Mario Alarcón: "Este repertorio se vincula al alma; es de naturaleza introspectiva, muy poco vanidoso y muy poco pretencioso"

14 de septiembre de 2022


El profesor del Instituto de Música UC interpretará Juegos de agua en la villa d'Este de Franz Liszt, y dos obras 'tributo' que Claude Debussy y Maurice Ravel hicieron justamente al compositor húngaro, además de creaciones de Robert Schumann y César Franck. Los conciertos se realizarán el martes 20 de septiembre en el Centro de Extensión Oriente y el miércoles 21, en el Centro Cultural Lo Prado.

En una nueva entrega de la 58a Temporada de Cámara del Instituto de Música UC, el profesor Mario Alarcón ofrecerá el programa "Introspección y espiritualidad". Ambos conciertos se realizarán a las 19 horas; el martes 20 de septiembre, en el Centro de Extensión Oriente (Jaime Guzmán 3.300), con inscripción gratuita aquí, y además con transmisión en streaming en musica.uc.cl. La segunda presentación será el miércoles 21 en el Centro Cultural Lo Prado (Paseo de las Artes 880), con inscripción gratuita aquí.

El programa representa un recorrido desde las bases del Romanticismo hacia los nuevos lenguajes que surgen, desde sus raíces, al despuntar el siglo XX. El corazón de la curaduría que ofrecerá el pianista será una pieza que es parte de la trilogía Años de Peregrinaje de Franz Liszt: Jeux d'eau à la villa d'Este (1883). Esta obra será contrastada con dos creaciones que dan cuenta de la influencia del genio húngaro en dos compositores franceses también fundamentales: Reflets dans l'eau (1905) de Claude Debussy y Jeux d'eau (1901) de Maurice Ravel. Asimismo, se escucharán dos creaciones de Robert Schumann: Variaciones póstumas, suplemento al Op.13 (1834) y Arabeske, Op.18 (1839), y el cierre será con Prélude, Choral et Fugue, Op.21 (1884) de César Franck.

"Juegos de agua en la villa d'Este es una obra que tiene cierta trascendencia en la música para piano por la naturaleza descriptiva que tiene y eso enlaza inmediatamente con las dos obras impresionistas que vienen a continuación en el programa, que son los Reflejos en el agua de Debussy y los Jeux d'eau de Ravel, las que podríamos llamar, en lenguaje popular, 'tributos' a la obra de Liszt. Ése es uno de los nudos del programa", explica Mario Alarcón.

¿Cuál es, para usted, el mayor valor de Juegos de agua de la villa d'Este, de Liszt?

"El aura espiritual que encierra. Hay ciertos momentos de la pieza que definitivamente llaman a la espiritualidad. Es difícil de describir... Bueno, por eso está la música, para no tener que describir cosas. Pero hay una nota al pie de página de Liszt con una cita bíblica, donde llama la atención acerca de la importancia del agua en temas de fe. Pensemos en el bautismo: el agua es un elemento mágico, y hacia allá se dirige esto del agua. No es simplemente por los surtidores de la villa d'Este, aunque estos sean bellísimos".

Si pensamos en la influencia de Liszt en Ravel y Debussy, ésta va mucho más allá de que hayan compuesto estas dos obras tributo que usted interpretará. Liszt abre un nuevo universo en el cual beben también grandes compositores como Ravel y Debussy, quienes igualmente dejaron un legado enorme, ¿no?

"Naturalmente que sí. Se me viene a la mente, a propósito de lo que usted me dice, una frase de Oscar Wilde que se puede aplicar. Wilde sostenía que el éxito de un chiste no está en el que lo cuenta, sino que en el que lo escucha. Ahí está la música de Liszt, y la imaginación y la creatividad del que escucha esto va a ser trascendente o no de acuerdo a la imaginación que tenga. Eso fue lo que hicieron Ravel y Debussy, y podían haberlo hecho muchos otros también, siempre y cuando tuvieran la disposición, el talento y el genio como para dejarse inspirar".

¿Cuál es el otro nudo del programa?

"El Preludio, Coral y Fuga de César Franck, que es una obra gravitante, no muy escuchada en Chile, pero sustancial en el repertorio pianístico. Es muy densa y por esa razón también es importante en el concierto".

¿Es importante para usted hacer un ejercicio de rescate de repertorio, con obras que lo conmueven a usted en lo personal o que sean obras gravitantes, pilares del repertorio, como la partitura que interpretará de Franck?

"No me siento con la autoridad como para decir que es una obra importante y capital. Para ser honesto, la única razón por la que estudié esta obra es porque la encuentro bellísima. Cuando yo era estudiante en Alemania conocí la obra a través de grabaciones, antes de eso no le había prestado atención, porque no es fácil de digerir. Hay que haber pasado un buen tiempo escuchando música como para comprenderla, para poder meterse en ese lenguaje, que es sumamente cromático. En esa época, con Liszt y con Wagner, ya se había empezado a cuestionar el sistema tonal tradicional de composición. Y empezaron a descomponer, a atomizar el sistema, a través del cromatismo. Ésta es una obra extraordinariamente cromática, lo que la hace muy compleja. Es difícil de aprender, es difícil de memorizar, y es difícil de escuchar, hasta cierto punto, porque es un Romanticismo muy maduro, muy denso, muy espeso. Por eso, la palabra para describir esta obra es 'sustancial'. Ahora, una vez que uno está metido en ese mundo, es maravillosa".

El programa se completará con dos piezas de Robert Schumann. ¿Sienta este compositor alemán las bases románticas que desarrollará después Franz Liszt?

"Sí. Cada uno, Liszt y Schumann, tiene su propia poesía. La poesía es el elemento que considero en común en estos dos compositores. En lo personal, al parecer había una relación bastante ambigua entre ellos; a veces era de admiración, y a veces de opiniones muy contrarias. El lenguaje de Schumann, en comparación al de Liszt, es muchísimo más espiritual y taciturno, probablemente debido a su personalidad. En cambio, Liszt era mucho más extrovertido y más 'hacia afuera'. Schumann, por el contrario, era mucho más hacia la vida íntima, espiritualmente hablando".

"Esta música es valiosa en sí misma, donde la personalidad, tanto del compositor como de quien interpreta, no juegan el rol más importante. Es música por la música"

El profesor Mario Alarcón destaca que el repertorio que abordará en estos recitales "no se centra en la persona, sino que se vincula al alma". Explica, además, que "es música valiosa en sí misma, donde la personalidad, tanto del compositor como de quien interpreta, no juegan el rol más importante. Es música por la música. Es un repertorio de naturaleza introspectiva, muy poco vanidoso y muy poco pretencioso, si no nada". Y por ello, indica, el auditor tiene un rol clave al desentrañar lo que escucha.

Es bien interesante que mencione que este repertorio no es vanidoso. Porque Liszt, como padre del virtuosismo en el piano, exhibía las cualidades interpretativas que tenía, pero no era sencillamente un atleta capaz de hacer grandes acrobacias, sino que la expresión misma de ese virtuosismo apuntaba a otra esfera, ¿no?

"Hay que tener siempre presente que Liszt era una personalidad compleja y que sufrió una evolución bastante gradual y muy profunda. Desde ser prácticamente un rockstar y un personaje del jet set, terminó siendo abate. Esta obra en particular, los Juegos de agua en la villa d'Este, corresponden al misticismo de Liszt en sus últimos años. Entonces el virtuosismo no es tal, sino que tiene un rol en la descripción del paisaje sicológico que él quiere mostrar. Hace muchos años, cuando Claudio Arrau ejecutó esta obra, el presentador citó la descripción que había hecho Arrau, quien decía que era música más mística que virtuosística. Y eso es lo que es".

En este programa, usted recorre desde las bases del pleno Romanticismo, con Robert Schumann, hacia lo que viene inmediatamente después, es decir, hacia las nuevas formas y direcciones que va tomando, como sucede con la música docta justamente porque es un arte de tradición escrita, ¿no?

"Justamente. A diferencia de Debussy o Ravel, que rompen con el esquema y comienzan a hablar en otro lenguaje, Franck va al extremo dentro del mismo idioma, sin salirse del molde todavía. Ésa es la diferencia. Pero los dos caminos son bastante vanguardistas".

 

 

 

 

Comparte nuestro contenido en: