expand_less

Alejandro Vera gana el Premio de Reconocimiento a la Excelencia Docente 2023: "En nuestro país es difícil combinar la investigación con la docencia, y la Universidad Católica le brinda a uno esa oportunidad"

29 de enero de 2024


El musicólogo y profesor del Instituto de Música UC reconoce que un aspecto clave de la enseñanza: "Creo que la labor más difícil y a la vez más necesaria como docente es hacer que los estudiantes confronten puntos de vista ojalá opuestos al suyo". También, revela qué es para él lo más gratificante del ejercicio docente.

photo_camera Alejandro Vera. Foto: Karina Fuenzalida- Dirección de Comunicaciones UC.

El Centro de Desarrollo Docente de la Vicerrectoría Académica UC publicó el jueves 25 de enero la lista de profesores que obtuvieron el Premio de Reconocimiento a la Excelencia Docente (PRED) 2023.

El musicólogo Alejandro Vera, profesor del Instituto de Música UC, fue uno de los galardonados con el PRED 2023 en la categoría general.

Para obtener esta distinción, los docentes son evaluados por sus pares y por representantes estudiantiles, según los Principios Orientadores para una Docencia de Calidad UC. Ellos implican la promoción de valores, la reflexión crítica sobre su quehacer docente, su relación con los estudiantes, experticia en su área de conocimiento y compromiso con el aprendizaje de sus estudiantes.

Esta es la segunda vez que el musicólogo recibe el Premio de Reconocimiento a la Excelencia Docente; la vez anterior, lo recibió en 2007, en la categoría de profesor joven. "En ese momento tenía 32 años, así que estaba bien que me pusieran en esa categoría", comenta Alejandro Vera.

"Lo más bonito es que la postulación surgió, primero, del comité curricular; me propuso uno de los miembros del comité, pero después se hizo una consulta con estudiantes y ellos fueron los que me propusieron: no sé cuántos ni quiénes exactamente porque no hablé con ninguno de ellos, sólo sé que salí mencionado entre los tres profesores que ellos sugirieron como posibles ganadores del premio. Y eso es muy satisfactorio para mí", detalla el académico UC.

"Creo que es más especial haberlo ganado esta vez que en la ocasión anterior, porque tengo mucha más edad, entonces siento una mayor distancia con los jóvenes, es un mayor desafío conectar con ellos, de modo que el hecho de haberlo podido hacer es doblemente gratificante", asegura el profesor del Instituto de Música UC.

Alejandro Vera: "Creo que la labor más difícil y a la vez más necesaria como docente es hacer que los estudiantes confronten puntos de vista ojalá opuestos al suyo"

Alejandro Vera está actualmente desarrollando su octavo proyecto Fondecyt. En la contraportada de la Revista Visión nº 298, se publicó hace un año un perfil de este investigador y docente (ver).

"Creo que la labor más difícil y a la vez más necesaria como docente es hacer que los estudiantes confronten puntos de vista ojalá opuestos al suyo. En este mundo actual nos estamos acostumbrando demasiado a conversar solamente con gente que piensa como nosotros. Es una opinión personal, pero también la he leído, la ha dicho otra gente, no es una idea original mía. Y pienso que esto lo han fomentado bastante las redes sociales, por tanto el hecho de obligarnos a debatir auténticamente con gente que auténticamente es distinta es súper importante", destaca el profesor Vera.

Alejandro Vera. Foto: Karina Fuenzalida- Dirección de Comunicaciones UC.

Alejandro Vera. Foto: Karina Fuenzalida- Dirección de Comunicaciones UC.

Alejandro Vera es director de la Revista Resonancia y se adjudicó hace un año un Fondecyt Regular para su proyecto “Entre lo sagrado y lo profano: el villancico en Lima y Santiago de Chile (siglos XVII-XIX)”, que tiene como coinvestigadora a Olaya Sanfuentes, del Instituto de Historia UC. Es su octavo Fondecyt y en él caracterizará y analizará el gran corpus de villancicos coloniales de Lima y Santiago que existe, haciendo cruces musicales, históricos y sociológicos (ver nota).

Alejandro Vera: "En nuestro país es difícil combinar la investigación, que es mi otra gran pasión, con la docencia, y la Universidad Católica le brinda a uno esa oportunidad"

La última investigación que Alejandro Vera dedicó a la vida musical en Santiago colonial obtuvo una serie de premios. Primero, cuando era un estudio inédito, ganó el Premio Casa de las Américas 2018 (ver nota). Parte de ese reconocimiento se tradujo en su publicación, como El dulce reato de la música. La vida musical en Santiago de Chile durante el período colonial (La Habana y Santiago de Chile: Casa de las Américas y Ediciones UC, 2020).

En paralelo, y con financiamiento de la Dirección de Artes y Cultura UC, la investigación se tradujo al inglés y terminó siendo publicada por Oxford University Press, como el libro The Sweet Penance of Music. Musical Life in Colonial Santiago de Chile, en octubre de 2020 (ver nota). En noviembre de 2023, ese volumen en inglés fue galardonado por la American Musicological Society, con el Premio Robert Stevenson. Así, Alejandro Vera se convirtió en el primer musicólogo chileno que recibe este reconocimiento (ver nota).

¿Qué es lo más gratificante para usted de ser profesor en la Universidad Católica, en particular en el ejercicio de la docencia?

"Siempre me he sentido muy afortunado de trabajar en una universidad tan importante como la Católica. En nuestro país es difícil combinar la investigación, que es mi otra gran pasión, con la docencia, y la Universidad Católica le brinda a uno esa oportunidad. Esto no quiere decir que sea fácil o que muchas veces no tengamos que sudar la gota gorda para llevar adelante ambas cosas, sobre todo cuando se añade la gestión y la difusión. pero son desafíos lindos. Lo más gratificante de la docencia para mí, y lo he pensado bastante, es lo siguiente: cuando uno se encuentra con estudiantes el primer día, tal como cuando uno conoce a cualquier persona, se forma una imagen de ellos, que a veces esta teñida por prejuicios. Y me refiero, por ejemplo, a su posición política, su estatus social, su actitud ante la vida en general y muchas otras cosas. Y obviamente lo mismo hacen ellos con uno. Lo recuerdo porque yo también fui estudiante; fue hace tiempo, pero algo me acuerdo. Lo más bonito es que cuando una clase sale bien, cuando resulta bien, todo eso desaparece. Y de pronto estamos todos fascinados hablando y debatiendo sobre un tema y nos da igual de dónde provenimos, y todas esas otras cosas, incluida cualquier condición específica, nos da exactamente lo mismo. Ese momento es el más gratificante para mí como docente; creo que es lo más bonito, cuando una clase resulta bien se produce esa situación".

Comparte nuestro contenido en: