Desde el barroco al huapango: Cuarteto de Saxofones Oriente contrasta ritmos y estilos de Europa y América

cuarteto saxofones orienteEl Cuarteto de Saxofones Oriente, en una repleta Sala A1 del centro cultural GAM, en su concierto de 2017 que se transmitirá el martes 15 de septiembre. Foto: IMUC.

Desde el Archivo IMUC, el martes 15 se transmite un registro en vivo del programa “Un viaje del Viejo Mundo a América”, que recorre 250 años de repertorio, con obras de Domenico Scarlatti, Gabriel Pierné, Carlos Silva y Paquito D’Rivera, entre otros.

La 56ª Temporada del Instituto de Música UC presenta el martes 15 de septiembre un registro grabado en vivo de una presentación que el Cuarteto de Saxofones Oriente ofreció hace tres años en el GAM.

La transmisión se realizará a las 18 horas, en Musica.uc.cl, YouTube y redes sociales, y será seguida de un conversatorio en directo con el virtuoso saxofonista cubano Miguel Villafruela, quien lidera este conjunto residente del IMUC. Lo integran, además, Alejandro Rivas, Cristóbal Castillo y Karem Ruíz.

El programa se titula “Un viaje del Viejo Mundo a América”. “Integramos distintos estilos y sonoridades del viejo continente y de América Latina, a través de dos compositores europeos de distintas épocas que contrastan con cuatro compositores latinoamericanos”, comenta Miguel Villafruela, académico del IMUC y del departamento de Música de la Universidad de Chile. Aclara, además, que con la sola excepción de la obra de Domenico Scarlatti, todas las demás son originales para cuarteto de saxofones.

Abrirán con Introducción y Variaciones sobre una ronda popular, de Gabriel Pierné (1863-1937). “Esta obra fue compuesta en 1934, y es un clásico de los cuartetos de saxofones. Es una pieza muy emblemática, desde el punto de vista de su forma y de su estilo neoclásico, y Gabriel Pierné es un gran compositor francés, está considerado uno de los más importantes de su época. Fue estudiante en el conservatorio de París y después fue director de orquesta”, detalla Villafruela.

Justamente Pierné es quien hizo el arreglo de Tres Piezas, de Domenico Scarlatti (1685-1757), que tocarán después. Originalmente eran tres sonatas para clavicémbalo, y el saxofonista cubano conoció la transcripción cuando estudiaba en el Conservatorio de París, entre 1979 y 1982. “Es curioso escuchar un cuarteto de saxofones interpretando música barroca, y en este caso se trata de Scarlatti, uno de los grandes compositores del barroco italiano”, destaca. A su juicio, el arreglo de Pierné está tan bien hecho que “parece que fuera una obra original”.

Ritmos latinoamericanos en cuatro saxofones

La segunda parte del programa es contrastante y latinoamericana, e incluye ¡Qué Saxy! de Guido López-Gavilán (1944); el Cuarteto de saxofones N°1 de Fernando Lerman (1968), Riff de Carlos Silva (1965) y tres piezas de Paquito D’Rivera (1948).

“Guido López-Gavilán es un compositor cubano y director de orquesta que estudió en el Conservatorio Tchaikovsky de Moscú. ¡Qué Saxy! es muy simpática; tiene un carácter con raíces de la música popular, del mambo, pero también tiene un lenguaje propio de la música contemporánea. Por su rítmica se siente que es una obra latinoamericana, pero en ellas el compositor utiliza recursos de la música contemporánea”, explica Villafruela.

Del argentino Fernando Lerman, destaca que es saxofonista y compositor, y que la obra suya que interpretarán explora un ritmo específico del folclor en cada uno de sus movimientos, que se titulan Cueca Picadita, Tango Desolado y Candonga Agridulce. Esta composición fue estrenada por el Cuarteto de Saxofones Oriente en el concierto de 2017.

Villafruela explica, además, las particularidades de Riff. La compuso en 1998 el chileno radicado en Barcelona Carlos Silva, quien es compositor y pianista de jazz, y “es una obra que tiene un carácter muy de repetir las mismas células rítmicas, pero brindando distintos colores, distintos matices, entonces es muy interesante”.

En el cierre interpretarán tres piezas basadas en danzas tradicionales y escritas por el famoso compositor cubano Paquito D’Rivera (1948). No son parte de un ciclo, sino que fueron elegidas para este concierto. “Él aborda el jazz y la música clásica también, y ha compuesto varias obras para saxofón, entre ellas estas tres que escogimos”, apunta el profesor del IMUC. Se trata de Sofía (Bulgaria), basada en ritmos de ese país; Monk.Tuno, en el ritmo homónimo cubano, y Wapango, en el huapango mexicano.

“Para enriquecer el ambiente rítmico, a estas tres piezas les añadimos además instrumentos de percusión. Entonces ahí tocamos la clave y las maracas”, revela Villafruela. Sobre el concierto mismo, recuerda que estaba repleto y aplaude la acústica de la Sala A 1 del GAM. “Es una maravilla tocar en esa sala, siempre nos hemos puesto contentos cuando tenemos que tocar ahí”, dice.

Respecto de la pandemia, Miguel Villafruela aclara que “lo más importante para un músico es mantenerse con la disciplina del estudio. Yo, por ejemplo, hago mis clases, y después estudio dos horas, el instrumento, me pongo a estudiar nuevas partituras, voy planificando cosas para el futuro. No podemos tampoco quedarnos esperando hasta que estemos en condiciones”.

¿Está contento de que este concierto tenga una nueva vida ahora que se transmitirá por internet?

“Claro. En esta época tan dramática que se está viviendo, es una gran oportunidad para poder seguir vigentes, mostrando algo que por suerte quedó grabado. Para nosotros también es muy estimulante porque sentimos que estamos todavía aportando un poquito, desde la historia”.

Usted es profesor en las universidades Católica y de Chile. ¿Cómo le ha ido con las clases en la pandemia?

“Las clases están funcionando muy bien; ya encontramos el método online. Yo creo que han crecido los alumnos, porque además he sentido que están estudiando más que antes porque están en sus casas. Ellos graban sus videos y los envían, y uno les manda sus críticas, sus comentarios. Y han ido avanzando muchísimo, por lo menos las clases de instrumento han funcionado muy bien”.

¿Ha podido desarrollar algún otro proyecto en el confinamiento, o se ha enfocado en las clases’

“Más bien me he enfocado en las clases. Tenía varios proyectos este año, inclusive iba a tocar en el Teatro Municipal una obra de Juan Orrego Salas con Juan Pablo Izquierdo, yo de solista, y todo eso quedó en la historia. Ojalá que todos los conciertos que estaban planificados este año se retomen. Pero como esto va tan lento, me preocupa que el año que viene también estemos complicados. Hasta que no tengamos la vacuna, creo que los espectáculos públicos van a ser lo último que se va incorporar a la vida cotidiana”.

08-09-2020 Información periodística: Romina de la Sotta Donoso | Extensión IMUC