Helmuth Reichel: “La Orquesta de Estudiantes UC lo dio todo, fue excelente el nivel”

helmuth reichel mariano sfiligoyHelmuth Reichel conduce a la Orquesta de Estudiantes UC en Serenata Bohemia, el 2 de junio en streaming. Foto: © Mariano Sfiligoy.

Un registro del concierto que condujo en 2016 este director invitado, con las Serenatas de Dvorák y Suk, se transmite el martes 2 de junio en streaming.

En los últimos cinco años, Helmuth Reichel Silva (1983) ha conducido a prácticamente todas las orquestas chilenas y a decenas internacionales, en varios continentes. El crítico Jaime Donoso, ex decano de la Facultad de Artes UC y profesor emérito UC, ha alabado su "técnica irreprochable" y su "gestualidad física atenta al menor gesto musical"; Gonzalo Saavedra, profesor de la Facultad de Comunicaciones UC y también crítico, ha destacado la madurez y el éxito rotundo que logra en sus entregas.

Este director se radicó hace 17 años en Alemania, y en octubre de 2016, vino a trabajar con la Orquesta de Estudiantes UC. Justo el año anterior, Reichel se había convertido en el único chileno que ha logrado ser uno de los tres finalistas del más famoso concurso de dirección del mundo: Besançon. Juntos ofrecieron el programa Serenata Bohemia, que será transmitido en streaming el martes 2 de junio, a las 18:00 horas, dentro de la 56ª Temporada de conciertos del Instituto de Música UC.

“Este concierto es el resultado de un muy buen trabajo con grandes talentos del Instituto de Música de la Universidad Católica; era un grupo humano con una energía muy intensa. Con el concertino Gonzalo Beltrán nos conocemos hace muchos años, pues compartimos profesor en nuestros estudios de violín en Alemania, y ese vínculo ayudó a lograr una conexión musical aun más profunda. Recuerdo que fue un concierto donde los estudiantes lo dieron todo, fue excelente el nivel, profesional al 100%, y lo pasamos muy bien. Fue una muy linda experiencia”, comenta Reichel desde Bamberg, Alemania.

Reconoce que estos meses han sido complejos, porque “todos los artistas hemos tenido que reagendar los conciertos que no han sido cancelados, y no hay una certeza del 100% de que se vayan a realizar algunos de los proyectos para 2021”. Sin embargo, y a pesar de la pandemia global, la Orquesta de la Universidad de Dresde lo confirmó desde el 20 de abril como director titular. “Ya estamos planificando los próximos semestres, y estamos con un contacto muy intenso vía internet. Por ejemplo, yo les ofrezco análisis de partitura a los miembros de la orquesta sobre las obras que vamos a abordar en los próximos semestres”, cuenta Reichel.

El director, además, aplaude la temporada online que ha organizado el IMUC ante la emergencia sanitaria: “Nuestro trabajo es fundamental para la sociedad, entonces hay que buscar una manera de que los músicos y en general los artistas puedan mantener un ritmo de trabajo por lo menos hasta que pase la crisis. No podemos pensar en la vida sin música y sin arte, no existe una persona que no escuche música. Estas transmisiones por internet son una iniciativa excelente para ayudar a mantener el contacto con el público en un momento en que no puede llevarse a cabo en forma presencial. Por otro lado, es muy inteligente el rescatar grabaciones del Instituto de Música de la Universidad Católica porque expone el intenso trabajo que se ha realizado en los últimos años, y en este caso, en particular, se expone el trabajo que realizan los estudiantes, el que es muy importante”.

             Fines del siglo XIX: dos íconos románticos y nacionalistas

El programa que presentó la Orquesta de Estudiantes UC con Helmuth Reichel se titula Serenata Bohemia y es profundamente romántico, con obras escritas a fines del siglo XIX por compositores checos: las Serenatas para orquesta de cuerdas de Antonin Dvorák y Josef Suk se escribieron con 17 años de distancia. “Son obras claves y de las más importantes del repertorio para música de cuerdas”, destaca el director. Y cuenta que eligieron la Serenata de Dvorák (1841-1904) debido a que es una obra referencial de ese repertorio, y la Serenata de Suk (1874-1935) porque “es muy hermosa y no se toca tan seguido”. La tercera obra del programa también es un rescate, el Nocturno de Dvorák. “Es interesante, se interpreta muy poco e incluso hay escasas grabaciones de él”, apunta.

El Romanticismo, aclara Reichel, se caracteriza por “la intensidad del fraseo, su expresividad y lirismo, y también los cambios súbitos de expresividad en una frase; son más acentuados y más atrevidos que en la época clásica. Los compositores expresan las emociones de una forma menos ligada a las estructuras de composición más rígidas de la época clásica”. 

Aunque ambos autores pertenecen al mismo universo, el de la música bohemia de fines del siglo XIX, presentan nítidas diferencias. “El lenguaje melódico de Suk es muy particular, y es mucho más emocional que el de Dvorák, aunque Dvorák también es muy expresivo”, explica el director. El Nacionalismo musical es, además, más evidente en Dvorák: “En el final de su Serenata hay muchas síncopas y juegos de acentos, que nos sacan del primer tiempo de cada compás, y eso es muy folclórico y tiene mucho que ver con elementos culturales propios de la tradición bohemia, como el baile”.

Coincide Gonzalo Beltrán, profesor de violín del IMUC y concertino: “Las dos Serenatas son románticas, pero de carácter contrastante. La obra de Dvorák es bastante más ligera, en cambio la de Suk tiene mucho más dramatismo e intensidad emocional; es mucho más lírica”. Agrega que “estos dos compositores están muy relacionados, y no solamente en el plano artístico, sino que también en el plano personal. Dvorák fue profesor de Suk, y Suk además se casó con Otilia, la hija de Dvorák, y claramente hay una gran influencia de Dvorák en la música de Suk, que se puede observar muy claramente en esta Serenata que él escribió en 1892, bajo la tutela de Dvorák”.

Beltrán destaca que el nivel de la orquesta era muy bueno. También, que “Helmuth Reichel es un director consagrado, ha dirigido en un montón de partes del mundo, en orquestas importantes, ha ganado concursos internacionales, así que su nivel es indiscutible y fue un agrado que haya tenido la posibilidad de hacer ese proyecto. Él es violinista, estudiamos juntos en Alemania, entonces se maneja muy bien con la cuerda, también fue músico de orquesta entonces conoce desde los dos lados el trabajo y yo creo que por eso es muy empático y sabe muy bien qué es lo que los músicos necesitan de un director. Y a eso se le suma que tiene propuestas musicales bien interesantes”.

Sigue la transmisión aquí a las 18:00 horas del martes 2 de junio.

Información periodística: Romina de la Sotta Donoso | Extensión IMUC