Música de cámara con cuatro guitarras: las voces de los profesores y estudiantes del Cuarteto de Guitarras que debuta en la temporada

5 de agosto de 2022


Luis Orlandini y Luis Castro conforman con sus alumnos Raimundo Luco y Andrés Bizarro este ensamble que actuará el 9 y el 10 de agosto en el Centro de Extensión Oriente y el GAM. Abordarán obras originales de Moreno Torroba, Brouwer, Dyens y Lesur, y arreglos de Grieg y Debussy. Aquí, los cuatro guitarristas hablan del programa y de la experiencia de compartir escenario.

El Cuarteto de Guitarras de la UC nació el segundo semestre del año pasado y debutó hace diez meses, en la ceremonia de inauguración del Centro de Extensión Oriente (ver nota aquí). Integrado por los profesores del Instituto de Música UC Luis Orlandini y Luis Castro, y por sus alumnos Raimundo Luco y Andrés Bizarro, este ensamble debutará ahora en la 58ª Temporada de Cámara.

Serán dos conciertos gratuitos, ambos a las 19 horas. El martes 9 de agosto el estreno de este programa será en el Auditorio del Centro de Extensión Oriente (Jaime Guzmán 3.300) y con aforo de 240 personas. La inscripción se realiza aquí y contará con transmisión en directo en musica.uc.cl. El concierto de repetición se realizará el miércoles 10 de agosto en el Centro Cultural GAM (Alameda 227), con aforo de 256 personas e inscripción aquí.

Los profesores Luis Orlandini y Luis Castro, y sus alumnos Raimundo Luco y Andrés Bizarro actuaron en la inauguración del Centro de Extensión Oriente, en octubre pasado. Foto: Romina de la Sotta Donoso.

El programa se titula “Cuarteto de Guitarras: Colores e Impresiones” e incluirá tres obras originalmente escritas para esa conformación instrumental en la segunda mitad del siglo XX: Estampas, del español Federico Moreno Torroba; Paisaje cubano con lluvia, del cubano Leo Brouwer, y Hamsa del tunecino Roland Dyens. También se interpretará un arreglo de la Suite nº1 de Peer Gynt, del noruego Edward Grieg.

Igualmente, habrá dos dúos, cada uno a cargo de un profesor y su alumno. Luis Castro y Andrés Bizarro presentarán Elegía, del francés Daniel Lesur (Francia) y Luis Orlandini y Raimundo Luco ofrecerán un arreglo de Claro de Luna, de la Suite Bergamasque del francés Claude Debussy.

Colores e impresiones: nacionalismo musical y la influencia de la escuela francesa

“Vamos a presentar un programa de colores e impresiones, mostrando un variado y rico abanico musical, donde la guitarra participa en esta agrupación alternando con dúos en una visión de movimientos nacionalistas europeos junto al influjo francés, que fue tan importante en el siglo pasado”, anticipa el profesor Luis Orlandini. Y profundiza: “El programa quiere mostrar las diferentes facetas que tuvo en el siglo XX el Impresionismo y los diferentes tipos de nacionalismos. Porque esto parte con el movimiento romántico en el siglo XIX, cuando los compositores empezaron a crear sus propias identidades a partir de sus propias músicas locales”.

Ello, indica Luis Orlandini, es muy evidente en el caso de Grieg “porque es un compositor romántico que participó directamente en este movimiento nacionalista en el siglo XIX, pero tenemos esa misma proyección hacia compositores del XX, como el caso de Leo Brouwer, el caso de Federico Moreno Torroba con su Estampas, que son escenas musicales absolutamente arraigadas en la tradición española, y el caso de Hamsa, de Roland Dyens que es más particular, pues ya hay una síntesis de los diferentes géneros. Ahí la guitarra ya no es tan clásica, sino que convive amigablemente con la música más popular, incluso orientada un poco hacia el jazz y otras tendencias, pero también tiene que ver con un nacionalismo donde confluye este espíritu francés con un nacionalismo del Norte de África, que es algo bastante novedoso”.

Asimismo, establece un paralelo entre Estampas y Hamsa: “En Moreno Torroba, siempre hay una guitarra que está cantando y las demás van haciendo líneas en segundo plano. Pero en el caso de Roland Dyens hay muchas líneas que se mueven en forma simultánea y son todas importantes, y eso lo hace especialmente valioso”.

Luis Orlandini.

Hamsa fue estrenada en  nuestro país por el Cuarteto de Guitarras de Chile, que lideraba el propio Orlandini. “Es una obra particular, muy bien escrita para la conformación, que permite mostrar los diferentes colores y un muy buen equilibrio entre el canto o las líneas melódicas y todo un juego de percusiones y de colores. Lo interesante es el tipo de escritura, donde Roland Dyens explora las bondades que pueden tener cuatro guitarras tocando simultáneamente, lo que no es tan fácil”, señala.

También Luis Castro destaca la partitura del compositor tunecino. “De las obras que vamos a tocar en el cuarteto , lo que llama más mi atención es el cuarteto original de Roland Dyens, Hamsa. Es muy interesante porque representa muy bien toda la música que él compuso. Además, tiene elementos muy entretenidos, en el ámbito rítmico, así como percusiones y efectos”, comenta. A su juicio, esta creación de 1998 sorprende todo el tiempo. “Escuchas de repente una especie de una danza húngara, una música media árabe y armonías muy jazzísticas”, apunta.

Luis Orlandini: “El Cuarteto de Guitarras es una oportunidad para dar cuenta del trabajo inter-cátedras e inter-generaciones que hemos hecho”

“Ésta es una oportunidad para consolidar una agrupación que se inició a fines del año pasado y que da cuenta del trabajo que hemos hecho inter-cátedras e inter-generaciones. Es una oportunidad muy bonita con un programa muy completo que muestra el formato de cuarteto y también dos dúos en una línea editorial que hemos buscado para darle sentido al concierto”, aclara el profesor Orlandini.

Raimundo Luco está próximo a dar su concierto de título, a inicios de septiembre. “Ha dado muestras de ser un verdadero artista. Es un artista de gran, pero gran proyección, de una gran cultura y de unas capacidades superlativas”, destacó su profesor Luis Orlandini, hace algunos meses (ver nota aquí).

De Andrés Bizarro, su profesor, Luis Castro, destacó “su gran musicalidad” y “su gran capacidad de estudio. Además, está estudiando composición y eso ha cambiado muchas cosas en él, en cuanto al estudio de las obras, en cuanto al entendimiento de la música y cómo desarrollar la interpretación. Lo que más destaco es su talento musical” (ver nota aquí).

El cuarteto de guitarras actuó en enero pasado en el Ciclo de Verano 2022 del Instituto de Música UC. Foto: Música UC.

Ambos se presentaron en el Ciclo de Intérpretes del Siglo XXI, que se realizó en noviembre pasado en el Campus Lo Contador, oportunidad reservada para estudiantes becarios del Instituto de Música UC (ver el concierto de Luco aquí, y el de Bizarro aquí). Luego, en enero, ambos actuaron junto a sus profesores, en formato de cuarteto de guitarras, en el Ciclo de Verano 2022 (ver concierto aquí). Ahora, debutarán en la Temporada de Cámara.

Raimundo Luco: “Este repertorio va a sorprender al público”

Raimundo Luco apunta que el programa reúne “un repertorio muy contrastante”, y que va a “sorprender al público”. Destaca, además, el arreglo que abordarán de la suite de Grieg: “Peer Gynt ofrece melodías completamente reconocibles; estoy seguro de que la gente que venga al concierto va a abrir grandes los ojos y pensar ‘yo conozco esta melodía’. Lo otro interesante que tiene es que es música que fue compuesta para una obra del dramaturgo noruego Henrik Ibsen”.

¿Le gustaría comentar cómo este programa da cuenta de la importancia que tuvieron los nacionalismos musicales?

“Los nacionalismos justamente marcan estos contrastes que hay entre las distintas obras del programa. El nacionalismo quizás más marcado es el de Moreno Torroba, quien logra plasmar en la guitarra un estilo completamente español a través de las Estampas, que son ocho momentos distintos dentro de esta obra icono de la cultura española, y cada uno de sus momentos es muy contrastante con el siguiente”.

Raimundo Luco. Foto: Gonzalo Beltrán.

Usted y Luis Orlandini abordarán un arreglo de Claro de Luna de Debussy, que ya han tocado varias veces juntos como dúo, en conciertos en Lo Matta Cultural y en el teatrino del Centro de Extensión Oriente. ¿Qué representa volver a interpretarlo?

Claro de Luna fue la primera pieza que abordamos con mi profesor, con Luis Orlandini, por lo que tiene también una proximidad con nosotros muy importante, y es un placer volverla a tocar en este programa”.

Andrés Bizarro: “El nacionalismo español de Estampas se nota desde las entrañas de la obra”

Andrés Bizarro aclara que “todas las obras del programa son muy distintas. Por gusto personal, destacaría Estampas de Moreno Torroba porque siento que es un nacionalismo español y eso se nota mucho desde las entrañas de la obra. A mí me había tocado escucharla por un cuarteto antes, en grabaciones, no en concierto, y ahora estar tocándolas y ver exactamente qué era lo que hacía cada guitarra y qué lograba ese sonido, lo encuentro espectacular”.

Andrés Bizarro. Foto: Gonzalo Beltrán.

Usted abordará, como dúo con su profesor Luis Castro, Elegía, de Daniel Lesur. ¿Qué le gustaría comentar de esta obra?

“Es de las obras más etéreas de este repertorio que abordaremos. En ese sentido, se parece un poco a Brouwer y a Dyens, pero al mismo tiempo se diferencia en que no tiene una trama que se comprenda fácilmente. En la obra de Lesur de repente uno no sabe lo que está escuchando, es súper abstracta. Incluso sucede que no sabes dónde poner los pies. Pero lo lindo de la obra es que las guitarras van siempre entrecruzadas, entonces lo que toca una después pasa a la siguiente guitarra mientras se van intercambiando, siempre es un vaivén de estar sonando cosas parecidas”.

Se suma Luis Castro: “Lesur es una obra bien bonita, tiene unos aires a la música de Debussy. Tiene una melodía bien clara y tiene mucho arpegio; de repente quedan las dos guitarras sonando con un arpegio, es decir, es como un piano grande. Su sonido es bien bonito”.

Raimundo Luco: “Actuar en la temporada no es sólo valioso, sino necesario para los estudiantes”

Los jóvenes guitarristas son enfáticos respecto de cómo el Cuarteto de Guitarras de la UC representa la posibilidad de trabajar con profesores y de compartir escenario con ellos y también con un compañero de estudios.

“Es realmente un privilegio, y un placer tocar con un compañero y con dos profesores. Encuentro que, más allá de la complicidad musical, hemos podido también desarrollar una complicidad en lo afectivo, y esperamos que eso se vea en el momento del concierto”, señala Raimundo Luco.

Captura del concierto que Raimundo Luco dio en noviembre pasado en el ciclo Intérpretes del Siglo XXI. Foto: Música UC.

Para Luco, actuar en la Temporada de Cámara, "no sólo es valioso; yo creo que es necesario. Y que debiese más frecuente. Como estudiantes nos acostumbramos a tocar solamente en momentos de estudio, solos, solas, o en momentos de audiciones y de exámenes, entonces ha sido un descubrimiento enorme empezar a tocar en público y comenzar a gozar del escenario y recordar por qué uno hace lo que hace. Creo que es fundamental que los estudiantes y las estudiantes tengan el espacio para poder tocar, tanto solos y solas como con profesores”.

Andrés Bizarro: “Es genial poder contribuir con una pequeña parte a lo que muestra el Instituto de Música UC para afuera”

Andrés Bizarro reconoce que “la experiencia ha sido genial para mí. De hecho, le he comentado a los profesores y a Raimundo que esto lo veo como una oportunidad increíble de poder formarme con ellos. La carrera de intérprete es muy solitaria, entonces tener esta oportunidad para seguir formándote, aprender y al mismo tiempo hacer música con otros músicos es increíble. Y más encima, con mis profesores, es algo para mí espectacular”.

Captura del concierto que Andrés Bizarro dio en noviembre pasado en el ciclo Intérpretes del Siglo XXI. Foto: Música UC.

Bizarro valora el trabajo con los profesores, y también con su compañero: “Raimundo siempre ha sido de los más destacados en la cátedra, un ejemplo a seguir. Si bien él es menor que yo, ya salió, está preparando su concierto de título y siempre ha sido un ejemplo para mí poder ver cómo trabaja, siempre le pido consejos, desde que entramos aquí y nos hicimos compañeros y posteriormente amigos. Entonces ha sido súper grato trabajar con ellos”.

Para Andrés Bizarro, actuar en la temporada “es ver cómo un sueño se empieza a concretar. Es genial saber que lo que he podido trabajar todos estos años de alguna forma está contribuyendo en este instante a lo que muestra el Instituto de Música UC para afuera. Me siento súper importante en ese sentido, por poder contribuir aunque sea con una pequeña parte, a lo que se está mostrando, a la música que se va a escuchar”.

Comparte nuestro contenido en: