Canciones de Debussy presenta en streaming la 56ª Temporada del IMUC

constanza rosas claudia pereira 2018 imucConstanza Rosas y Claudia Pereira, en su concierto de homenaje a Claude Debussy. Foto: Carlos Arriagada.

La 56 Temporada del IMUC presenta en streaming a Claudia Pereira, soprano, y Constanza Rosas, piano, en Tres Canciones de Bilitis, Arietas Olvidadas, Noche estrellada, de Debussy.

La 56ª Temporada de conciertos del Instituto de Música UC rescata y comparte con su público, en streaming, un archivo histórico que representó uno de los puntos altos de las conmemoraciones en Chile del centenario de la muerte de Claude Debussy.

El concierto se realizó en agosto de 2018 y estuvo a cargo de dos profesoras del IMUC: la soprano Claudia Pereira y la pianista Constanza Rosas. Este homenaje al célebre compositor francés será transmitido a las 18 horas del martes 26 de mayo en Musica.uc.cl, YouTube y redes sociales.

Claude Debussy (1862-1918) nació en una familia modesta y su talento era tal que a los diez años fue aceptado en el Conservatorio de París. Tras estudiar piano, se decidió por la composición y fue un innovador que rompió los parámetros conservadores. El estilo propio que desarrolló, que se caracteriza por un novedoso tratamiento de la armonía y del color orquestal, fue ridiculizado en su época. Sin embargo, Debussy se convirtió en uno de los compositores más influyentes de fines del siglo XIX e inicios del siglo XX. El Preludio a la siesta de un fauno (1894) es, para muchos, la obra que inaugura la música moderna y de ella bebieron figuras como Béla Bartók y Olivier Messiaen.

Profundamente impactado por el Simbolismo de fines del siglo XIX, Debussy cultivó, además, la canción, trabajando con poemas de variadas autorías, incluyendo la propia. Esa faceta, la de la voz y el piano, es la que aborda el concierto que se presenta del Archivo IMUC.

“Me gusta muchísimo la música francesa, y Debussy es de los compositores que más me gustan por los colores que logra poner en su música”, comenta Claudia Pereira, quien con la pianista Constanza Rosas propuso al IMUC este programa que define como “un recorrido por las distintas etapas de la vida de Debussy”.

Entre las obras tempranas elegidas están la famosísima Noche estrellada (1880), con textos de Théodore Banville, y también las Cuatro canciones de juventud (1880-1882), sobre poemas de Paul Verlaine, Théodore de Banville y Stéphane Mallarmé.

Claudia Pereira destaca El Romance de Ariel (1884), que cuenta con textos de Paul Bouget. “Me gusta mucho y es muy desconocida, me costó conseguir la partitura. Esta canción no pertenece a un ciclo y no fue incluida en recopilaciones, así que no se escucha mucho. Pero es de una belleza indescriptible”, dice la soprano.

El programa se completa con piezas muy conocidas y maduras: Arietas olvidadas (1885-87); Dos Romances (1891) y las Tres Canciones de Bilitis (1897-98). En estos ciclos los poemas con los cuales Debussy trabajó son de Paul Verlaine, Paul Bouget y Pierre Louÿs, respectivamente.

De Arietas olvidadas, Pereira destaca la belleza con la cual el compositor describe sensaciones y emociones. “Los textos son muy importantes porque el color y la forma que va a tener la música que acompaña a cada frase coincide con la emoción que produce el poema. Es como una pintura sonora, pero en vez de entrar por la vista, entra por el oído. Ese carácter tan plástico de la música tiene que ver con la diversidad de colores que evocan emociones y sensaciones”, describe la cantante.

Enfatiza además la relevancia de la obra vocal de Debussy: “Sus obras, incluso las de su período temprano, tienen una complejidad emocional, musical e interpretativa que no las hace recomendables para un cantante joven, se requiere cierto nivel de experticia para hacerles justicia. Además, en Debussy siempre está la tentación de buscar colores nuevos en la tonalidad, entonces es complicado para un alumno que aún está desarrollando el oído armónico”.

A su juicio, “este compositor es un pilar de la madurez del Impresionismo, movimiento francés que aunó las artes plásticas, la poesía, la música y la arquitectura”. Por esto mismo, las intérpretes comparten escenario con un telón sobre el cual se proyectan pinturas que coinciden, en términos expresivos, con cada una de las piezas.

“Lo que genera la música no tiene comparación con nada”

“La Noche estrellada y los Romances uno los tiene en la oreja, porque son muy conocidos, pero lo que más me impactó fueron las Arietas olvidadas, me sorprendieron por la erotización que contienen. En el repertorio para piano de Debussy hay muchas obras que tienen que ver con ambientación; juegos de agua, fuegos de artificio, pero acá el tema de la mujer fue un descubrimiento increíble”, comenta la pianista Constanza Rosas.

“Los conciertos monotemáticos pueden ser difíciles para el auditor, pero estos ciclos son tan maravillosos y están tan bien escritos que son muy distintos entre sí. Resultó fantástico; al público le gustó la experiencia y nos tocó hacer el concierto cuatro veces”, agrega.

“Para mí, Debussy es la imaginación misma, en términos musicales y de colores; es el más grande de todos los de su época”, asevera la pianista, y enfatiza que el compositor francés fue muy prolífico en la cantidad de ciclos que escribió para voz y piano, y que alcanzó una riqueza colorística excepcional, usando nuevas armonías. A su juicio, la música de Debussy expresa con precisión el contenido de los poemas: “Es maravilloso cómo estudiando sólo la parte del piano de las piezas, sin ni siquiera traducir todavía los textos, sin reunirse con el canto, uno llega exactamente al mismo resultado que cuando ya dispones de las letras”.

La profesora de piano celebra además las transmisiones en streaming que programó el IMUC ante la emergencia sanitaria. “Casi todos los teatros cerraron y las temporadas se suspendieron, pero este esfuerzo es bien importante; ojalá podamos hacer más adelante algo en vivo. Estas repeticiones online son una muy buena idea porque de verdad, aunque suene cursi y repetitivo, lo que genera la música no tiene comparación con nada”.

Constanza Rosas cuenta, además, que ha sido testigo de cómo reaccionan sus propios vecinos frente a intervenciones musicales espontáneas durante el confinamiento. “La gente se asoma con mascarillas, llora, es increíble. Uno como intérprete está acostumbrado, le encantan los conciertos, sabe que a uno le aplauden y que la gente va, pero lo que genera la música, incluso en personas que no van a conciertos, es maravilloso. Así que estoy totalmente a favor y de acuerdo con las transmisiones”, cierra.

Sigue aquí esta transmisión en streaming a las 18 horas del martes 26 de mayo.

Revisa aquí las notas al programa de este concierto y de las siguientes fechas de la temporada.

13-05-20 Información periodística: Romina de la Sotta Donoso | Extensión IMUC