conduce a la Orquesta IMUC en el concierto que se transmite online el 5 de mayo. Foto: IMUC.

Paula Torres dirige a la Orquesta IMUC en la Sinfonía N° 4 del alemán y el Adagio del estadounidense en el concierto que se transmite el 5 de mayo.

Ante la emergencia sanitaria que vive nuestro país, el Instituto de Música de la Universidad Católica (IMUC) da inicio a su 56ª Temporada de Conciertos en modalidad streaming y con una selección de registros históricos grabados en vivo por su propio equipo técnico.

“El Instituto de Música de la Universidad Católica ha sido protagonista importantísimo de la culturización musical de este país. Dada la actual situación de aislamiento y la imposibilidad de concurrir a salas de concierto, considero valiosa la transmisión de estos programas que dan fe de una sólida formación de nuevas generaciones de artistas, así como del alto nivel de los músicos profesionales”, comenta Paula Torres, profesora del IMUC.

“Si este oficio llega a cada casa más a menudo, habrá más reflexión y, Dios quiera, una revisión de la forma cotidiana de expresarnos”, agrega la batuta colombiana radicada hace 20 años en Chile.

Torres es justamente quien estuvo a cargo de la dirección del concierto que abrirá la temporada 2020. Se realizó en septiembre de 2017 y para la profesora fue muy significativo, pues fue el debut de la Orquesta IMUC.

El conjunto nació por iniciativa de estudiantes del IMUC y llevaba dos años funcionando de manera autónoma. “A inicios de 2017 me postularon como directora de la agrupación ante el IMUC. Ser elegida por los músicos siempre es motivo de orgullo”, dice Torres. “Este gesto constituyó para mí un valioso reconocimiento en mi carrera como docente y directora en este país”, agrega.

Música para una audiencia ávida de emociones

El programa del concierto debut de la Orquesta IMUC se definió en conjunto con la directora. Los estudiantes propusieron la Sinfonía N° 4 de Robert Schumann (1810-1856), que fue compuesta por el compositor alemán cinco años antes de morir, y Torres apostó por el Adagio para cuerdas de Samuel Barber (1910-1981), que el estadounidense escribió en 1938.

“El lenguaje para gran orquesta, la dilatación de los discursos melódicos, la densidad en la armonía, la melodía etérea y otros aspectos representantes del Romanticismo musical estuvieron presentes en ambas obras. Aunque los compositores vivieron con un siglo de diferencia, la sonoridad que se espera de estas creaciones es un terreno común entre las audiencias, ávidas de emociones y evocaciones a través de la música”, comenta Paula Torres.

Mientras la obra de Schumann es un ícono del Romanticismo, el Adagio de Barber es ampliamente conocido más allá de las salas de concierto, debido a su constante inclusión en filmes tan taquilleros como “Pelotón” (1986). “Con su extrema melancolía, ha sido asociado a un sin fin de funerales masivos y despedidas solemnes”, apunta la directora. En Estados Unidos, de hecho, fue la banda sonora del anuncio radiofónico de la muerte de Franklin Delano Roosevelt y de las conmemoraciones del ataque de las Torres Gemelas.

La obra de Barber, dice Torres, “nos abocó a un trabajo arduo de articulación y fraseo en la cuerda. Ante esta responsabilidad los integrantes de la Orquesta IMUC respondieron con mucha altura, cumplimiento y sensibilidad”.

La Cuarta de Schumann también representó un desafío técnico para los estudiantes de distintos niveles de interpretación. La mayor exigencia, dice, es “una concentración inquebrantable por parte de los intérpretes, la entrega fluida de cada evento sonoro, la ejecución de líneas melódicas prístinas y claras y, como si fuera poco, hay que defender cada emoción con profundidad durante el discurso”.

Además de hacer un balance muy positivo del resultado, Torres destaca la labor de otros docentes del IMUC: “Gracias a la guía eficaz y diligente de los profesores de las diferentes cátedras que avalaron este proyecto, la orquesta se vio fortalecida y con herramientas certeras para llevar a buen puerto el programa escogido. Para mí fue un verdadero gusto dirigirlos y estar al servicio de su entusiasmo interpretativo”.

Sigue la transmisión de este concierto a las 18:00 horas del martes 5 de mayo, aquí. También se transmite en el canal Youtube IMUC Chile  y en Facebook

Más informaciones sobre las siguientes fechas de la temporada, aquí.

Información periodística: Romina de la Sotta Donoso | Extensión IMUC

temporada imuc 2020 2Diez transmisiones en streaming programó la 56ª Temporada de Conciertos del IMUC. Desde el 14 de julio, habrá recitales en vivo.

Serán diez transmisiones de registros históricos, desde el 5 de mayo con la Cuarta Sinfonía de Schumann, y se emitirán conciertos en vivo a partir de julio.

Todas las medidas necesarias fueron tomadas para proteger la salud de la comunidad al desatarse en Chile la pandemia del Covid-19, la tercera semana de marzo. El día 17, de hecho, el Instituto de Música UC se convirtió en la primera institución del país que ofreció al público un concierto en vivo a través de redes sociales.

“El recital de órgano que el profesor Alejandro Reyes dedicó a Bach tuvo gran éxito, con 3.000 visualizaciones”; recuerda Gerardo Salazar, subdirector de Extensión del IMUC. Era el segundo concierto del XVII Encuentro de Música Sacra, ciclo que se reformuló a través de transmisiones en streaming de registros del Archivo IMUC, todos acordes al énfasis coral y vocal del encuentro, y a su vocación espiritual.

“Decidimos seguir dialogando con nuestros seguidores, a través de formas actuales de comunicación: las redes sociales. Una de nuestras labores como institución es la extensión y para ello es que seguimos entregando un programa semanal en el marco de nuestra temporada, atentos a los equilibrios de estilos y conformaciones de las agrupaciones”, agrega Salazar.

Es por ello que el IMUC trabajó en una nueva curatoría de sus grabaciones históricas para iniciar en modo streaming su 56ª Temporada de Conciertos.

“Continuaremos acompañando a la comunidad en este momento complejo, a través de nuestra temporada, que es el canal que nos permite compartir nuestro quehacer más allá de las salas de clases. Detrás de cada programa hay una propuesta artística; en cada concierto se plasma aquello que los profesores enseñamos y nuestras investigaciones como intérpretes”, comenta Karina Fischer, directora del IMUC.

Desde el 5 de mayo, se transmitirá un total de diez registros históricos, siempre los días martes y a las 18:00 horas, en Musica.uc.cl, en el canal IMUC de YouTube y en redes sociales.

“Parte de nuestra misión como universidad es dar a conocer una amplia gama de expresiones artísticas relacionadas con la música erudita y por eso nuestra temporada es una muestra justamente de aquello, manteniendo aquel equilibrio de diálogo entre vanguardia y tradición”, agrega Gerardo Salazar, subdirector de Extensión del IMUC.

Habrá tres fechas de gran formato. La primera marca la apertura de la temporada 2020, el 5 de mayo, y corresponde a un concierto realizado en 2017, que cuenta con la dirección de Paula Torres y la Orquesta IMUC, en el Adagio de Barber y la Cuarta Sinfonía de Schumann. El director invitado Helmuth Reichel, quien acaba de ser nombrado titular de la Orquesta de la Universidad de Dresde, conduce a la Orquesta de Estudiantes UC en obras de Dvorak y Suk, en un registro de 2016 que se emitirá el 2 de junio. En tanto, el Coro de Estudiantes UC y el Coro de Cámara UC, más un ensamble instrumental interpretan el oratorio “Carmina Burana” de Orff que se grabó el año pasado y que se transmite el 7 de julio.

Luis Alberto Latorre y el Ensamble Contemporáneo, con la dirección de Aliosha Solovera, abordan el Concierto para piano de Ligeti, en el registro de 2016 que se transmitirá el 9 de junio. FOTO: IMUC.Luis Alberto Latorre y el Ensamble Contemporáneo, con la dirección de Aliosha Solovera, abordan el Concierto para piano de Ligeti, en el registro de 2016 que se transmitirá el 9 de junio. FOTO: IMUC.

Se presentarán grabaciones de dos hitos musicales de 2016, ambos protagonizados por el pianista Luis Alberto Latorre, profesor del IMUC. Junto al Ensamble Contemporáneo UC y Aliosha Solovera, el virtuoso presenta el Concierto para piano de Ligeti, además de obras chilenas actuales, el 9 de junio. Y el 30 de junio se transmitirá el recital en el cual Latorre contrapuso a dos grandes del siglo XX, con “Játekok” de Kurtág y las Sonatas para piano N° 1 y N° 3 de Boulez.

La oferta de música de cámara es particularmente atractiva. Liza Chung, en piano; Oriana Silva, violín, y Martin Osten, violonchelo, contrastan el 12 de mayo una Sonata de Robert Schumann y un Trío de su mujer, Clara Schumann, Vieck, de soltera. El día 19, en tanto, el Cuarteto de Saxofones Oriente que lidera Miguel Villafruela, presenta repertorio americano del siglo XX.

Un homenaje a Debussy interpretado por la soprano Claudia Pereira y Constanza Rosas en piano en el centenario de su muerte, en 2018, y que incluye “Cuatro canciones de juventud” y “Tres Canciones de Bilitis”, se emitirá el 26 de mayo. También habrá conciertos monográficos de Mozart, con el Cuarteto Académico UC y el clarinetista invitado Dante Burotto, y de Purcell, con el tenor Rodrigo del Pozo, la clavecinista Verónica Sierralta y Eduardo Figueroa en tiorba. Serán transmitidos el 16 y el 23 de junio, respectivamente.

Tres recitales en live streaming durante julio

“Si la situación del país lo permite esperamos empezar a presentar conciertos en vivo de solistas en julio. Dependerá de las medidas de resguardo que indiquen las autoridades sanitarias si se hacen con o sin público”, adelanta Fischer.

La idea es repetir la exitosa experiencia de marzo del concierto de órgano. Por ello, es que se programaron tres recitales solistas de destacados profesores del IMUC. El 14 de julio, el violinista David Núñez recorrerá cuatro siglos de caprichos, y el pianista Mario Alarcón se consagrará a Liszt el día 21, mientras el guitarrista Luis Orlandini abordará sólo música inglesa del siglo XX el 28 de julio.

El violinista David Núñez recorrerá la historia del Capricho desde Pierto Locatelli hasta Gabrielle Manca, en su recital en live streaming del 14 de julio próximo. FOTO: IMUC.El violinista David Núñez recorrerá la historia del Capricho desde Pierto Locatelli hasta
Gabrielle Manca, en su recital en live streaming del 14 de julio próximo. FOTO: IMUC.

“Las transmisiones en streaming han sido una buena experiencia y han permitido que participen personas que quizás no habrían podido trasladarse hasta el concierto”, asegura Fischer.

Además de generar nuevas audiencias, las redes sociales han servido como un canal para la serie #Sigue la música, de cápsulas de los académicos del IMUC que se han viralizado en internet. “#Sigue la música ha sido interesante porque nuestros profesores se están comunicando a través de las redes sociales con nuestro público, y además las recomendaciones personales que dan son muy valoradas”, destaca Salazar.

Estas recomendaciones de música para escuchar y libros para leer, los académicos las graban en sus propias casas, lugar desde donde también están haciendo clases. “El IMUC está funcionando, todos nos estamos adaptando. Los cursos teóricos y del área de investigación han funcionado bien, igual que composición. En el área de interpretación, y en particular en música de cámara, ha sido más complejo porque en general las plataformas no están pensadas para la voz cantada ni para los instrumentos, sino para la voz hablada. Profesores y alumnos hemos trabajado fuertemente para encontrar las mejores fórmulas y así ver cómo todos juntos salimos adelante, atendiendo al otro y entendiendo que estamos en una situación particular”, cierra Fischer.

Revisa las cápsulas de #Sigue la Música aquí y las transmisiones del Encuentro de Música Sacra aquí.

Sigue la próxima transmisión en streaming aquí.

Información periodística: Romina de la Sotta Donoso | Extensión IMUC

El concierto contó con el director Rodolfo Fischer, músicos del IMUC e invitados.El concierto contó con el director Rodolfo Fischer, músicos del IMUC e invitados.

Los directores Rodolfo Fischer, Mauricio Cortés y Felipe Ramos hablan de la Misa de Stravinsky y el estreno de Respighi que se transmitirán el 28 de abril.

Es uno de los eventos más importantes del año para la comunidad de la Universidad Católica, pero el estallido social hizo que el Concierto de Navidad 2019 fuera singular: el acceso fue restringido, por razones de seguridad. Sin embargo, ahora el público podrá asistir, virtualmente, a esta presentación realizada en diciembre en la Casa Central UC.

En la clausura del Encuentro de Música Sacra 2020, a las 18:00 horas del martes 28 de abril, aquí, se transmitirá en streaming el registro de este concierto en el cual se interpretó la Misa de Igor Stravinsky, y se estrenó en Chile “Lauda per la Natività del Signore”, de Ottorino Respighi, que es la única obra sacra de toda su producción.

Con la conducción general del director invitado Rodolfo Fischer, y con la actuación solista de la soprano Denise Torre, la mezzosoprano María José Uribarri, el tenor Felipe Gutiérrez y el barítono Patricio Sabaté, actúan un ensamble instrumental de profesores IMUC e invitados, el Coro de Cámara UC y el Coro de Estudiant es UC.

“Le agradezco mucho al Instituto de Música UC todo lo que se hizo para sacar adelante el concierto en las circunstancias y la incertidumbre de ese momento”, comenta Rodolfo Fischer desde Basilea, donde reside. “Me parece muy bien que se transmita en streaming porque hay muchas personas que se quedaron con ganas de asistir”, agrega.

“El Concierto de Navidad es súper importante para la Universidad Católica, y va mucha gente, así que me alegra mucho que lo podamos transmitir por streaming”, destaca Felipe Ramos, director del Coro de Estudiantes, conjunto que estuvo a cargo de la Misa de Stravinsky. En tanto, el Coro de Cámara UC, que dirige Mauricio Cortés, abordó la obra de Respighi.

La Misa inspirada por hallazgo en una tienda de segunda mano

Igor Stravinsky (1882-1971) compuso su Misa entre 1944 y 1948 y no fue una comisión, sino que surgió de su sola motivación personal. "La música”, declaró, “es capaz de alabar a Dios mejor que el edificio de la iglesia y toda su decoración". Aunque era devoto de la Iglesia Ortodoxa Rusa, se ciñó a la tradición católica romana por puro pragmatismo. "Quería que mi misa se usara en la liturgia, algo que es absolutamente imposible en la Iglesia rusa ya que la tradición ortodoxa prohíbe los instrumentos musicales en sus servicios”, confesó.

Con su ironía característica, el compositor dijo que se inspiró en unas misas de Mozart que encontró en una tienda de segunda mano de Los Ángeles, en Estados Unidos: “Al tocar esos bocados culposos, rococós y operáticos, supe que tenía que componer una misa propia, pero verdadera”.

Rodolfo Fischer asegura que esta misa representa la adultez del compositor ruso, que “es cuando él se autoimpuso una estética más limpia, y buscó elementos de expresión en un estilo renacentista. Aquí, él trabaja mucho la rítmica del verso y esto se transforma en un motivo musical; como es Stravinsky, lo hace con asimetrías, y esa dinámica rítmica produce un sello propio”.

Felipe Ramos, profesor del IMUC y director del Coro de Estudiantes UC, comenta que “es una obra muy difícil de cantar. Pareciera fácil cuando uno la escucha porque le va encontrando la armonía y el sentido, pero la verdad es cuando la Misa va avanzando, avanza también la vanguardia. El Kyrie es bastante arcaico, y el número final, que es el Agnus Dei, es realmente vanguardista. Es una composición fantástica”.

A su juicio, aunque la obra es breve, de unos 19 minutos, “es rica de escuchar porque es muy variada. Tiene partes muy contrastantes. En el Credo y en el Sanctus, donde canta el coro full, hay partes muy potentes, y otras partes son muy arcaicas, como el Kyrie y el comienzo del Sanctus, donde hay un guiño a Monteverdi. Además, en el Gloria hay partes que son como cantos en bloque, al estilo de la tradición ortodoxa rusa”.

Vientos y coro para un milagro de Navidad

Mauricio Cortés, profesor IMUC y director del Coro de Cámara UC, fue quien propuso para el Concierto Navidad 2019 rescatar la única pieza sacra que compuso Ottorino Respighi (1879-1936), “Lauda per la Natività del Signore” (1930). “Es una obra que no se había hecho nunca en Chile; fue un estreno en nuestro país”, explica.

La composición cuenta con texto de Jacopone da Todi, es un himno de alabanza por el milagro navideño, y articula pasajes corales y partes solistas de María, el Ángel y el Pastor. Su instrumentación, aclara Cortés, consiste en su mayoría en vientos, lo que produce una atmósfera pastoril ideal para el relato de Navidad.

“Me gustan las atmósferas que Respighi genera con un estilo composicional que es también un saludo a la música antigua, pues utiliza elementos del canto gregoriano, polifonías renacentistas, e incluso la forma de la fuga, que es del Barroco. Y lo hace con instrumentos actuales y con sonoridades timbrísticas del siglo XX. Siempre me ha atraído de Respighi el hecho de que siendo un compositor de pleno siglo XX no adscribe a la vanguardia de las sonoridades de ese siglo”, destaca Cortés.

Para Rodolfo Fischer, en tanto, esta obra “tiene algo de pastiche, y como tal, está muy bien logrado, tiene muchos estilos en su interior. Respighi era un gran orquestador y ése era su particular talento; en ‘Pinos de Roma’, que es su obra cumbre, le saca un brillo a la orquesta que uno ve imágenes. Más que una forma, más que el contenido en sí, es la textura, y lo mismo pasa con esta obra, su sensualidad es muy atrayente”.

Felipe Ramos en tanto, identifica dos vínculos entre las dos obras. “Ambas son muy originales en su instrumentación, que combina coro y vientos, y en el caso de Respighi este ensamble de vientos es reforzado por un piano a cuatro manos, lo que le da una sonoridad muy rica y dinámica. Me parece, además, que ambos compositores hacen un guiño a sus respectivas tradiciones”, cierra.

Información periodística: Romina de la Sotta Donoso/ Extensión IMUC.

 

El barítono Patricio Sabaté, profesor IMUC, en el concierto del ciclo Bach-Santiago que se realizó el 2 de junio de 2019. Foto: Carlos Arriagada.El barítono Patricio Sabaté, profesor IMUC, en el concierto del ciclo Bach-Santiago que se realizó el 2 de junio de 2019. Foto: Carlos Arriagada.

Dos cantatas de Johann Sebastian Bach interpretadas en 2019 en el ciclo iniciado por el recordado profesor Víctor Alarcón, serán transmitidas el 21 de abril.

El martes 21 de abril, el XVII Encuentro de Música Sacra invita a una nueva transmisión, vía streaming, a las 18:00 horas, a través del canal de Youtube y del facebook

El estreno de “Et Lux” de Wolfgang Rihm, se realizó el 24 de abril de 2018. Foto: Félix Rodríguez.
Víctor Alarcón conduce a Concerto Vocale y el Cuarteto UNTREF en el concierto que el martes 14 de abril presenta el IMUC en el XVII Encuentro de Música Sacra.

Un nuevo registro histórico presenta, vía streaming, el Instituto de Música de la Universidad Católica (IMUC) el martes 14 de abril, como parte del XVII Encuentro de Música Sacra. A las 18:00 horas, en el Facebook del IMUC se emitirá el estreno en Chile de “Et Lux” de Wolfgang Rihm (1952), uno de los compositores más gravitantes de los últimos 50 años, en un concierto que contó con la dirección general del recordado maestro Víctor Alarcón y que se realizó en abril de 2018, sólo cinco meses antes de su trágica muerte en un accidente automovilístico.

concierto semana santa 2019 imucEric Milnes dirigió la Pasión según San Juan de Bach en 2019. Foto: Carlos Arriagada.

El martes 7 de abril, a las 18:00 horas, se transmitirá el Concierto de Semana Santa UC del año pasado. El tenor Rodrigo del Pozo y la flautista Karina Fischer, directora del IMUC, revelan las claves de esta obra capital. Revise, además, la programación de las próximas semanas.

pueblos escuchad 17 credito imucEl martes 31 de marzo, en el Facebook del IMUC, se transmitirá “Pueblos escuchad”, concierto realizado en abril de 2017 en el Templo Mayor del Campus Oriente UC. Foto: IMUC

Un nuevo registro audiovisual del Archivo IMUC será transmitido el martes 31 de marzo. Es un concierto por los 250 años de la muerte de Telemann, que incluye dos cantatas sacras y un Concerto à 4 del compositor barroco. Participan solistas, el Ensamble vocal AMDG y Estudio MusicAntigua.