Streaming: con énfasis coral cierra Encuentro de Música Sacra

El concierto contó con el director Rodolfo Fischer, músicos del IMUC e invitados.El concierto contó con el director Rodolfo Fischer, músicos del IMUC e invitados.

Los directores Rodolfo Fischer, Mauricio Cortés y Felipe Ramos hablan de la Misa de Stravinsky y el estreno de Respighi que se transmitirán el 28 de abril.

Es uno de los eventos más importantes del año para la comunidad de la Universidad Católica, pero el estallido social hizo que el Concierto de Navidad 2019 fuera singular: el acceso fue restringido, por razones de seguridad. Sin embargo, ahora el público podrá asistir, virtualmente, a esta presentación realizada en diciembre en la Casa Central UC.

En la clausura del Encuentro de Música Sacra 2020, a las 18:00 horas del martes 28 de abril, aquí, se transmitirá en streaming el registro de este concierto en el cual se interpretó la Misa de Igor Stravinsky, y se estrenó en Chile “Lauda per la Natività del Signore”, de Ottorino Respighi, que es la única obra sacra de toda su producción.

Con la conducción general del director invitado Rodolfo Fischer, y con la actuación solista de la soprano Denise Torre, la mezzosoprano María José Uribarri, el tenor Felipe Gutiérrez y el barítono Patricio Sabaté, actúan un ensamble instrumental de profesores IMUC e invitados, el Coro de Cámara UC y el Coro de Estudiant es UC.

“Le agradezco mucho al Instituto de Música UC todo lo que se hizo para sacar adelante el concierto en las circunstancias y la incertidumbre de ese momento”, comenta Rodolfo Fischer desde Basilea, donde reside. “Me parece muy bien que se transmita en streaming porque hay muchas personas que se quedaron con ganas de asistir”, agrega.

“El Concierto de Navidad es súper importante para la Universidad Católica, y va mucha gente, así que me alegra mucho que lo podamos transmitir por streaming”, destaca Felipe Ramos, director del Coro de Estudiantes, conjunto que estuvo a cargo de la Misa de Stravinsky. En tanto, el Coro de Cámara UC, que dirige Mauricio Cortés, abordó la obra de Respighi.

La Misa inspirada por hallazgo en una tienda de segunda mano

Igor Stravinsky (1882-1971) compuso su Misa entre 1944 y 1948 y no fue una comisión, sino que surgió de su sola motivación personal. "La música”, declaró, “es capaz de alabar a Dios mejor que el edificio de la iglesia y toda su decoración". Aunque era devoto de la Iglesia Ortodoxa Rusa, se ciñó a la tradición católica romana por puro pragmatismo. "Quería que mi misa se usara en la liturgia, algo que es absolutamente imposible en la Iglesia rusa ya que la tradición ortodoxa prohíbe los instrumentos musicales en sus servicios”, confesó.

Con su ironía característica, el compositor dijo que se inspiró en unas misas de Mozart que encontró en una tienda de segunda mano de Los Ángeles, en Estados Unidos: “Al tocar esos bocados culposos, rococós y operáticos, supe que tenía que componer una misa propia, pero verdadera”.

Rodolfo Fischer asegura que esta misa representa la adultez del compositor ruso, que “es cuando él se autoimpuso una estética más limpia, y buscó elementos de expresión en un estilo renacentista. Aquí, él trabaja mucho la rítmica del verso y esto se transforma en un motivo musical; como es Stravinsky, lo hace con asimetrías, y esa dinámica rítmica produce un sello propio”.

Felipe Ramos, profesor del IMUC y director del Coro de Estudiantes UC, comenta que “es una obra muy difícil de cantar. Pareciera fácil cuando uno la escucha porque le va encontrando la armonía y el sentido, pero la verdad es cuando la Misa va avanzando, avanza también la vanguardia. El Kyrie es bastante arcaico, y el número final, que es el Agnus Dei, es realmente vanguardista. Es una composición fantástica”.

A su juicio, aunque la obra es breve, de unos 19 minutos, “es rica de escuchar porque es muy variada. Tiene partes muy contrastantes. En el Credo y en el Sanctus, donde canta el coro full, hay partes muy potentes, y otras partes son muy arcaicas, como el Kyrie y el comienzo del Sanctus, donde hay un guiño a Monteverdi. Además, en el Gloria hay partes que son como cantos en bloque, al estilo de la tradición ortodoxa rusa”.

Vientos y coro para un milagro de Navidad

Mauricio Cortés, profesor IMUC y director del Coro de Cámara UC, fue quien propuso para el Concierto Navidad 2019 rescatar la única pieza sacra que compuso Ottorino Respighi (1879-1936), “Lauda per la Natività del Signore” (1930). “Es una obra que no se había hecho nunca en Chile; fue un estreno en nuestro país”, explica.

La composición cuenta con texto de Jacopone da Todi, es un himno de alabanza por el milagro navideño, y articula pasajes corales y partes solistas de María, el Ángel y el Pastor. Su instrumentación, aclara Cortés, consiste en su mayoría en vientos, lo que produce una atmósfera pastoril ideal para el relato de Navidad.

“Me gustan las atmósferas que Respighi genera con un estilo composicional que es también un saludo a la música antigua, pues utiliza elementos del canto gregoriano, polifonías renacentistas, e incluso la forma de la fuga, que es del Barroco. Y lo hace con instrumentos actuales y con sonoridades timbrísticas del siglo XX. Siempre me ha atraído de Respighi el hecho de que siendo un compositor de pleno siglo XX no adscribe a la vanguardia de las sonoridades de ese siglo”, destaca Cortés.

Para Rodolfo Fischer, en tanto, esta obra “tiene algo de pastiche, y como tal, está muy bien logrado, tiene muchos estilos en su interior. Respighi era un gran orquestador y ése era su particular talento; en ‘Pinos de Roma’, que es su obra cumbre, le saca un brillo a la orquesta que uno ve imágenes. Más que una forma, más que el contenido en sí, es la textura, y lo mismo pasa con esta obra, su sensualidad es muy atrayente”.

Felipe Ramos en tanto, identifica dos vínculos entre las dos obras. “Ambas son muy originales en su instrumentación, que combina coro y vientos, y en el caso de Respighi este ensamble de vientos es reforzado por un piano a cuatro manos, lo que le da una sonoridad muy rica y dinámica. Me parece, además, que ambos compositores hacen un guiño a sus respectivas tradiciones”, cierra.

Información periodística: Romina de la Sotta Donoso/ Extensión IMUC.