Alumnos de Martin Osten tuvieron clases magistrales desde Nueva Zelandia vía Zoom

clase magistral john yoo catedra martin osten Un total de 20 violonchelistas participó en la clase magistral que ofreció desde Nueva Zelanda James Yoo el 9 de junio. Foto: Archivo Martin Osten.

Consciente del valor formativo que tiene la interacción con otros intérpretes, Martin Osten, profesor de chelo del IMUC, concretó un intercambio online con su colega James Yoo.

Martin Osten (Berlín, 1970), asumió en 2009 la cátedra de violonchelo en el Instituto de Música de la Universidad Católica. Con estudios en Alemania y Estados Unidos, suele aprovechar los tres idiomas que maneja y los contactos que ha establecido con intérpretes de todo el mundo para nutrir a sus alumnos del IMUC de experiencias formativas complementarias, con profesores de otros países.

“Es una experiencia que enriquece la enseñanza enormemente porque da otra perspectiva, otras herramientas y nuevas formas de pensar en tu quehacer. Mientras más opciones tienen los alumnos, mejor; se abre el mundo. Siempre les recomiendo a mis alumnos que tomen muchas master classes y cursos complementarios, para tener más experiencias, más impresiones”, explica Osten.

Estas actividades no siempre se han realizado de manera presencial, explica. “El concepto de hacer una clase online a distancia es realidad hace varios años en el IMUC, y no soy el único profesor que lo hace; también lo hace, por ejemplo, Eugene King, que es profesor de trompeta. En mi caso, intento concretar clases magistrales remotas varias veces al año, porque no siempre tenemos los recursos para invitar físicamente a un profesor visitante, con pasaje y hotel. Es una experiencia que se puede aprovechar muchísimo”, dice.

“Durante la cuarentena faltaban eventos para los alumnos”

Habitualmente, Osten y sus alumnos se reúnen en el auditorio o el aula San Mateo y el equipo técnico del IMUC habilita las condiciones que permitan explotar la oportunidad al máximo, con micrófonos profesionales, cámara y pantalla. Así, como en toda clase magistral, un alumno participa activamente y otros 20 músicos atienden la experiencia que se vive a través de internet, con un profesor en el extranjero.

tahee kim clase magistral martin osten En su clase magistral del 25 de mayo, Martin Osten trabajó en la Sonata n° 3 de Beethoven con Tahee Kim, alumna de James Yoo en la Universidad de Auckland. Foto: Archivo Martin Osten.

Pero ahora, Osten acaba de concretar una clase magistral por zoom. “Pensé que durante la cuarentena faltaban eventos para los alumnos, porque ellos se alimentan de conciertos en vivo y master classes, y ahora están confinados en sus casas”, revela. Contactó a un colega, y llegó al departamento de Música de la Universidad de Auckland en Nueva Zelandia. Entonces acordó con James Yoo, profesor de violonchelo, un intercambio académico: cada uno hizo una clase magistral para la cátedra del otro.

La semana pasada, James Yoo ofreció, así una master class con dos alumnos activos: uno del magíster y otro de licenciatura, y más de 15 oyentes, entre alumnos de la cátedra de Osten, estudiantes de su curso de música de cámara ex alumnos y profesores. “Fue muy lindo que haya habido tanto interés; se creó un momento muy especial de compartir música y consejos”, comenta el profesor del IMUC.

Asimismo, el hecho de que el profesor surcoreano hablara inglés, sirvió como incentivo a sus estudiantes para que se animen a aprender ese idioma que es una condición mínima para cualquier festival o curso en el extranjero. “Tienen que conectarse con el mundo musical internacional”, dice Osten, quien no descarta poder ampliar esta oportunidad a más estudiantes: “Sería muy bonito extender una invitación a otras universidades y otras cátedras. Ahora es muy fácil mandar una invitación del enlace de zoom”.

john yoo clase magistralJames Yoo, profesor de origen surcoreano de la Universidad de Auckland, ofreció una clase magistral para la cátedra de Martin Osten el 25 de mayo. Foto: Archivo Martin Osten.

-¿Cómo ha sido hacer las clases en forma remota este año?

“Es una buena solución de emergencia. Depende mucho de la calidad de conexión, también de los equipos. Una alumna mía ahora está en Panguipulli y cuando llueve muy fuerte hemos tenido que cortar la clase por falta de conexión. Pero generalmente he tenido buenas experiencias; se puede avanzar, se puede trabajar bien. Nunca es tan bueno como estar en el mismo lugar, porque entonces basta con tocar un brazo para corregir algo, o revisar cosas más finas de sonido, de color y de dinámica”.

Martin Osten tiene a varios ex alumnos haciendo magíster en Alemania, Austria y Estados Unidos, quienes se sumaron a sus actuales estudiantes para producir una muy singular cápsula de la serie Sigue la Música, que el IMUC presenta en redes sociales desde mediados de abril, en el contexto de la emergencia sanitaria. El propio profesor y 16 jóvenes chelistas, se fueron sucediendo para interpretar el Preludio de la Suite n° 1 de Johann Sebastian Bach.

sigue la musica martin ostenMartin Osten y 16 alumnos y ex alumnos suyos del IMUC interpretaron a Bach para la serie Siguelamúsica, que desde el 6 de mayo puede verse en Youtube. Foto: Archivo Martin Osten.

Un punto alto del video es que se distinguen personalidades interpretativas muy variadas dentro del conjunto; en otras palabras, el profesor no les impone imitarlo en modo alguno. “Es que uno no trata de cambiar, sino de mejorar todo lo que cada estudiante tiene. Esa diversidad es muy rica”, explica Osten.

18|06|2020 Información periodística: Romina de la Sotta Donoso| Extensión IMUC