David Núñez: “No se ha perdido el espíritu abierto y comunitario que tuvo Bach Santiago desde el principio”

12 de mayo de 2022


El violinista dirigirá la vigésimo sexta entrega del Ciclo Bach Santiago el domingo 15 de mayo, en la Iglesia Luterana El Redentor. Solistas, coro y orquesta abordarán cuatro cantatas: BWV 60, BWV 116, BWV 124 y BWV 136.

Cuando el recordado profesor Víctor Alarcón dio inicio al ciclo Bach Santiago, en 2018, en el núcleo artístico de ese monumental proyecto estaban Guido Minoletti y también los profesores del Instituto de Música UC Rodrigo del Pozo, en el ámbito vocal, y David Núñez, como concertino.

Tras el temprano deceso del profesor Alarcón, sólo dos meses después de dirigir el primer concierto del proyecto, el Instituto de Música UC se comprometió a darle continuidad a la iniciativa. Una continuidad que no se ha visto interrumpida ni siquiera por la pandemia: el domingo 15 de mayo se realizará el vigésimo sexto concierto del ciclo Bach Santiago.

La dirección estará a cargo del violinista David Núñez y solistas, ensamble vocal y orquesta abordarán cuatro cantatas de Johann Sebastian Bach en la Iglesia Luterana El Redentor (Lota 2330). El concierto se realizará a las 18:00 horas y el aforo será de 60 personas, con inscripción gratuita aquí. Además, se transmitirá en directo en Musica.uc.cl.

“Estoy convencido de que la música es un fenómeno comunitario. Tan importante como las cantatas de Bach es el recuerdo del maestro Víctor Alarcón y esa comunidad con todos los artistas que han participado en el proyecto y que, a estas alturas, ya son un montón. Todos estamos alrededor de un fenómeno comunitario, y eso es para mí muy importante; estoy muy contento de retomar activamente ese hilo conductor”, comenta David Núñez, virtuoso violinista y académico del Instituto de Música UC.

David Núñez conversó con el público, tal como lo hacía Víctor Alarcón, en el noveno concierto del Ciclo Bach Santiago, en junio de 2019.

“El espíritu que teníamos cuando este proyecto comenzó fue muy abierto, no fue que nos reuniéramos entre poquitos y dijéramos ‘nosotros vamos a hacer todas las cantatas’. Todo lo contrario; la idea era abrirse, invitar al máximo de personas. Idealmente, que todos los músicos chilenos puedan participar en Bach Santiago en algún momento, ésa era la idea que tenía Víctor. Por eso al comienzo no era un proyecto del Instituto de Música UC, se convierte en eso después del fallecimiento de Víctor, pero creo que ese espíritu abierto y comunitario que tiene Bach Santiago no se ha perdido”, agrega el profesor David Núñez.

Efectivamente, cuando Víctor Alarcón lanzó el proyecto, fue enfático: "Partimos como un emprendimiento grupal, con los mejores músicos disponibles y con una actitud generosa, tratando de que esto no se encarezca, para que resulte. A medida que esto se vaya visibilizando, vamos a tener más apoyo financiero para hacer las cantatas más grandes, y desde el próximo año invitaremos a varios conjuntos estables que estén haciendo Bach, para que se sumen", explicó en una entrevista, en julio de 2018 (ver aquí).

La idea era invitar a conjuntos y también a estudiantes de distintas cátedras de canto. “Exactamente”, confirma David Núñez. “Y reunir a profesionales que tienen mucha experiencia junto con estudiantes, que es el caso también en este concierto”, agrega. El domingo 15 de mayo, de hecho, participarán estudiantes de canto y de instrumentos.

¿Cuán interesante es para usted, como profesor, trabajar con estudiantes de su cátedra y de otras?

“Por supuesto. Incluso la docencia yo la entiendo de una manera muy horizontal, entonces es absolutamente natural encontrarme en una situación de concierto con estudiantes, en esa misma horizontalidad. Así es como entiendo la música”.

David Núñez: “No hay ninguna cantata de Bach que no sea maravillosa”

Tal como se definió desde un primer momento, la programación de las cantatas se realiza por medio de un criterio organológico y no litúrgico, es decir, interpretando en cada fecha cantatas que coinciden en los solistas y los volúmenes coral e instrumental requeridos.

En el vigésimo sexto concierto del Ciclo Bach Santiago, se interpretarán las cantatas BWV 60, Oh eternidad, palabra tronante; BWV 116, Príncipe de Paz, Señor Jesucristo; BWV 124, A mi Jesús no abandonaré, y BWV 136, Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón.

Los solistas vocales serán la soprano Marisol Vega, la mezzosoprano Javiera Lara, el tenor Gonzalo Quinchahual y el bajo Ismael Correa. Dos de ellos tendrán un rol particularmente relevante, como adelanta David Núñez.

“Las cuatro cantatas están unidas por el orgánico y también por un rol solístico muy importante de la voz de alto y tenor”, comenta el profesor. Aclara que a su juicio “no hay ninguna cantata de Bach que no sea maravillosa. Es como si fuera una sola obra, es decir, como si fuera una sola cantata dividida en 200 y tantas partes”.

Respecto del programa, destaca la cantata BWV 60, Oh eternidad, palabra tronante: “Me parece muy fascinante porque es casi como una ópera, en la cual se enfrentan el miedo y la esperanza. Me parece que esa reflexión en torno al miedo y la esperanza es un tema que va incluso más allá de lo religioso”. David Núñez profundiza en ello: “como sociedad, hemos conocido bastante bien el miedo en estos últimos años, y también, la esperanza”.

Entrega del Ciclo Bach Santiago en junio de 2019, con David Núñez en el rol de concertino.

Igualmente, David Núñez destaca también el rol del oboe solista en la cantata BWV 124, A mi Jesús no abandonaré: “Es absolutamente maravilloso, sobre todo en el primer movimiento”.

Por otra parte, valora la oportunidad de volver a hacer música, esta vez desde el rol de director y no desde el violín, con intérpretes que iniciaron el Ciclo Bach Santiago con él. “Para mí es importantísimo encontrarme con José Luis Urquieta y con Leonardo Cuevas, como oboes que también estuvieron en el comienzo de todo el proyecto, al igual que mis compañeros del Cuarteto Surkos; Marcelo Pérez, que va a ser el concertino, Mariel Godoy y Francisca Reyes. Es importante para mí reencontrarme con ese núcleo de personas. No es que necesitemos un oboe para el concierto y llamemos a cualquier oboe de una lista. Al revés, es importante que sean esas personas”, cierra David Núñez.

Se sumarán, en los violines, Lucía Ocaranza, José Manuel Hernández, Christopher Osorio, Tomas Ruz y Erika Prado; Elías Gómez, en el contrabajo, Hermes Quintanilla, en trompeta, y Verónica Sierralta, en órgano. El ensamble vocal lo integran Micaela Morales, Catalina Menares, Martín Aurra, y Cristián Moya.

Comparte nuestro contenido en: