Branko Mihanović: “Estas obras croatas les resultarán desconocidas e interesantes, todos se irán con un buen sentimiento en su corazón”

6 de junio de 2022


Un concierto extraordinario ofrecerán el viernes 10 de junio el oboísta Branko Mihanović y la organista Ljerka Očić en el Templo Mayor del Campus Oriente, con apoyo de la embajada de Croacia. Presentarán una panorámica de la creación de los siglos XVII y XVIII en sus costas del Adriático.

Con apoyo de la embajada de Croacia en Chile, el viernes 10 de junio se presentará en Santiago el dúo integrado por el oboísta Branko Mihanović y la organista Ljerka Očić. A las 19 horas, en el Templo Mayor del Campus Oriente (Jaime Guzmán 3.300, metro Chile España), ofrecerán un programa dedicado a creaciones de los siglos XVII y XVIII de compositores croatas e italianos. El aforo será de 400 personas, con inscripción gratuita aquí.

Este concierto extraordinario del Instituto de Música UC dará cuenta de un panorama musical que testimonia una época de fértil creación artística en un territorio que en ese momento era parte de la República de Venecia, en contrapunto con ejemplos contemporáneos de Italia.

Branko Mihanović y Ljerka Očić desarrollan la docencia en forma paralela a sus carreras como intérpretes. Ambos son profesores de la Academia de Música de Zagreb. Mihanović, además, fue largamente oboe solista de la Ópera Nacional de Croacia en Zagreb y también director de esa entidad por dos períodos.

“En esta gira sólo vamos a Chile. Acabo de volver de Azerbayán, toqué algunos recitales para oboe solo y, cuando volvamos, tendremos algunos conciertos en Croacia este verano”, comenta Branko Mihanović justo antes de abordar el avión que lo traerá a nuestro país.

Branko Mihanović: "Interpretaremos algunas piezas croatas del Barroco muy raras, que fueron encontradas en distintas bibliotecas de nuestras costas"

Como parte de una gira financiada por la embajada de Croacia en Chile, el dúo se presentará en La Serena, Santiago y Punta Arenas. “He estado en Argentina y en Venezuela; es la primera vez que voy a Chile”, indica el oboísta.

Branko Mihanović y Ljerka Očić tocan como dúo, hace más de una década. “Aprovechamos todas las oportunidades que tenemos para tocar juntos”, asegura.

“Para este programa hemos elegido algunas piezas croatas del Barroco muy raras, que fueron encontradas en distintas bibliotecas de nuestras costas.  Creo que será interesante escuchar músicas tempranas de Europa”, indica Mihanović

El programa incluye la Sonata para órgano en Fa mayor de Julije Bajamonti (1744-1800); la Sonata para oboe y órgano en La mayor de Luka Sorkočević (1734-1789) y dos anónimos de los siglos XVIII que corresponden al patrimonio organístico de las ciudades de Korčula y Dubrovnic.

El contrapunto será con dos piezas italianas. Primero, la Sonata terza para oboe y órgano de Tomaso Cecchini (1583-1644) compositor veronés que desarrolló toda su vida laboral en Croacia, como director de coro, organista y compositor en Split y Hvar. La otra obra italiana será la Sonata en Sol mayor para oboe y órgano Giovanni Sammartini (1700-1775), quien fue maestro di cappella en la basílica de San Ambrosio de Milán hasta su muerte.

Branko Mihanović: "Cada persona se irá con un muy buen sentimiento en su corazón”.

“Vamos a tocar obras croatas que les resultarán desconocidas y creo que el público tendrá una interesante experiencia al escuchar música que es realmente agradable y entretenida. Creo que cada persona se irá con un muy buen sentimiento en su corazón”, adelanta Branko Mihanović.

¿Ustedes interpretarán obras tanto de compositores croatas como italianos para hacer visible la relación que hubo entre ambas naciones en esa época?

“Sí. Compartimos la misma historia cultural porque esta parte de Croacia era parte de la República de Venecia en esa época”.

Usted tocará una Sonata para órgano de Julije Bajamonti. ¿Quién fue este compositor?

“Julije Bajamonti fue un famoso ‘hombre del Renacimiento’, en el sentido de que hizo muchas cosas distintas. Fue un médico, y construyó varios palacios en Split, pero además era compositor. Escribió principalmente música para la iglesia, pero también algunas sinfonías y música de cámara. Vivía en Split”.

Entiendo que Bajamonti es quien primero escribió un oratorio en Croacia, ¿no?

“Sí, es cierto. Escribió un oratorio por el traslado de los restos de San Domnius a la Catedral de Split”.

Povijest sv. Dujma (La traslazione di San Doimo), es el oratorio dedicado al primer obispo de Salona. Julije Bajamonti es conocido también como Giulio Bajamonti y su familia tenía ascendencia lombarda. Se tituló como médico en Padua, era un erudito y fue organista de la Catedral de Split hasta su muerte.

Ustedes abordarán también una Sonata para oboe y órgano de Luka Sorkočević, contemporáneo de Bajamonti. ¿Cuán diferente es su lenguaje?

“Muy diferente. Él vivió en Dubrovnic y fue muy inspirado por los compositores europeos del Barroco temprano. Esta sonata es como una sinfonía para instrumento soprano y continuo, de manera que puede ser también para violín y flauta. En su época, de hecho, fue tocada en violín”.

Branko Mihanović: "La combinación de oboe y órgano es muy buena porque el órgano no es sólo un teclado, sino que en cierta medida es también un instrumento de viento"

El programa incluirá dos piezas anónimas que son parte del patrimonio organístico de Dubrovnic y Korčula. “Ljerka tocará estas dos obras. Hay muchas piezas de esa época que fueron preservadas en iglesias y en bibliotecas de monasterios”.

¿Cuán importante es la tradición del órgano en Croacia? ¿Es un arte vivo?

“Es importante. Y también tenemos muy buenos constructores de órgano en Croacia, uno de los más famosos es Petar Nakić; él construyó la mayoría de los órganos a lo largo de la Costa Adriática, incluso en Italia”.

Respecto de la combinación del oboe y órgano, ¿por qué funcionan bien como dúo, en lo sonoro?

“Creo que es una combinación muy buena porque el órgano no es sólo un teclado, sino que en cierta medida es también un instrumento de viento, debido a que los tubos funcionan con el aire. Entonces funciona bien con un instrumento de viento como el oboe”.

¿Cuán importante es para usted y para Ljerka Očić tocar y formar también a las nuevas generaciones a través de la enseñanza?

“Enseñar es muy importante para nosotros. Cuando yo enseño, aprendo muchísimo. Y también me estoy construyendo a mí mismo como músico. Quizás en mi carrera como intérprete no he tenido algunos problemas que mis estudiantes sí tienen, de manera que el apoyarlos me hace explorar aun más el instrumento y consumir más literatura al respecto. Realmente creo que este ejercicio permite un aprendizaje, mejoras en los estudiantes, y también en mí mismo”.

 

Comparte nuestro contenido en: