“La música de Charles Koechlin es inconfundible. Como UC tenemos el compromiso de compartir estos tesoros que están escondidos”.

1 de julio de 2021


Un retrato de cámara de este prolífico compositor francés que ha quedado hasta ahora en segundo plano estrena la 57ª temporada de conciertos el martes 6 de julio. Es una nueva producción grabada en el Centro de Extensión Oriente por solistas de primera línea.

photo_camera Guillermo Lavado, flautista y profesor de Música UC. Foto: Archivo Música UC.

El Instituto de Música UC estrena una nueva producción el martes 6 de julio, dentro de la 57ª temporada de conciertos. Ahora que la comuna de Providencia ha cambiado de fase en el plan Paso a paso, se acaba de grabar un nuevo concierto en el Centro de Extensión Oriente, que se transmitirá a las 19:00 horas en Musica.uc.cl.

Se titula “Descubriendo a Charles Koechlin” y actuarán cinco profesores de Música UC: el flautista Guillermo Lavado, el clarinetista David Medina, el pianista Luis Alberto Latorre, la violinista Tiffany Tieu y la violista Penelope Knuth. Se suma, como invitado, el cornista Thiago Martins. Todos son miembros de las principales orquestas del país: Lavado, Medina, Latorre y Martins son solistas de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile; Knuth es jefa de violas de la Orquesta de Cámara de Chile, y Tieu es asistente de concertino de la Filarmónica de Santiago.

“Charles Koechlin es muy poco programado en Chile, y yo sinceramente no sé muy bien por qué. Es un compositor de una fineza, de un oficio en la orquestación y en el tratamiento de los instrumentos, y su lenguaje es muy particular, es en realidad inconfundible”, destaca el profesor Guillermo Lavado, quien estuvo a cargo de la curaduría del programa.

“En realidad, Koechlin es un compositor muy prolífico; escribió muchísima literatura sinfónica y de cámara. Creo que, de los compositores franceses, es quizás quien tuvo más volumen de obra, y son obras de mucha profundidad. Sin embargo, es bastante poco conocido en relación por ejemplo a Albert Roussel, que fue muy amigo de él, o en relación a Gabriel Fauré, quien fue su profesor”, agrega.

“Creo que para una institución como la Universidad Católica, donde se hace una investigación del lenguaje musical y de los distintos creadores, es siempre muy importante tener una propuesta distinta a las instituciones que transitan caminos ya probados. Tenemos el compromiso de irradiar estos tesoros que están ahí, un poco escondidos, que no entran todavía en el circuito, por lo menos en Chile, de las programaciones”, explica el flautista.

“Charles Koechlin tiene poemas sinfónicos maravillosos que nunca han sido tocados en Chile. Parte de la responsabilidad cultural que uno asume es no solamente el compromiso que tenemos con los compositores regionales y nacionales, sino también estudiar y sobre todo compartir esta literatura musical tan bella que está ahí latiendo, que está viva pero que muchas veces no es muy tomada en cuenta”, dice.

Guillermo Lavado, Luis Alberto Latorre y David Medina, en concierto. Foto: Félix Rodríguez.

Charles Koechlin (1867-1950) fue un compositor muy activo y prolífico, y un férreo defensor de la música de su propio tiempo. Escribió la biografía de Gabriel Fauré, su maestro, y además orquestó la suite Pelléas et Mélisande, así como Khamma de Claude Debussy, el ballet Whitin the Quota de Cole Porter, y la Fantasía Wanderer de Schubert. “Koechlin, de hecho, tiene un tratado de orquestación que es muy importante”, apunta Lavado. “La música de Koechlin es tan característica que es inconfundible”, agrega.

Abordó una gran variedad de formatos y también de estilos en sus composiciones. Era un profundo admirador de la música medieval y de la obra de Johann Sebastian Bach, así como de la naturaleza, el cine, la literatura, los viajes y la fotografía estereoscópica. Abrazaba, además, la justicia social, y en 1940 rechazó la distinción de caballero de la legión de honor del gobierno francés.

En “Descubriendo a Charles Koechlin”, se configurará un completo retrato de cámara de este compositor francés. Se eligieron obras con formaciones instrumentales variadas y de distintas épocas.

Las dos primeras piezas serán estrenos en Chile. La apertura será con un número del ciclo Las Horas Persas, que se inspira en la novela Vers Ispahan de Pierre Loti. “Pierre Lotti era un marino que, en sus tiempos libres, entre viaje y viaje, hacía excursiones de antología. Entonces este libro es la crónica de viaje en caravana que hizo él, llegando hasta la antigua Persia. Entonces cada uno de esos números escritos para piano va recreando uno de esos momentos. La pieza que va a tocar Luis Alberto Latorre se llama El sueño durante la siesta”, comenta Guillermo Lavado.

Seguirá la Sonatina modal para flauta y clarinete, obra que da cuenta de una característica identitaria de Koechlin. “Él muchas veces presenta monodias solitarias de un instrumento que después empieza a interactuar con los otros instrumentos, sea un dúo un trío”, explica. Y destaca la particular belleza de las obras con las que continuará el concierto: los Dos Nocturnos para flauta, corno y piano, Venecia y En el bosque, y la Pastoral.

El programa cerrará con dos composiciones que están entre las favoritas de Guillermo Lavado: Epitafio de Jean Harlow y la Suite en cuarteto para flauta, violín, viola y piano.

“Cuando Koechlin tenía 70 años, murió trágicamente esta rubia platino de Hollywood, Jean Harlow, que era una actriz, y entonces él escribió esta pieza que es de una ternura y de unos colores muy impresionantes. Hay una combinación que es poco común en la instrumentación de la música de cámara: flauta, saxo y piano. Y acá tenemos la dicha de que David Medina, nuestro profesor de la cátedra de clarinete, un maravilloso instrumentista, también toca el saxofón. Yo estaba viendo de hacer una adaptación para clarinete y en un momento me dijo ‘Pero no, pana, si yo toco el saxo y tengo todos los saxos’, así que fue muy linda esa oportunidad”, comenta el flautista. En tanto, la Suite en cuarteto es, según Lavado, “una obra maestra de la música de cámara”.

Este concierto se grabó con los más estrictos protocolos de seguridad. Foto: Félix Rodríguez.

La misma candidez que uno ve en sus fotografías, ya de edad avanzada, sobre los 75 años de edad, está también presente en su música, indica Guillermo Lavado. “Albert Roussel lo describe diciendo que ‘fue un artista completo, un músico, un pensador, un hombre”. Es una persona realmente muy querida por sus pares, algo tan difícil de ver en este mundo tan competitivo. Me parece que es una época, en la cual muchos compositores se respetaban y admiraban en su trabajo y en su dedicación”, cierra el profesor de Música UC.

Este concierto se retransmitirá a las 14:00 horas del domingo 11 de julio en el programa Temporada Música UC de Radio Beethoven.

Comparte nuestro contenido en: