Francisco Rettig: “Es un privilegio volver a a hacer música en vivo, como invitado de la Universidad Católica»

2 de junio de 2021


El destacado director chileno conducirá el Concierto del Día del Sagrado Corazón, el 10 de junio, en la celebración del 133° aniversario de la Universidad Católica. Con solistas vocales, coro y ensamble instrumental, contrastará dos cantatas compuestas con tres años de diferencia: la de Stravinsky y Vitrales de la Anunciación, de Alfonso Letelier.

photo_camera Francisco Rettig es el director invitado del Concierto de Aniversario 2021 de la UC. Foto: Teatro Regional del Maule.

El Instituto de Música UC estrena el jueves 10 de junio una nueva producción grabada en pandemia, bajo estrictas medidas sanitarias acordes con la fase en la cual se encuentra actualmente la comuna de Providencia.

Se trata del Concierto del Día del Sagrado Corazón, que celebra el 133° aniversario de la Universidad Católica. Se transmitirá a las 19:00 horas, a través del canal de YouTube ucatolica y Musica.uc.cl.

Contará con la dirección del maestro Francisco Rettig, director titular de la Orquesta Regional del Maule y colaborador permanente hace 22 años de la Orquesta Sinfónica Nacional de Buenos Aires. Actuarán como solistas la soprano Denise Torre y el tenor Felipe Gutiérrez, el Coro de Estudiantes UC, que dirige Felipe Ramos Taky, y la Orquesta Académica UC.

El programa rinde homenaje a los 50 años de la muerte de Igor Stravinsky, y recuerda además su visita a Chile pues se programaron dos cantatas, una del compositor ruso y una de Alfonso Letelier, una de las personalidades musicales de nuestro país que recibió a Stravinsky cuando vino de visita a Chile, en 1960.

Abrirá el concierto la Cantata de Stravinsky, que fue escrita en 1952 y que se programa muy poco actualmente, de manera que significa un relevante rescate de repertorio. “Desde el punto de vista de la composición, es una obra extraordinaria, con algunos ricercares construidos sobre de una serie dodecafónica y que, de alguna forma, representaron un momento de crisis de Stravinsky”, comenta el director Francisco Rettig, y destaca, además, que “el texto es muy emotivo, basado en poemas anónimos ingleses de los siglos XV y XVI”.

El concierto continuará con el tercer movimiento del opus 1 del compositor danés Carl Nielsen: Pequeña suite para cuerdas. Su carácter, indica Rettig, es completamente contrastante con las dos obras vocales del programa.

«Por su contenido y religiosidad, ha sido una muy buena idea programar Vitrales de la Anunciación para el Concierto de Aniversario de la Universidad Católica»

Se sumará una obra profundamente espiritual del Premio Nacional de Música 1968 Alfonso Letelier: Vitrales de la Anunciación (1949). “Sé de muy buena fuente que para el maestro Letelier era una de sus obras predilectas, una de sus obras más queridas. Por su contenido y religiosidad ha sido una muy buena idea del Instituto de Música de la Universidad Católica programarla para el Concierto de Aniversario de esta casa de estudios”, comenta Francisco Rettig.

El director indica que la relación entre ambas obras corales es contrastante. “Vitrales de la Anunciación no contempla una creación serial; más bien se trata de una politonalidad en torno a un eje central. En cambio, la Cantata definitivamente usa una serie dodecafónica. Por otra parte, la forma de los Vitrales es de una relativa simpleza, y la Cantata, en sus recursos, es altamente compleja, de partida por todas las variaciones que hace de una serie de once notas en sus ricercares”, explica Rettig.

Ensayo del concierto, en el Centro de Extensión Oriente. Foto: Felipe Ramos Taky.

¿Cómo es para usted volver a actuar en escenario, considerando lo que ha representado la pandemia para la actividad musical? ¿Tiene un particular significado esta invitación a dirigir el Concierto de Aniversario de la Universidad Católica?

“La pandemia también ha sido un desastre en lo puramente artístico, como forma de trabajo se ha tratado de reemplazar nuestra actividad con grabaciones a distancia desde las casas, en un exigente trabajo para los editores e ingenieros de sonido. Sin embargo, a mí me parece que esto es la anti-música. Volver al escenario como invitado de la Universidad Católica es un privilegio toda vez que podemos volver a hacer música en vivo, respetando todas las barreras sanitarias y aforos del caso. De eso estoy muy agradecido”.

Comparte nuestro contenido en: