Estreno de música chilena: Luis Orlandini y Alejandro Reyes revelan por qué comisionaron obra para guitarra y órgano positivo a Aliocha Solovera

9 de septiembre de 2022


Un recorrido desde el Renacimiento español hasta la música actual, con transcripciones del Barroco Americano y de emblemáticas obras de Pedro Humberto Allende y Alfonso Leng, además del estreno absoluto de Dum Aurora Finem Daret ofrecerán los profesores el martes 13 y miércoles 14 de septiembre, en la 58a Temporada de Cámara de Música UC.

photo_camera Luis Orlandini y Alejandro Reyes. Foto: Carlos Arriagada.

En una nueva entrega de la 58a Temporada de Cámara del Instituto de Música UC, el martes 13 de septiembre los profesores Luis Orlandini Robert y Alejandro Reyes van Eweyk ofrecerán un concierto en formato de dúo de guitarra y órgano positivo. El programa se titula "Dum Aurora Finem Daret" en alusión a la obra que le comisionaron a Aliocha Solovera, también académico de Música UC, la cual estrenarán en este concierto.

La presentación se realizará a las 19 horas, en el Centro de Extensión Oriente (Jaime Guzmán 3.300), con inscripción gratuita aquí. Además, se transmitirá en directo en musica.uc.cl. El concierto de repetición será a las 19 horas del miércoles 14 de septiembre en el Centro Cultural GAM (Alameda 227), con inscripción gratuita aquí.

Luis Orlandini y Alejandro Reyes. Foto: Carlos Arriagada.

El programa representa un recorrido desde el Renacimiento español hasta la música actual, con nuevas versiones de obras originalmente escritas para instrumentos como la vihuela y el teclado. Se escucharán dos recercadas de Diego Ortiz (c.1510-c.1576), y la Fantasía X de Alonso Mudarra (c.1510-c.1580), además de Medio registro alto de primer tono de Francisco de Peraza (1564-1598), la Sonata en Mi mayor de Mateo Pérez de Albéniz (1755-1831) y el Concierto Nº3 en Sol mayor del padre Antonio Soler (1729-1783).

El Barroco americano se verá representado por Zuipaqui Santa María de Domenico Zipoli (1688 - 1726) y anónimos del Libro Sesto de María Antonia Palacios (c. 1790). Asimismo, se interpretarán también obras chilenas emblemáticas del siglo XX: Tonada VII de Pedro Humberto Allende (1885-1959) y Dolora I de Alfonso Leng (1884-1974). El cierre será con el estreno absoluto de Dum aurora finem daret, de Aliocha Solovera (1963).

Alejandro Reyes: "Muchos se van a llevar una sorpresa; van decir 'esto lo conocemos, pero parece nuevo'"

Además de ser profesores del Instituto de Música UC, Luis Orlandini y Alejandro Reyes son miembros de número de la Academia Chilena de Bellas Artes. En julio del año pasado, ya habían participado como dúo en la Temporada de Cámara de Música UC, con un concierto monográfico de Johann Sebastian Bach (ver nota aquí).

"Esta vez decidimos hacer un programa que comienza en el Renacimiento español, y termina en la época actual porque encargamos una obra especialmente para esto. Lo notable es que esta combinación sonora, que es tan maravillosa, prácticamente la descubrimos nosotros. Aunque es tan buena, nunca se había explotado, de manera que el 90% de las obras son adaptaciones que hemos hecho de obras del Renacimiento hasta la época actual", comenta Alejandro Reyes.

Alejandro Reyes, profesor de Música UC y miembro de número de la Academia Chilena de Bellas Artes. Foto: Gonzalo Beltrán.

"En la primera parte vamos a mostrar cómo la música europea se trasladó luego a Sudamérica como parte integral de la evangelización, de manera que tenemos música barroca europea, pero escrita en territorio sudamericano. Hemos descubierto que obras que ya forman parte del repertorio recurrente de conciertos también funcionan en esta combinación. Muchos se van a llevar una sorpresa; van decir 'esto lo conocemos, pero parece nuevo'. Las obras, que van avanzando en el tiempo desde el Renacimiento hasta el Barroco, se adaptan a la perfección, estilística y estéticamente, a cada uno de los momentos. Hacemos un pequeño viaje desde la plena Europa de fines del Renacimiento hasta el Barroco americano, que por supuesto es netamente europeo", agrega el organista.

Alejandro Reyes: "La música chilena es música nuestra. Si nosotros no la valoramos, si no la difundimos, estamos perdiendo un patrimonio que es muy importante"

Alejandro Reyes indica, además, que dedicarán la segunda parte del concierto a música chilena del siglo XX. "Y cerraremos este viaje con el estreno de la obra de comisión, que es una especie de retorno porque está tomado de la tradición. Dum Aurora Finem Daret vuelve a un motete de Palestrina, donde Aliocha Solovera mezcla las dos estéticas de una manera realmente magistral. El Dum Aurora Firem Daret es un himno para la fiesta de Santa Cecilia, entonces existen varias composiciones relativas a eso. A mí la impresión que me da es que Aliocha engancha con el Palestrina", asegura el organista.

¿Por qué es importante para ustedes interpretar música chilena y, en este caso, comisionar una obra?

"La música chilena es música nuestra. Si nosotros no la valoramos, si no la difundimos, estamos perdiendo un patrimonio que es muy importante. Destaco el hecho de comisionar a un compositor para escribir para esta combinación, que se entusiasme, que nos diga que sí y destaco también el resultado, que realmente nos sorprendió por la hermosura de la obra y la buena factura. Va a ser una sorpresa para todos".

"Estas dos sonoridades de la guitarra y el órgano positivo se complementan de una forma tan, pero tan impresionante, que ya tengo ideas para cinco programas más", declara Alejandro Reyes.

Es interesante trabajar con Aliocha Solovera, un compositor que tiene un lenguaje propio y que sin embargo puede adoptar cualquier estilo que él quiera, hacer una obra que suena a hoy, pero que también suena a ayer, ¿no?

"Sí, exactamente. Una cosa muy importante en la composición es pisar las huellas de los antepasados. O sea, tener un respeto por la tradición, y eso es lo bonito de Aliocha, que tiene un gran respeto por la tradición y dentro de eso es capaz de innovar de una manera muy contundente. Es muy estimulante. Es una sorpresa para nosotros, que esperábamos mucho, pero no esperábamos tanto. Todos los que escuchen el estreno van a quedar muy asombrados".

Luis Orlandini: "La obra de Aliocha Solovera, Dum Aurora Finem Daret hace una simbiosis entre lo antiguo y lo nuevo"

Luis Orlandini y Alejandro Reyes ya habían tocado juntos, hace año, como dúo de guitarra y clavecín, y también actuaron muchas veces con orquesta, como solista el primero y el segundo en la dirección.

"Con Alejandro tenemos una larga historia ya en común, él fue el artífice de que yo ingresara a la Universidad Católica. Hemos tocado juntos muchas veces y nos conocemos bien musicalmente. Este descubrimiento de la guitarra y el órgano positivo ha sido un deleite, la verdad, partimos con el programa Bach el año pasado, que fue bien demandante y ahora estamos haciendo un programa que es realmente una exploración, porque este formato de guitarra y órgano es bastante nuevo", comenta Luis Orlandini.

Luis Orlandini es profesor del Instituto de Música UC y de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, además de miembro de número de la Academia Chilena de Bellas Artes.

"Partimos en la música antigua con el fenómeno de la transcripción, que funciona muy bien, y justamente hemos querido hacerlo con obras emblemáticas para demostrar la calidad de la música que hay detrás. En la segunda parte del concierto, nos aventuramos con obras chilenas que son íconos de nuestra cultura musical, de Pedro Humberto Allende y de Alfonso Leng, las que nos permiten mostrar que más allá de que haya sido escrita para un instrumento, la música tiene una dimensión absoluta que permite trasladarla a otro instrumento y tener el mismo valor estético", agrega el guitarrista.

Usted es uno de los intérpretes chilenos más comprometidos con la música nacional, de hecho, ha estrenado más de 150 obras chilenas. ¿Por qué le interesa la música nacional?

"La verdad es que la música de nuestro país tiene una riqueza enorme, son más de cien años de historia de música de una valor artístico inestimable. Y justamente queremos abordar a dos de los iniciadores del movimiento musical chileno, que son Pedro Humberto Allende y Alfonso Leng. Es una aventura curiosa, por la combinación sonora nuestra de guitarra y órgano positivo, especialmente en el caso de Alfonso Leng, que interpretaremos una de sus Doloras, que además de ser una de sus obras emblemáticas para piano es esencialmente pianística. Pero cuando la música es de buena calidad, permite una transcripción y permite que siga teniendo el mismo valor estético".

¿Qué nos puede adelantar del estreno absoluto que ofrecerán, de la obra Dum Aurora Finem Daret de Aliocha Solovera?

"Aliocha Solovera es una compositor destacadísimo de nuestro país, y el encargo que le hicimos fue una maravilla porque nos permitió darle un contorno al programa, demostrando que la música contemporánea es heredera y permite un diálogo con las músicas anteriores. Creo que Aliocha Solovera logró hacer algo maravilloso, buscando el espíritu de los instrumentos, cómo funcionaban, individualmente y entre los dos. Su obra es un gran descubrimiento, porque él entendió perfectamente de qué se trataba lo que queríamos hacer y nos permitió tener un programa totalmente redondo, en que partimos en el Renacimiento y llegamos a una obra de un nuevo Renacimiento, por decirlo de alguna manera. La obra que nos escribió Aliocha Solovera se llama Dum Aurora Finem Daret, es decir, Cuando el amanecer llega a su fin, y simboliza un poco un viaje que hace él desde los orígenes de la música en el Renacimiento, algo que justamente nosotros mostramos al principio del programa. Él le da un nuevo ropaje a esta música, una nueva dimensión con su lenguaje. Hizo una simbiosis entre lo antiguo y lo nuevo. Entonces es un viaje muy interesante, porque nos permite contrastar y combinar la música antigua con la música actual, sin conflictos, lo que es una cosa realmente maravillosa".

Luis Orlandini: "No queremos que el dúo anule al solista, así que también haremos algunos solos"

Una de las obras más llamativas del programa es el Concierto Nº3 en Sol mayor de Antonio Soler, dado que fue originalmente escrita para dos órganos. El profesor Reyes van Eweyk explica que es parte de un ciclo de seis conciertos para dos órganos: "En las catedrales españolas existe la costumbre de tener en el sillín del coro dos órganos que se están mirando, y a Soler se le ocurrió  aprovechar esto para hacer música concertante. En realidad, sus obras no estaban para acompañar el canto litúrgico, no más. Lo divertido es que estos conciertos son de una estética absolutamente galante, y suenan muy lindos, entonces podría ser perfectamente incluso un Mozart temprano. Y la combinación funciona perfectamente".

El profesor Orlandini Robert, por su parte, reconoce que lo más demandante del programa para él fue el arreglo del concierto para dos órganos de Soler. "El órgano obviamente tiene una tesitura más grande y yo estoy a cargo de un órgano completo, entonces tuve que hacer una adaptación para que sonara natural en mi instrumento, y eso fue lo complicado. Sin embargo, por otro lado la guitarra tiene una relación muy directa, clara y amable con la música de esa época, y en este caso funcionó bien. Muy bien", señala.

"Nos aventuraremos con obras chilenas íconos de nuestra cultura musical para mostrar que la música tiene una dimensión absoluta que permite trasladarla a otro instrumento y tener el mismo valor estético", asegura Luis Orlandini.

Luis Orlandini advierte, además, que "no queremos que el hecho de esta combinación desvirtúe la naturaleza individual de cada instrumento, así que también haremos algunos solos. En la guitarra vamos a mostrar un par de piezas que son muy emblemáticas del Renacimiento y del Barroco, y también el órgano va a presentar algunas obras solo. Eso también es interesante porque no queremos que el dúo anule al solista. Eso lo hace más interesante aun".

 

 

Comparte nuestro contenido en: