Danzas en clave de saxofones, retrato de cámara de Villa-Lobos y concierto coral: la segunda semana del Ciclo de Verano

14 de enero de 2022


El Cuarteto de Saxofones Oriente, el Coro de Cámara UC y un trío integrado por los profesores David Núñez y María Gabriela Olivares, más el pianista invitado Jorge Pepi-Alos actuarán desde el lunes 17 al miércoles 19 de enero.

Tres nuevos conciertos con público presencial presenta el Ciclo de Verano 2022 del Instituto de Música UC desde el lunes 17 al miércoles 19 de enero. Se realizarán a las 19:00 horas en el auditorio del Centro de Extensión Oriente (Jaime Guzmán 3.300), con pase de movilidad e inscripción gratuita aquí. Se transmitirán en vivo en Musica.uc.cl.

Miguel Villafruela: “Será un concierto muy entretenido, el público va a reconocer esta música”

El Cuarteto de Saxofones Oriente, que integran Miguel Villafruela, Alejandro Rivas, David Sánchez y Karem Ruiz, presenta el lunes 17 de enero el programa “Saxofones Danzantes". “Será un concierto muy entretenido, el público va a reconocer esta música y la disfrutará mucho”, señala Miguel Villafruela.

Se estrenarán en Chile Danzas húngaras antiguas del siglo XVII, de Ferenc Farkas, y Piel Canela. Chachachá, de Bobby Capó. “Las piezas de Ferenc Farkas son originales para cuarteto de saxofones porque este compositor húngaro, que falleció en el año 2000, nació en 1905, así que conoció el saxofón como un instrumento clásico. Farkas escribió más de 700 obras y su estilo es melódico e imaginativo”, comenta el profesor de Música UC. Aclara, además, que la obra elegida del puertorriqueño Bobby Capó, “fue la que lo llevó a la popularidad”, y que el arreglo es de Alonso Torres.

El programa también contempla el estreno de arreglos de Alejandro Rivas de obras para piano de Enrique Soro y Pedro Humberto Allende. Del primero, Zamacueca y Quiéreme chinita mía, y las Tonadas V y VI del segundo. “Cuando surgió el saxofón, en el siglo XX, no había mucho repertorio original, entonces todos los saxofonistas a través de la historia han hecho transcripciones de piezas originales para piano. Es una práctica muy común y funciona muy bien porque el cuarteto de saxofones son cuatro voces”, agrega.

Karem Ruiz, Miguel Villafruela y Alejandro Rivas, tres de los cuatro miembros del conjunto.

Villafruela destaca que Alejandro Rivas fue su primer titulado en la Universidad de Chile, y que tanto Soro como Allende son compositores muy relevantes, así como la belleza de su música. “Estas cuatro piezas suenan maravillosamente en el cuarteto de saxofones y va a ser un placer tocarlas”, apunta.

Se suma Ástor Piazzolla, “uno de los compositores más importantes del siglo XX”, como señala el profesor Villafruela. “Incorporó el jazz y la música clásica a su obra, por eso tuvo tal repercusión mundial: fue un pionero en abordar el tango de esta nueva manera. Elegimos tres piezas para mostrar distintos lenguajes de Piazzolla: Contrabajeando, Oblivion, y La muerte del ángel”, indica.

Igualmente se escucharán arreglos de una selección de Porgy and Bess de George Gershwin. “Es un compacto de las melodías más famosas de la ópera de Gershwin, quien hizo la amalgama perfecta entre la música clásica y el jazz”, cierra Miguel Villafruela.

David Núñez: “Heitor Villa-Lobos es un artista que respira libertad”

El próximo 5 de marzo se conmemorarán 135 años del nacimiento de Heitor Villa-Lobos. Coincidentemente, se ofrecerá un concierto monográfico del artista brasilero el martes 18 de enero. Estará a cargo del violinista David Núñez y la violonchelista María Gabriela Olivares, ambos académicos del Instituto de Música UC, junto al pianista invitado Jorge Pepi-Alos, profesor de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

El programa se titula “Natural como una cascada” y fue postulado por María Gabriela Olivares, integrante de la Orquesta Clásica Usach. “Queríamos salir de los tríos tradicionales, y David Núñez propuso el Trío Nº 1 de Villa-Lobos, un compositor que me encanta; he cantado las Bachianas, las he tocado, las he grabado. Decidimos hacer un rescate de Villa-Lobos, que no se toca mucho en Chile”, señala.

En este concierto se recorrerá un arco de casi quince años de producción de Villa-Lobos, exhibiendo cómo cambia su lenguaje desde la Sonata Desesperanza (1915), hasta el dúo Deux chôros (Bis), que es de 1928, pasando por el Trío Nº1 (1918), y una pieza del ciclo para piano A prole do bebê: A baratinha de papel y la Pequeña Suite para chelo y piano, ambas de los años 20.

“Cuando escribe el Trío Nº1, Villa-Lobos es muy joven y compone muy lírico. Es un trío muy lindo porque tiene un modo clásico, no sólo en la forma, sino que en el lenguaje”, apunta María Gabriela Olivares. Indica que en Deux chôros (Bis), en cambio, “ya es totalmente moderno: cómo utiliza las escalas pentatónicas, cómo va metiendo ruiditos cromáticos, que son como bichitos, cómo ocupa las séptimas menores… Lo que a mí me parece más lindo es que pone esos elementos, pero los pone de manera siempre muy natural, o sea, muy poco intelectual”, agrega la chelista, y prosigue: “Son pulsiones anímicas y emocionales que las vierte en una disposición de notas, esas sonoridades las distribuye de manera mágica, y creo que eso tiene que ver con su exploración en el mundo nativo brasilero. Es una obra magistral”.

María Gabriela Olivares, David Núñez y Jorge Pepi-Alos: tres intérpretes para un retrato de cámara de Heitor Villa-Lobos.

El violinista David Núñez, profesor también del Instituto de Música UC, es enfático: “Villa-Lobos es un compositor indispensable cuando revisamos la historia de la música latinoamericana. Pero, además de esto, me fascinan muchas cosas de la música de Villa-Lobos y de su personalidad, su enorme versatilidad y los estilos que se van marcando durante su vida”.

Destaca que cuando Heitor Villa-Lobos compuso la Sonata Desesperanza y el Trío Nº1 no había aún superado los 30 años. “Es realmente un milagro la música de un compositor tan joven, latinoamericano y que escribe en ese Río de Janeiro de la década de 1910”, comenta el violinista. Y recuerda que el famoso pianista Arthur Rubinstein quedó profundamente impactado en 1919, tras escuchar la música que el compositor brasilero había compuesto para el cine mudo, actividad con la que se ganaba la vida.

Indica David Núñez que A prole do bebê “es una verdadera obra maestra” y que Deux chôros (Bis) es la última obra del ciclo y “es una de las partituras más modernas que escribió Villa-Lobos”. El violinista reflexiona: “Cuando Villa-Lobos ya era bastante mayor, entre los años 40 y 60, la música latinoamericana es mucho más conservadora que la música que él había escrito en los años 20. Él estaba realmente muy adelantado a su época y logró estar en el corazón de su país y de su región y, al mismo tiempo, hacer una música moderna que tenía una calidad exploratoria y personal. Es muy difícil que un compositor logre hacer esas dos cosas al mismo tiempo, y es una de las cosas más maravillosas de Villa-Lobos”.

Destaca también que cuando le criticaron al compositor brasilero que ya no estaba trabajando con códigos folclóricos, su respuesta fue: “El folclor soy yo”. “Villa-Lobos es un artista que respira libertad”, cierra David Núñez.

Mauricio Cortés: “El Magnificat de Antonio Vivaldi es una joyita”

El cierre del Ciclo de Verano será con un concierto del Coro de Cámara UC y con la dirección de su titular, Mauricio Cortés. Será la segunda presentación con público presencial que ofrecerá el conjunto estable de Música UC desde que se inició la pandemia. El miércoles 19 de enero, abrirán con tres madrigales de Claudio Monteverdi: Sì ch'io vorrei moriré y Non più guerra pietate, del Libro IV, además de Lasciatemi morire, del Libro VI, todos a cinco voces. Luego, seguirán con Antonio Vivaldi y su Magnificat.

“Estamos hablando de una diferencia de casi un siglo entre las obras de Monteverdi que fueron escritas cerca de 1620, con este Magnificat de Vivaldi, que es de 1717. Es decir, entre un compositor y otro ha pasado un siglo en Italia. Monteverdi estaba en una situación de transición del Renacimiento al Barroco, y Vivaldi es un barroco maduro, de manera que hay un tratamiento vocal, del contrapunto y de la armonía que es distinto. Este Magnificat es muy lindo y es una joyita; dura casi la mitad de la obra coral más famosa de Vivaldi, que es el Gloria”, comenta Mauricio Cortés.

Mauricio Cortés dirigirá al Coro de Cámara UC en el concierto de cierre del Ciclo de Verano, el 19 de enero. Foto: Félix Rodríguez.

También se escucharán The Lord bless you and keep you (1981) del británico John Rutter, y una de las cuatro piezas del ciclo Nocturnos del estadounidense Morten Lauridsen: Sure on This Shining Night (2005). La primera, indica el profesor Cortés, “es una suerte de himno religioso y es muy famosa”. Interpretarán la versión para cuatro voces y piano, con Danilo Rodríguez en el teclado, al igual que la pieza de Lauridsen.

Comparte nuestro contenido en: