Hitos románticos en vivo: David Medina y Claudia Pereira develan las claves de este repertorio y celebran volver a actuar en vivo

5 de agosto de 2021


“Anhelamos tocar en vivo desde que comenzó la pandemia”, reconoce el clarinetista, quien abordará El pastor sobre la roca, el famoso lied de Schubert junto a la soprano, en un concierto que se transmitirá en directo el martes 10 de agosto. Se suman los profesores Liza Chung y Celso López, y el programa incluye tríos de Beethoven y Brahms.

Un recorrido desde la aurora hasta el ocaso del Romanticismo programó el Instituto de Música UC para un nuevo concierto que será transmitido en vivo y en directo a las 19:00 horas del martes 10 de agosto en Musica.uc.cl.

Este recorrido tiene al clarinete como protagonista, y fue diseñado justamente por el profesor David Medina, clarinete solista de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile. Con él actuarán otros tres académicos de Música UC: la pianista Liza Chung, la soprano Claudia Pereira y el violonchelista Celso López, también solista de la Sinfónica.

El programa se titula “Trilogía del clarinete romántico: aurora y ocaso” y reúne tres obras particularmente líricas. Todas son tríos para distintas formaciones instrumentales, siempre con clarinete y piano. En el Trío Gassenhauer, de Ludwig van Beethoven, se suma el violonchelo, y la voz soprano se integra en el lied titulado El pastor sobre la roca de Franz Schubert. El cierre será con el Trío para clarinete, violonchelo y piano de Johannes Brahms.

“Es una trilogía porque es un conjunto de tres obras que tienen entre sí una unidad argumental, son tres compositores importantes del Romanticismo, se trata de tres músicos en escena y son tres obras importantes de repertorio de clarinete”, comenta David Medina. “La aurora es el nacimiento de esta nueva concepción musical, partiendo con Beethoven, quien irrumpe con su estilo de composición, pasando como una nueva luz del Clasicismo al Romanticismo. Y el ocaso tiene que ver con la madurez de Brahms, que es un clímax en el Romanticismo”, agrega.

"Vamos a tocar tres grandes obras del repertorio de clarinete", indica David Medina, profesor de Música UC y solista de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile.

Respecto del Trío Gassenhauer, recalca que es una obra temprana. “Éste no es el Beethoven que estamos acostumbrados a ver en las fotos, con mirada desafiante y mayor de edad, sino que era todavía un joven y aún no le había aparecido la sordera que tanto afectaría su personalidad posteriormente. Si bien este trío tiene mucho del siglo XVIII, del Clasicismo, da paso a inspirar a los siguientes compositores, que dan la entrada al Romanticismo como tal”.

Su nombre, Gassenhauer, es decir, “canción popular”, está dado porque Beethoven trabaja con una melodía callejera como tema, específicamente la canción Pria ch'io l'impegno, que quiere decir “antes de mí, el deber”.

Beethoven hace algo distinto con el clarinete de lo que venía haciendo antes Mozart?

“Sí. Mantiene la obra en estilo clásico, sin embargo, siempre alude a la profundidad romántica en sus segundos movimientos. Esto no quiere decir que se escape hacia el Romanticismo, pero sí lo inspira en cuanto se centra en la actividad de un hombre que ya no es de la realeza o de la corte, sino que ya va a lo que siente el ser humano, a la libertad de una canción popular que la gente cantaba o silbaba en la calle”.

Considerando que el clarinete es considerado el instrumento más cercano a la voz humana, ¿cómo se relaciona con la voz soprano en El Pastor sobre la roca, uno de los lieder más conocidos de Franz Schubert?

“Schubert le da al clarinete una posición tan importante como la voz. En esta partitura aparece como clarinete obligado, lo que significa que él quiere que la obra se toque con clarinete, y es porque quiere que el clarinete imite a la voz humana. Este trío es fascinante y siempre he querido tocar esta obra de Schubert, quien es el máximo exponente del lied, con más de 600 obras en canciones breves, con poemas de Goethe, Schiller y Müller, entre otros”.

En esta canción, el compositor austríaco hizo algo fuera de lo común: trabajó con dos poemas de dos autores distintos: Johann Ludwig Wilhelm Müller y Karl August Varnhagen von Ense. Para David Medina, el mensaje de este lied es muy especial en el momento que estamos viviendo como humanidad.

“Se relaciona mucho con lo que estamos viviendo hoy día a nivel mundial con esto de la pandemia y el aislamiento. Esta obra trata de un pastorcito que reflexiona sobre su aislamiento y la soledad al escuchar los ecos mundanos del valle a sus pies. Está en una montaña, solo, reflexionando. El texto dice algo así como ‘Para mí no hay más alegría, sobre la tierra desapareció la esperanza, estoy tan solo aquí. El canto resonó con nostalgia en el bosque, así, nostálgico, resonó en la noche atrayendo los corazones hacia el cielo con maravillosa fuerza. La primavera se acerca, la primavera, mi gozo, yo me preparo por tanto a iniciar mi camino’. La reflexión es que nos podemos sentir solos en este momento, pero hay una esperanza. La primavera se acerca, la luz se acerca, no todo es tormenta. No todo es soledad. Este significado de la obra, hoy es muy valioso para mí”, reconoce el clarinetista y profesor de Música UC.

La figura del pastor, un hombre en contacto con la naturaleza, que es abordado en su testimonio amoroso, corresponde justamente a un imaginario representativo del Romanticismo, que se caracteriza por ambientes bucólicos, la conexión con la naturaleza y los ciclos de la vida. “En este caso, es la vida de los pastores, quienes suelen tener períodos largos de alejamiento en el pastoreo, y que añora el amor desde la montaña, a la distancia. En la segunda parte del lied está presente el espíritu de la primavera que devuelve el ánimo y devuelve también la esperanza del reencuentro con el amor al volver del pastoreo”, comenta Claudia Pereira.

Claudia Pereira, soprano y profesora de Música UC, destaca que en la canción El pastor sobre la roca, Schubert siempre pone al virtuosismo "al servicio de la entrega de temas magistrales y de una semántica musical". Foto: Gonzalo Beltrán.

La soprano y profesora de Música UC destaca que El pastor en la roca “es un lied famosísimo de Schubert, y tiene una extensión considerable para ser una canción, por lo tanto, es lo más parecido a un aria de concierto que podríamos encontrar en Franz Schubert. Fue compuesto por la petición de una soprano que quería lucir una gama diversa de emociones y de virtuosismo vocal. Entonces Schubert compuso esto magistralmente y dio a luz un lied que tiene mucho de virtuosismo y que interpretativamente también aúna varios estados en este personaje que es el pastor”.

¿Cuán habitual es que un lied incorpore poemas de dos autores?

“Es muy poco habitual. Creo que tiene que ver con el encargo. La soprano que solicitó la composición de este lied, tal vez con una motivación algo vanidosa, quería mostrar las posibilidades de expresar sentimientos muy opuestos, y tal vez por eso hay dos poetas distintos. De hecho, los primeros versos son increíblemente melancólicos, un poquito más oscuros, y luego aparece una parte sumamente brillante, muy en contraposición a lo anterior”.

A pesar de que esta comisión puede estar motivada por el deseo de lucimiento, un compositor tan grande como Franz Schubert lo que hace con el virtuosismo es utilizarlo como recurso expresivo, una parte integral de la música, y no como una ornamentación. ¿no?

“Absolutamente. Este lied es una obra virtuosa, tiene dificultades vocales notables. En muchos de los pasajes vocales, la melodía está tratada de una forma bastante instrumental. Pero todo está escrito magistralmente, en ninguna parte de la obra tú ves el virtuosismo por sí solo. Por el contrario, es el virtuosismo al servicio de la entrega de temas magistrales, además de un contenido, de una semántica musical relacionada con todo esto que está pasando con el pastor. En este tratamiento exigente e instrumental de la voz, el virtuosismo está utilizado como una herramienta”.

Siendo el clarinete el instrumento que más se acerca a la voz, ¿cuáles roles juegan la voz soprano y el clarinete? ¿Cómo dialogan estas dos voces?

“Es mi opinión, el clarinete es, sin duda, el instrumento melódico que tiene no sólo una forma de expresión del sonido, sino que también una forma de producción del sonido más parecida a la voz. De hecho, yo utilizo mucho la figura del clarinete en las clases con mis alumnos precisamente porque es el instrumento con un resultado lo más parecido a la voz humana. En este lied, hay muchos pasajes en que hay una relación muy linda, sobre todo en la primera parte cuando el pastor está en la roca, mirando hacia el valle y a la lejanía, hacia donde está su amada, y lo clave es precisamente que mientras más fuerte es su voz, más nítida se devuelve desde el valle en el eco la respuesta. Ese juego entre la voz y el clarinete se da en la primera parte; el pastor que expresa el sentimiento y el clarinete que lo devuelve como una suerte de eco que viene desde el valle. Por esto, es muy importante estar muy atento a una similitud de sonidos y del fraseo, es decir, del cómo se dice, y que sea lo más similar posible, en sonido y en conducción de la línea. El tratamiento con el clarinete es siempre de complicidad en este caso, de respuesta”.

“Este trío de Brahms es una de las obras más sublimes e importantes del repertorio de clarinete”

El programa de este concierto cerrará con una obra madura de Johannes Brahms: el Trío para clarinete, violonchelo y piano. “En esta obra se observa la gran relación que hay entre el compositor, Johannes Brahms, y Richard Mühlfeld, clarinetista de la Orquesta de Meiningen. Creo que esta obra tiene un significado importante, porque Brahms ya había decidido retirarse de la composición y, sin embargo, él mismo cuenta que cuando escuchó a Mühlfeld en un recital esto lo motiva nuevamente a componer. Me parece que este trío es una de las obras más sublimes e importantes del repertorio de clarinete”, indica David Medina.

El clarinetista y solista de la Sinfónica, además, celebra la posibilidad de ofrecer un concierto de cámara que se transmitirá en live streaming. En octubre pasado, David Medina actúo en formato de trío con Rodrigo Herrera, en oboe, y Efraín Vidal, en fagot, cada uno desde su casa, y luego en el Centro de Extensión UC, junto con el pianista Luis Alberto Latorre. Pero este será el primer concierto en el cual participe que contará con transmisión en directo, en vivo. “Es algo que anhelamos desde que comenzó todo esto del aislamiento y, al mismo tiempo, es un reto, porque es tocar en vivo. Esta vez será sin público, pero tocaremos en vivo”, enfatiza el profesor Medina.

También la soprano Claudia Pereira aplaude esta nueva etapa de la 57ª temporada de conciertos de Música UC. “Hemos pasado por varias fórmulas en este período pandémico en que nos hemos visto obligados a estar alejados del público. En un principio partimos cada uno grabando desde su casa, y haciendo esta especie de ensamble virtual; luego pasamos ya a poder tener un poco de contacto con pequeños grupos en grabaciones, lo que también fue una experiencia distinta”, recuerda.

“Ahora ya vamos a la transmisión en directo, que es lo que se asemeja más a la ansiedad y el nervio que hay cuando uno va a encontrarse el público. Si bien en este caso el contacto con el público no va a ser en sala, el hecho de que sea una transmisión en directo, en vivo, es lo más cercano a la experiencia sin pandemia, en cuanto existe sincronía entre la producción del objeto artístico y la percepción de quien lo recibe, que es el público”, cierra la profesora Pereira.

Comparte nuestro contenido en: