expand_less

Concierto de Navidad UC: Los siete solistas vocales hablan sobre el dramatismo, la emocionalidad y la belleza del oratorio La infancia de Cristo, de Berlioz

14 de diciembre de 2023


Para algunos, es una obra especialmente bella; para otros, tremendamente dramática y llena de acción emotiva. Igualmente, destacan que Berlioz muestra un lado distinto de personajes bíblicos como María y José, al asumir la paternidad de Jesús, y todo lo que ello conlleva: alegrías, amores, sufrimientos. Los profesores Rodrigo del Pozo, Claudia Pereira y Patricio Sabaté, y los cantantes invitados Ramiro Maturana, Cristian Lorca, Matías Moncada y Leonardo Pohl adelantan las claves de sus roles protagónicos y los principales valores artísticos del La infancia de Cristo, oratorio que abordarán con los coros de Cámara y de Estudiantes UC, más orquesta, el 20 de diciembre en el Concierto de Navidad UC.

En total, serán 95 músicos en escena. El tradicional Concierto de Navidad UC representará un hito en cuanto se rescatará una obra cumbre de la producción de música sacra de Héctor Berlioz: el oratorio La infancia de Cristo. Calificada como una obra magna de "uno de los grandes compositores de todos los tiempos" por el director invitado, Rodolfo Saglimbeni, se trata además de una partitura que aborda el acontecimiento mismo que celebramos en cada Navidad.

Es, como indica el maestro venezolano, "música de esperanza y futuro". En este oratorio, Berlioz reconstruye el nacimiento de Jesús, partiendo desde un perturbado Herodes, quien lejos de exhibir su poder como rey está profundamente atemorizado de perder su posición. La obra describe la huida de la Sagrada Familia ante el horroroso dictamen que ordena asesinar a todos los infantes, y cierra con la acción humanitaria de una familia que acoge a los refugiados, sin importarles en lo más mínimo que adhieran a creencias y culturas religiosas antagónicas. Son infieles, como declara el narrador. Sin embargo, son fieles con la vida y leales con la humanidad.

El Concierto de Navidad UC se realizará el miércoles 20 de diciembre a las 19 horas y en el Templo Mayor del Campus Oriente (Jaime Guzmán 3.300), con inscripción gratuita y con transmisión en directo en musica.uc.cl.

En lo formal, La infancia de Cristo se distingue por contar con una cantidad significativa de solistas. Tres de ellos serán profesores del Instituto de Música UC: el narrador será el tenor Rodrigo del Pozo, María estará a cargo de la soprano Claudia Pereira y Herodes lo interpretará el barítono Patricio Sabaté. Se sumarán tres barítonos y un tenor invitados; ellos son: Ramiro Maturana (José), Cristián Lorca (un padre de familia), Matías Moncada (Polidoro)Leonardo Pohl, tenor (un centurión).

Actuarán, asimismo, dos elencos estables del Instituto de Música UC: el Coro de Cámara UC, que dirige Gerard Ramos, y el Coro de Estudiantes UC, que dirige Felipe Ramos Taky, así como una orquesta integrada por 38 profesores, estudiantes e invitados, liderada por el profesor Gonzalo Beltrán como concertino. La dirección general estará a cargo de Rodolfo Saglimbeni, titular de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile.

La infancia de Cristo fue completada en 1854 y estrenada con enorme éxito. Aplaudido por Johannes Brahms y Chales Gounod, quien destacó la “pureza angelical” de la partitura, el propio Héctor Berlioz declaró: “¡Qué feliz me siento cuando veo llorar a mi público!”. 

Este oratorio representa un hito de la producción de música sacra de Héctor Berlioz (1803 - 1869). Se compone de tres escenas: El sueño de Herodes, La huida a Egipto y La llegada a Sais. Berlioz expresa en una partitura delicada e ingenua la profunda espiritualidad de este episodio bíblico, poniendo en el centro de su música la esperanza y la fe.

Con La infancia de Cristo, además, Berlioz es responsable de resucitar un género sacro que había sido abandonado desde mediados del siglo XVIII, retomando los expresivos recursos sonoros que Georg Friedrich Haendel y Johann Sebastian Bach habían llevado a su máximo desarrollo, y el simbolismo musical de los célebres oratorios de Haendel y las Pasiones de Bach.

Cada uno de los solistas entrega, a continuación, sus impresiones respecto de la obra, sus roles y lo que representa haber sido invitados a participar en esta producción del Instituto de Música UC.

Claudia Pereira: "En este oratorio vemos la historia desde un punto de vista más terrenal, con todas las preocupaciones y dificultades que enfrentan los padres de un hijo pequeño; narra los hechos desde el punto de vista de las emociones, de los miedos y del amor de padres"

Para la soprano Claudia Pereira, es destacable que Berlioz ofrece una visión poéticamente innovadora en los roles de María y José. "En este oratorio, ambos roles están enfocados desde un punto de vista humano. Más allá del significado religioso que siempre rodea a la Virgen María y José, aquí vemos la historia desde un punto de vista más terrenal, con todas las preocupaciones y dificultades que enfrentan los padres de un hijo pequeño", comenta. "Narra hechos que en la Biblia están muy bien descritos, pero los narra desde el punto de vista de las emociones, de los miedos, de las preocupaciones, del amor de padres", indica la soprano.

A su juicio, Berlioz ofrece una dimensión completamente distinta de los padres de Jesús, la cual es profundamente humana, "con las debilidades, con la ternura, con el amor, con el hambre, con el dolor... Es una dimensión que uno suele no ver en estos personajes que están siempre expresando palabras que parecieran tan lejanas a lo mundano, a lo cotidiano". Pero esa humanización de sus roles de padres, señala Claudia Pereira, que nunca pierden de vista que están frente al hijo de Dios, nos muestra cómo al asumir su paternidad asumen todo lo que ello conlleva: alegrías, amores, sufrimientos.

"La Virgen María es un personaje crucial porque, a través de líneas que se expresan de manera muy lírica, ella transparenta todas las emociones que implica este éxodo que tienen que vivir para salvar la vida de su hijo, de Jesús", aclara. "La música va desarrollando estas emociones que están contenidas en el texto. Por lo tanto, son partes muy líricas. Muchas veces Berlioz utiliza también una mezcla entre pequeñas instancias de recitativos y dúos más líricos. Musicalmente, creo que la dificultad sigue radicando en la emoción de los textos y del personaje en sí", profundiza la profesora del Instituto de Música UC.

La soprano que interpretará a María también comenta los grandes valores musicales y dramáticos de La infancia de Cristo. "El tratamiento dramático que hace Berlioz del oratorio lo hace bastante distinto a otras obras que conocemos de él, y podría ser perfectamente representada al estilo de una ópera, pues tiene bastante acción en todo lo que describe, tiene acción emotiva. Además, desde el punto de vista del tratamiento de los instrumentos y de las voces, está todo llevado a una textura práctica y representativa de las emociones que están plasmadas en la obra. Creo que es una obra de Berlioz digna de conocerse más, y es importante en el repertorio coral y sinfónico pues tiene unos desarrollos magistrales, notables, en los coros; lo mismo desde el punto de vista de la orquesta. También me parece una obra importante en lo representativo, dada la cantidad de emociones y acciones que logró Berlioz introducir en ella", cierra.

Rodrigo del Pozo: "La infancia de Cristo es una obra muy bella, estoy contento de tener la oportunidad de hacerla; es un oratorio sorprendente que le va a dejar algo muy especial al público"

"Me toca cantar el narrador, que es un personaje que cuenta la historia y lo que va a suceder, o relata lo que acaba de suceder, manteniendo la tradición de los oratorios barrocos de Bach y Haendel", comenta Rodrigo del Pozo, profesor del Instituto de Música UC. "Es una narración cantada, a la manera de los oratorios y de las Pasiones, tipo aria. En el centro tiene un aria que es muy linda, que es justamente cuando van huyendo hacia Egipto, llegan en una parte a descansar: ahí se narra cómo llegaron de fatigados, cómo el burrito venía casi muerto, etcétera", detalla el tenor.

Le parece interesante participar en esta obra que recupera la tradición del oratorio como forma que existía en el Barroco y entre los alemanes, y que Berlioz la recupera a mediados del siglo XIX,  pero además en un contexto totalmente distinto, que no tenía tradición de oratorio, como es el francés?

"Claro. Me parece muy interesante esta obra que fue compuesta hacia 1850, cuando ya la tradición del oratorio barroco se había perdido y cuando los franceses estaban escribiendo música de una manera muy diferente. Berlioz no fue muy aceptado en Francia en su época, de hecho, cuando se estrenó La condenación de Fausto, que tuvo mucho público, tuvo malas críticas y él quedó enrabiado. Sin embargo, siempre había sido bien recibido en Alemania, Inglaterra y Rusia. El oratorio La infancia de Cristo tuvo un éxito absolutamente inesperado para Berlioz, quien dijo que era una obra gentil y naïve, y efectivamente lo es".

En sus memorias, Berlioz comenta que los asistentes lloraron en alguna presentación, y que le encanta cuando su público llora. Al parecer en esa época no apreciaban tanto su producción exuberante y de gran orquesta, pero cautivó a la gente con una cierta simplicidad o ingenuidad que posee este oratorio.

"Claro. Él narra que después del estreno de la obra completa en París, con mucho éxito, cuando la presentan en el Festival de Estrasburgo, fue en una sala muy grande, y tuvo que hacer varios bis de la obra. Él estaba muy sorprendido de que la obra hubiera causado tan admiración y que hubiera sido tan bien acogida. Y cuenta también que le pidió al público que por favor no aplaudieran antes de que terminara el coro final".

Ésa es una alerta muy relevante, porque la obra se va extinguiendo.

"Claro. Termina con el narrador, con una parte realmente muy linda, muy piano, que canta con el coro. Encuentro que es una obra muy bella, estoy contento de tener la oportunidad de hacerla. Es un oratorio sorprendente que le va a dejar algo muy especial al público".

Siendo usted, en justicia el Evangelista de Chile, con tantas célebres grabaciones de las Pasiones de Bach, y con tantas interpretaciones con grandes agrupaciones europeas y estadounidenses, ¿qué relación o parentesco ve con la tradición del oratorio del propio Bach o de Haendel?

"Sin duda tiene una relación, que es la manera en que escribe el recitado pensando en la acentuación y en la declamación de la frase. No son iguales, por supuesto, pero sí siguen la misma manera de poder decir un texto con su inflexión natural expresado en la música".

Patricio Sabaté: "El rol de Herodes es muy intenso y muy cercano al tratamiento de una ópera. De hecho, podría perfectamente representarse en forma dramática sobre un escenario"

Patricio Sabaté, barítono y profesor del Instituto de Música UC, detalla las partes que conforman La infancia de Cristo: "La primera es el sueño de Herodes, la segunda es cuando la Sagrada Familia huye a Egipto advertidos por un ángel, y después la llegada y la acogida por una familia en la tercera parte", indica. Él participará en la primera parte.

"Yo soy Herodes. El rol es muy intenso y muy cercano al tratamiento de una ópera. De hecho, podría perfectamente representarse en forma dramática sobre un escenario. La música te lleva a pensar que podría haber sido representada en forma escénica, aunque no fue pensada así", explica Patricio Sabaté.

"Herodes se lamenta por este sueño que tiene, una especie de profecía de que nacerá un niño que va a hacer que su trono y su poder desaparezcan: Entonces, la única forma en que él puede contrarrestar esto es a través de la orden de mandar matar a todos los niños que nazcan. Eso da pie a la segunda parte, que es la huida de la Sagrada Familia", detalla.

Patricio Sabaté aplaude, además, la invitación que se hizo a Rodolfo Saglimbeni para que asumiera la dirección general. "Vamos a tener la suerte de tener al maestro Saglimbeni, quien tiene una gran experiencia haciendo música sinfónica y además ha dirigido mucha ópera en Venezuela. Es un gran conocedor de la música que lleva una carga dramática, lo que es un plus, ya que el tratamiento que se le debe dar a la obra es absolutamente dramático en la primera parte", aclara.

"Es un rol de una responsabilidad muy grande. Estoy muy contento de poder participar en este Concierto de Navidad y creo que es uno de los grandes hitos del año, como muchos hitos que la Universidad Católica ha podido ofrecer al público de forma gratuita", cierra Patricio Sabaté.

Ramiro Maturana: "Cantar en el Templo Mayor una obra sacra me reconecta con la esencia de Víctor Alarcón; representa, de alguna manera, estar con él de nuevo"

El barítono Ramiro Maturana interpretará a José. Está de visita en Chile y acaba de actuar en Viaje a Reims (Rossini), en el Teatro Municipal de Santiago. Reside en Italia, desde que hace seis años fue seleccionado para perfeccionarse en la Accademia de La Scala de Milán.

Maturana destaca algunas características únicas de La infancia de Cristo. "Es una obra bien especial y lo fue también en su época, porque para Berlioz representó una reivindicación suya en París. Hoy tenemos obras de repertorio sinfónico y de ópera que se representan como grandes composiciones de Berlioz, pero que en la época no tuvieron una muy buena acogida en su país, que era lo que le interesaba a él", señala el barítono.

"Berlioz tuvo bastante fortuna con obras sacras, de hecho, tiene un Réquiem, una Gran Misa de Muertos, y un Te Deum. Pero entre medio tuvo algunas decepciones, hasta que compone este oratorio a lo largo de cuatro años, y por partes. Comienza con uno de los coros, que es una parte súper especial de la obra, y luego la va articulando y la propone como una trilogía", agrega Ramiro Maturana.

¿Qué nos puede comentar respecto de su rol, José, el padre de Jesús?

"San José, es parte de la Sagrada Familia, entonces es bien especial hacerlo porque, tal como Santa María, es un personaje que ha sido tan representado dentro del arte, sobre todo en las artes plásticas. Provengo de una familia católica y siempre hemos celebrado la Navidad con un sentido bastante religioso, entonces es bastante bonito representar un personaje así. Además, la música está planteada con un carácter súper ingenuo, tiene algo muy humano y tiene algo muy rústico. Es una música de un carácter súper simple y sencillo, que evoca bastante lo que es para mí el sentimiento de la Navidad. Tiene algo de devoción y algo muy angelical, tiene momentos preciosos de música orquestalmente súper, pero súper linda. No tiene, siento, esa grandilocuencia que normalmente tiene Berlioz en su música sinfónica. No es música muy grande con orquestas enormes. Esto es una joya musical con un carácter muy especial, muy sencillo".

¿Qué representa para usted haber sido invitado para participar en el Concierto de Navidad UC?

"Ya el hecho de cantar en un concierto del Instituto de Música UC, de cantar en el Templo Mayor y que sea una obra sacra es bastante especial para mí porque me recuerda mucho a otras ocasiones en que hice colaboraciones con Víctor Alarcón. Para mí, es un momento para reconectarme con la esencia que tenía el Vicho, quien dejó todo este legado artístico y coral en la Católica y en Chile, esta esencia que tenía el Vicho de mover equipos humanos, que de repente eran enormes, para estrenar obras o bien revisitar y redescubrir repertorios que no se interpretan mucho, como es el mismo caso de esta obra de Berlioz. Entonces es súper especial, lindo y gratificante. Esto representa, de alguna manera, estar con él de nuevo. El solo hecho de ir al Campus Oriente, para mí es sentir al Vicho más cerca".

Cristian Lorca: "Mi rol, un padre de familia, representa la bondad, cómo un infiel, que es la forma en que es descrito por el narrador, salvó al Salvador a través de la misericordia, poniéndose en el lugar de una familia afligida"

El barítono Cristian Lorca, permanente colaborador del Teatro Municipal de Santiago, abordará un rol clave en la producción del Instituto de Música UC que se presentará el 20 de diciembre. Será el padre de familia que decide acoger a María, José y Jesús. "Aparece en la tercera parte de la obra y está referido a un ismaelita que recibe a la Sagrada Familia cuando llegan a Sais, luego de haber padecido mucho sufrimiento, miedo, frío y hambre. Llegan a este lugar donde son acogidos por este personaje y de alguna manera cierran este ciclo de temor y son agasajados al interior de una gran familia que los acoge y los recibe con mucha bondad y amor", detalla.

Cristian Lorca explica que el rol es para un bajo barítono y es muy atractivo, además de muy lucido, musicalmente: "Tiene líneas de mucha nobleza que permiten el desarrollo de una línea de canto muy rica, muy bien escrita". Asimismo, el barítono destaca la interacción de su personaje con el coro y pasajes "que poseen fragmentos de extraordinaria belleza, como el trío de flautas y arpa, y el número 14 que es la invitación al descanso, Allez dormir, bon père".

En esta última parte, especifica, están el coro, María y José. "Buenos padres, vayan a dormir. Dulce niño, tierra madre, descansen. No tengáis pesadillas, no más inquietudes que las dulzuras de la esperanza y la felicidad llenen vuestros corazones", cita Cristian Lorca.

"Creo que ese fragmento resume un poco lo que quiso mostrar Berlioz y creo que también resume la esencia del personaje, porque representa la bondad, cómo un infiel, que es la forma en que es descrito por el narrador, cómo un infiel salvó al Salvador. Porque un infiel abre las puertas de su casa y además permite la entrada de este redentor a sus corazones, y lo hace a través de la misericordia, poniéndose en el lugar de esta familia afligida y agasajándola con lo mejor que tenían. Creo que representa la llegada de la persona de Cristo a la vida el mundo y sin duda es un canto que está hermosamente escrito también para el coro, a la manera de canción de cuna y que termina con los pesares de este niño que será el Cristo sufriente que años después la historia nos mostraría. Así que es un desafío bien bonito. La obra me parece muy interesante y espero poder abordarla de la mejor forma posible", cierra el barítono.

Matías Moncada:  "Estamos muy acostumbrados a escuchar en todos lados las típicas obras corales navideñas; me encanta que se haga este oratorio porque expande el universo artístico al cual tiene acceso la gente"

Matías Moncada acaba de retornar de Milán y también fue parte de la producción de El viaje a Reims en el Teatro Municipal. "Me encanta volver de inmediato a trabajar con la Universidad Católica", indica.

El barítono aclara que ha colaborado en varias ocasiones con la UC, en particular con el recordado profesor Víctor Alarcón. "Creo que una de las últimas cosas importantes en las que participé fue el estreno de la Pasión de Arvo Pärt que hicimos con Vicho y con la dirección de escena de Miryam Singer, en 2016, además de obras de Bach y otros conciertos que organizaba Víctor Alarcón".

¿Qué nos puede decir del rol que le toca interpretar ahora en La infancia de Cristo, de Berlioz? Es interesante que haya varios solistas en este oratorio, que la acción esté bastante distribuida, como si fuera una especie de ópera sacra, ¿no?

"Sí, justamente. Interpreto el rol de Polidorus, que es el comandante de escuadra. Es un personaje absolutamente descartable para el argumento. Es de esos típicos personajes que se introducen en las obras para narrar un contexto, sea de circunstancia o de lugar, y así evitarse añadir una hora más de música para explicar que Herodes tiene miedo de esta profecía.

¿Le toca interactuar con Herodes, con la Sagrada Familia?

"Mi primera interacción es con Centurión, un soldado, y consiste básicamente en narrar el hecho de que ya hay una profecía de un rey de los judíos y que Herodes tiene miedo de esto. Y luego simplemente anuncio a Herodes que los sabios, los videntes judíos que él había llamado, han llegado".

¿Qué le parece que se interprete en un Concierto de Navidad UC este oratorio, dado que no es habitualmente programado?

"Me gusta mucho la idea, precisamente porque estamos muy acostumbrados a escuchar en todos lados las típicas obras corales navideñas. Y eso está bien, el arte y la música tienen una función de esparcimiento. Pero me encanta que se haga esta obra porque expande el universo artístico al cual tiene acceso la gente, al proponerle a la gente algo distinto y que corresponde al carácter del nacimiento de Jesús".

Leonardo Pohl: "Mi primer solo lo hice en el Templo Mayor, cantando con Víctor Alarcón la Misa Criolla en 1992, así que tiene mucho significado para mí participar en esta producción".

Leonardo Pohl tiene una muy activa carrera: junto con Gonzalo Tomckowiack y José Azócar conforma Los Tres Tenores, y además es solista invitado en distintos escenarios del país y la región.

Para él, tiene un significado profundo el haber sido convocado para interpretar el rol de un centurión en La infancia de Cristo, de Berlioz.  "Agradezco la convocatoria, porque para mí es muy especial participar en esta producción, ya que tengo un pasado en el Instituto de Música UC, y es un pasado de mucho tiempo", señala.

"Empecé en el Coro de Cámara UC y en el Coro de Estudiantes UC, trabajé como diseñador gráfico en el Instituto de Música por muchos años, y además estudié canto en el Instituto de Música UC. Tengo grandes amigos ahí y hace mucho tiempo que no participo en una actividad del instituto, como ésta", detalla el Leonardo Pohl.

Por eso, indica, "más allá de las razones musicales, hay razones personales y emocionales en esto. Volver a cantar en el Templo Mayor es volver a tiempos muy antiguos, muy pasados. Mi primer solo lo hice en el Templo Mayor, cantando con Víctor Alarcón la Misa Criolla antes de irnos, en el año 1992, de gira a Europa. Así que tiene mucho significado, estoy muy contento de participar. Agradezco mucho a quienes me convocaron".

 

 

 

 

 

 

Comparte nuestro contenido en: