Para una comunión serena: arias de Bach y música espiritual del siglo XX en concierto

guillermo lavado  El flautista Guillermo Lavado diseñó el programa que se presenta este 10 de noviembre en streaming.

Un nuevo concierto desde el Templo Mayor del Campus Oriente se transmite el martes 10 de noviembre. Tres solistas vocales y un ensamble instrumental abordan arias de Johann Sebastian Bach y obras espirituales del siglo pasado en una nueva entrega del XVII Encuentro de Música Sacra.

“Para una comunión serena del ser con el mundo” es la segunda propuesta de noviembre para el XVII Encuentro de Música Sacra. El concierto se realiza en el Templo Mayor del Campus Oriente, con todas las medidas de bioseguridad y sin público presencial, y será transmitido a las 19:00 horas del martes 10 de noviembre en Musica.uc.cl, YouTube y redes sociales.

Participan la soprano Claudia Pereira, el tenor Rodrigo del Pozo y el barítono Patricio Sabaté, además de un ensamble instrumental: Guillermo Lavado y Karina Fischer en flautas, Carola Fredes en viola, Celso López en violonchelo, David Inzunza en piano y Verónica Sierralta en órgano.

“El programa ha estado pensado muy especialmente para estos tiempos de tanta angustia y desesperanza y también, por qué no decirlo, de esperanza por un futuro mejor”, asegura Guillermo Lavado, solista en flauta de la Orquesta Sinfónica de Chile y profesor del Instituto de Música UC.

El concierto de este martes, aclara, “será un diálogo musical entre obras del pasado y de un presente mediato. Es una hermosa oportunidad de conocer distintas músicas que se relacionan muy bien entre sí, y que tienen un punto en común que es, por un lado, la tristeza de la pérdida, pero por otro lado es esa gran esperanza que nos mueve a todos, todos los días y en estos momentos tan difíciles en que todo se ha alargado enormemente en la espera de una solución a esta terrible pandemia que nos está acosando hace muchos meses”.

El programa incluye una serie de arias de Johann Sebastian Bach: Frohe Hirten,eilt, ach eilt, y Herr, dein Mitleid, dein Erbarmen, ambas del Oratorio de Navidad, y Aus Liebe will mein Heiland sterben, de la Pasión según San Mateo, así como el arioso Betrachte meine Seel’, de la Pasión según San Juan.

Este repertorio de mediados del siglo XVII se articulará con una serie de obras del siglo XX. Algunas cuentan con voz: Cuatro Himnos (1914) de Ralph Vaughan Williams y Tres Cantos de Navidad (1947) de Frank Martin. Las otras son para flautas: Estela Funeraria (1950) de Charles Koechlin, Lamento (1984) de Mario Lavista y Para una comunión serena del ser con el mundo (1936) de André Jolivet. Esta última le da el título al programa.

“Es una de las Cinco Encantaciones de André Jolivet, compositor francés que era profundamente espiritual y que escribió esas piezas a la memoria de su madre recién fallecida”, apunta Guillermo Lavado, quien interpretará la obra. “Dialoga muy bien con varias de las arias de Bach y también con la obra de Charles Koechlin, en este cruce entre lo moderno y lo antiguo. Es una muy linda oportunidad para conocer nueva música que dialoga muy bien con la música del pasado”, explica el flautista.

“Uno podría pensar que las arias de Bach están muy lejos de una música de Jolivet, Koechlin o Vaughan Williams, sin embargo, son compositores que vivieron en tiempos distintos pero que están profundamente unidos por una escritura muy poderosa, muy ligada a su propia espiritualidad, y cada una de estas obras que hemos tomado para el programa representa muy bien esa íntima espiritualidad que los ha tocado en un momento, tanto las obras de Bach que eran dedicadas al culto y ahora nosotros recreamos en concierto”, asegura Lavado.

¿Qué lugar ocupa André Jolivet en el repertorio universal?

“Es un compositor profundamente importante en la obra para flauta sola, tiene un concierto, tiene obras de cámara. Una de sus obras más notables es Chant de Linos, sobre un drama griego, que la escribió en plena guerra, en 1944 y que es muy importante para el repertorio. Jolivet sentía que la flauta expresaba la profundidad del ser, del soplo íntimo que nace de las entrañas de cada ser humano. Su música es muy espiritual, él mismo era un hombre muy espiritual, y muy influenciado también por los ritos de otras culturas. En el libro Con André Jolivet, de su esposa Hilda, ella resalta muy claramente que cuando estaba empezando a componer Cinco Encantaciones lo atrapó la partida de su madre. Cada una de esas piezas es un ritual, y la que voy a tocar en este concierto está muy relacionada con lo espiritual y su madre”.

Estela Funeraria, otra de las obras del programa, fue escrita por Charles Koechlin por la muerte de su amigo Paul Dommel, a quien se la dedicó, según explica Guillermo Lavado.

¿Cómo se vincula esa espiritualidad con la de Estela Funeraria, la obra Charles Koechlin?

“Para el público chileno, Charles Koechlin es un compositor casi desconocido; es un hombre que fue discípulo de Gabriel Fauré. En su obra se comprueba que es una falacia eso de que la música está muy globalizada. Si uno estudia profundamente la música de cada uno de los compositores que va a tocar, se da cuenta de que cada compositor tiene un lenguaje tan particular y de tanta identidad que no solamente representa su propia personalidad en la composición, sino que también siempre hay reflejos de la región de donde viene. Ése es el caso de Koechlin, compositor de origen alsaciano que también dedicó muchísima de su obra a la flauta. Tiene una inmensa y maravillosa producción también para orquesta, donde se destaca el poema sinfónico Le Buisson Ardent, que es muy bello. Recién en estos 20 o 30 últimos años se ha empezado a descubrir la magnitud de su obra. Koechlin dedicó muchas de sus composiciones a distintos personajes; está el Epitafio de Jean Harlowe, para esta actriz rubia platino que falleció trágicamente, y que es también una obra maravillosa para flauta, saxofón y piano, y está Estela Funeraria, que se la dedicó a su amigo Paul Dommel, a su muerte. Es una obra donde el mismo intérprete toca flauta alta en Sol, piccolo y flauta en Do, y va alternando. Es un lamento, es una música como la gran mayoría de su música, de una profundidad, con casi nada de frivolidad, pero con un sentido del humor y con una riqueza de colores realmente maravillosa. Es uno de mis compositores favoritos, tan poco tocado, tan poco que se conoce… Ésta es una manera también de ofrecer a nuestro público una nueva mirada sobre un compositor francés que es poco escuchado”.

patricio sabate  El barítono Patricio Sabaté es profesor del Instituto de Música UC.

Guillermo Lavado destaca, además, el arioso Betrachte meine Seel’, de la Pasión según San Juan. “Todas estas obras de Bach son relevantes en el repertorio, pero recuerdo que hubo una versión que para mí fue muy importante. La hicimos con Víctor Alarcón, allá a finales de los años 90, que es donde conocí la profundidad de la voz y de la interpretación de Patricio Sabaté, en ese arioso del 29 de la Pasión según San Juan. No quise perder la oportunidad para que la cantara nuevamente”, revela el flautista.

El barítono Patricio Sabaté destaca que ese arioso “tiene una sutileza bastante grande y el texto es muy sobrecogedor. ‘Contempla alma mía, con dulce pesar y con el corazón agobiado de amarguras, cómo tu mayor bien está en mi sufrimiento de Jesús, ésa es la primera estrofa. Es muy bonito”.

A su juicio, este programa “es una especie de viaje desde mediados del 1600 hasta 1970, y es muy interesante, ya que todas las temáticas son religiosas o espirituales, a través de compositores de distintas épocas. Me parece muy bonito, por ejemplo, que en la pieza de Jolivet haya un mensaje implícito en un instrumento solista, y por otro lado está la música religiosa de Bach, y los himnos de Vaughan Williams, que también son muy íntimos, y las canciones de Frank Martin, que resultan muy ad hoc porque ya se acerca la Navidad en este año que se nos ha pasado súper rápido”.

05-11-2020 Información periodística: Romina de la Sotta Donoso | Extensión IMUC