Felipe Ramos Taky: “Estas cantatas de Bach son absolutamente notables, con una riquísima instrumentación”

8 de septiembre de 2021


Con las voces solistas de Andrea Aguilar, Rodrigo del Pozo y Pablo Oyanedel, coro y orquesta, el domingo 12 de septiembre se realiza el vigésimo primer concierto del ciclo Bach Santiago, monumental proyecto iniciado por el profesor Víctor Alarcón. Se presentan las Cantatas BWV 59 y BWV 21 en live streaming, a las 18:00 horas y en Musica.uc.cl.

El Instituto de Música UC mantiene su compromiso con materializar uno de los más grandes proyectos que inició en 2018 el recordado profesor Víctor Alarcón sólo dos meses antes de morir tempranamente en un accidente automovilístico. Este maestro, quien fue una gran figura de la escena coral chilena de la segunda mitad del siglo XX, soñaba con convertir a Santiago en la primera ciudad de toda Latinoamérica en la cual se interpreten todas las cantatas compuestas por Johann Sebastian Bach que han sobrevivido hasta nuestros días.

La Universidad Católica y el Instituto de Música UC asumieron la realización del monumental ciclo Bach Santiago, ofreciendo nuevas entregas de forma permanente, a pesar de las restricciones impuestas por la emergencia sanitaria.  Felipe Ramos Taky, director del Coro de Estudiantes UC, es uno de los profesores de Música UC que conformaban el equipo original de Víctor Alarcón, y ahora es quien dirige el vigésimo primer concierto del ciclo, el domingo 12 de septiembre.

Será, además, la primera vez que se transmita una presentación del ciclo Bach Santiago en vivo y en directo desde que se inició la pandemia. El concierto se realizará a las 18:00 horas, en el Templo Mayor del Campus Oriente UC y se emitirá en live streaming en Musica.uc.cl.

“Es un orgullo ser parte de este proyecto de nuestro querido y recordado Víctor Alarcón que asumió la Universidad Católica, y al mismo tiempo, es un desafío porque llevar a cabo un proyecto de esta envergadura es realmente complejo. Nos gusta mucho hacerlo, y si logramos llegar a ser la primera ciudad latinoamericana en tener el ciclo de las cantatas de Bach completo va a ser un orgullo para Santiago y también para el país”, comenta Felipe Ramos Taky.

En la vigésimo primera entrega del Ciclo Bach Santiago, actuarán como solistas la soprano Andrea Aguilar, el tenor Rodrigo del Pozo y el barítono Pablo Oyanedel, junto con un coro y una orquesta. Serán 26 músicos en total, una orgánica que supera en volumen a todas las formaciones que han grabado durante la pandemia conciertos del ciclo, ajustándose a las restricciones y protocolos de cada momento. Se interpretarán las Cantatas BWV 59 Wer mich liebet, der wird mein Wort halten (El que me ama, mi palabra guardará), y la BWV 21 Ich hatte viel Bekümmernis (Tuve mucha aflicción).

“Ahora por primera vez en esta Fase 4 lo vamos a hacer completamente en vivo. Estas dos cantatas son absolutamente notables, con una riquísima instrumentación, trompetas, timbales y  gran orquesta”, indica Felipe Ramos Taky.

“Las trompetas y timbales funcionan como una familia dentro de la orquesta, y eso se agrega a los instrumentos de viento, como el oboe y el fagot en este caso, y a los instrumentos de cuerda”, agrega. En  esta ocasión, indica, el bajo continuo estará a cargo del órgano, habrá tres solistas vocales y un coro. 

“Es un contingente mayor, por cierto. Podemos tener esta orgánica, con todos los protocolos y con la distancia física entre los músicos porque estamos en Fase 4. Efectivamente, es un contingente mayor, pero no es mucho más grande de lo que Bach tenía en su época. Estamos respetando los cánones que Bach mismo utilizaba en el Barroco, porque siempre intentamos ofrecer una visión históricamente informada”, señala el director.

“El programa parte con la Cantata N°59, El que me ama, mi palabra guardará, que es una cantata compuesta para Pentecostés, y que combina muy bien con la segunda cantata que interpretaremos, justamente por la orgánica de la orquesta de cuerdas con los instrumentos de viento y las trompetas con los timbales. Tiene un coral muy famoso, con una estrofa de un himno de Lutero, del cual nosotros hicimos una reconstrucción. Si uno revisa todas las particellas de la cantata, le falta el coral final, así que lo hemos reconstruido con la misma armonía de otros corales preexistentes. Utilizamos una estrofa de Lutero que no se ha utilizado en toda la producción de Bach y le agregamos las trompetas y los timbales al tutti. Vamos a ver realmente cómo queda”, explica Ramos Taky.

La segunda cantata tiene una duración de 40 minutos. “La Cantata N° 21, He tenido mucha aflicción, es hermosa. El propio Bach le pone un apellido; per ogni tempo, es decir, se puede cantar en un servicio de cualquier domingo del año litúrgico. Es una cantata bien grande, el texto es del famoso Salomo Franck, que hizo varios de los textos de las cantatas de Bach, tiene muchas citas bíblicas y por supuesto también tiene algunas estrofas de corales de la época”, comenta.

Indica, además, que la cantata va in crescendo. “Parte muy doliente, en una tonalidad menor, con un solo de oboe, y va crescendo a través de todos sus números, hasta llegar al número 11 en que hay una explosión, una suerte de fanfarria de las trompetas con los timbales y con el coro, que le da un cierre bien espectacular a la cantata. Va a ser una gran experiencia”, cierra Felipe Ramos Taky.

Comparte nuestro contenido en: