Musicalidad, perseverancia e intuición: profesores revelan los atributos de estudiantes que actúan en Lo Contador

16 de noviembre de 2021


Un variado repertorio abordarán los siete estudiantes becarios de piano, guitarra y percusión que protagonizarán el ciclo Intérpretes del Siglo XXI en la Sala La Capilla. Los conciertos contarán con público presencial desde el martes 16 al jueves 18 de noviembre, y serán estrenados en forma digital los días 23, 24 y 25 de noviembre en Musica.uc.cl.

Todos son becarios del Instituto de Música UC; es decir, están entre los mejores de sus respectivas generaciones. Los siete estudiantes de piano, guitarra y percusión que actuarán en el ciclo Intérpretes del Siglo XXI se convertirán en un futuro cercano en protagonistas de la escena musical, ya sea que se incorporen a grandes orquestas, se dediquen a la música de cámara o elijan una carrera solista.

Sin embargo, desde hoy ya es posible para el público comenzar a escucharlos en acción, y ser testigos privilegiados del proceso de maduración de cada uno de ellos en el camino a consolidarse como músicos integrales.

El Instituto de Música UC llega al Campus Lo Contador con tres conciertos, desde el martes 16 al jueves 18 de noviembre. Se realizarán en la Sala La Capilla, y contarán con público presencial, en El Comendador 1916, Pedro de Valdivia Norte. El aforo es de 50 personas y se observará un estricto protocolo sanitario que incluye el pase de movilidad, el tamizaje oficial de la UC y el uso permanente de mascarilla. La inscripción es gratuita e individual aquí.  La inscripción es gratuita y se realiza aquí.

Por razones técnicas, no se transmitirán en live streaming, sino que se estrenarán como conciertos digitales los días 23, 24 y 25 de noviembre, respectivamente. Siempre a las 19:00 horas, en Musica.uc.cl.

Un alumno de comprensión musical exquisita y un verdadero artista

Abrirá el concierto inaugural el pianista Juan Cristóbal Undurraga. Su profesora, Constanza Rosas, destaca que es “un alumno excepcional, sensible, dedicado, tremendamente comprometido, con una comprensión musical exquisita y creativo. Además, tiene una bondad infinita”. Juan Cristóbal Undurraga contrapondrá la danza en el Barroco y el Romanticismo a través de piezas de Jean-Philippe Rameau y el Vals Mefisto de Franz Liszt. “La obra de Rameau es maravillosa y es un repertorio que rara vez se interpreta en piano, y contrasta enormemente con el Vals Mefisto de Liszt, que es extrovertido, lleno de destreza técnica y temperamento”, apunta su profesora.

Juan Cristóbal Undurraga, pianista, y Raimundo Luco, guitarrista. Foto: Gonzalo Beltrán.

En la segunda parte del concierto, se presentará el guitarrista Raimundo Luco, alumno de Luis Orlandini, quien destaca que “es un estudiante muy destacado, está terminando su carrera y ha dado muestras de ser un verdadero artista. No me atrevo a decir esas palabras con tanta facilidad, pero en el caso de él, sí me atrevo a decirlo. Es un artista de gran, pero gran proyección, de una gran cultura y de unas capacidades superlativas”.

Raimundo Luco interpretará obras de gran envergadura: la Ciaccona de la Partita N°2 de Johann Sebastian Bach y Bagatelas de William Walton. Además, invitó a su profesor a compartir escenario con él. “Yo acepté inmediatamente porque me pareció súper bonito y motivante. Creo que debiera hacerse más a menudo esto de que participen los profesores con sus estudiantes en el escenario”, comenta Orlandini. Juntos abordarán un arreglo para dos guitarras de Claro de Luna de la Suite Bergamasque de Claude Debussy.  “Hacer este dúo es darse un gusto en el placer de hacer música en conjunto y de compartirla con el público”, reconoce el profesor.

Una música integral y dos ejemplos de perseverancia

La segunda jornada, el miércoles 17 de noviembre, María Julia Mancero, en piano, presentará la Sonata N° 31 de Ludwig van Beethoven. Su profesora, Liza Chung, destaca que es una música integral. “Es una chica sumamente inteligente que se ha esmerado en aplicar todo lo aprendido, no solamente las clases de piano, ya sea en la técnica musical y pianística, sino que, además, le fascina realmente aplicar todo el resto de los conocimientos, ya sea análisis, armonía. Esto hace muy interesante trabajar con ella porque se combinan discusiones de análisis, de temas como de dónde algo y cómo eso se aplicaría en la interpretación”, detalla la profesora Chung.

María Julia Mancero. Foto: Gonzalo Beltrán.

En la segunda parte del concierto, los percusionistas Marcial Pino y Matías Peñailillo interpretarán dúos de la segunda mitad del siglo XX. Su profesor, César Vilca, destaca sus atributos musicales, tanto técnicos como interpretativos, y también su perseverancia. “Ambos son de fuera de Santiago, y han puesto un esfuerzo destacable para seguir trabajando a pesar de las intermitencias de la pandemia. Hay mucho mérito en este trabajo”, indica.

Marcial Pino y Matías Peñailillo, percusionistas. Foto: Mary Paz Albornoz.

La primera obra que presentarán es Snap Shot, de Ali N. Askin, que ya la interpretaron en septiembre, dentro de la 57ª temporada de conciertos del Instituto de Música UC. “Matías Pañailillo se está titulando en algunas semanas más y Marcial Pinto está casi en la mitad del recorrido, y juntos se han retroalimentado y crecido en este trabajo de cámara y de ensamble”, señala César Vilca, y destaca que la obra tiene exigencias poco convencionales, como emular el caminar con los pies mientras van percutiendo, o el lanzamiento aleatorio de bolitas de ping pong. La otra obra, Carousel, David Friedman y Dave Samuels, representa un interesante desafío pues tiene características de improvisación.

Musicalidad, capacidad de estudio e intuición

La última jornada del ciclo, el jueves 18 de noviembre, Andrés Bizarro Valderrama abordará repertorio latinoamericano emblemático para la guitarra, con dos obras chilenas: Tres preludios, de Darwin Vargas y Tonádica Violética a Violeta Parra, de Juan Antonio Sánchez, además del Preludio N° 3 de Heitor Villa-Lobos y Elogio de la danza de Leo Brouwer.

“Destaco la gran musicalidad que tiene Andrés Bizarro, y su gran capacidad de estudio. Además, está estudiando composición y eso ha cambiado muchas cosas en él, en cuanto al estudio de las obras, en cuanto al entendimiento de la música y cómo desarrollar la interpretación. Lo que más destaco es su talento musical”, indica Luis Castro, su profesor.

Del programa, apunta que una de las dificultades que tiene es lograr que los rasguidos, más bien folclóricos de la obra dedicada a Violeta Parra de Juan Antonio, Chicoria, Sánchez, resulten lo más natural posible, que no sean tan académicos. El programa, además, será una exhibición de versatilidad: desde las exigencias rítmicas de la obra de Leo Brouwer hasta el profundo romanticismo y expresividad del Tercer Preludio de Villa-Lobos.

Melissa Rosales, pianista, y Andrés Bizarro Valderrama, guitarrista. Foto: Gonzalo Beltrán.

Este concierto cerrará con Melissa Rosales, pianista que ya debutó con la Orquesta Sinfónica de Antofagasta y la directora Ninoska Medel, a fines de agosto, en el Concierto N°21 de Wolfgang Amadeus Mozart. Ahora, interpretará dos obras de Claude Debussy: el Estudio N°1 para los cinco dedos, y Pagodas, del tríptico Estampas, para terminar con la Rapsodia Op. 79 N°1 de Johannes Brahms.

Su profesora es Liza Chung, quien comenta que recién este año han podido trabajar juntas presencialmente, una vez que se levantaron parcialmente las restricciones sanitarias, pues Melissa Rosales inició sus estudios el año pasado. “Es una chica con un talento natural bastante impresionante en el instrumento, y es musicalmente intuitiva. Trabajar con ella es muy interesante porque a partir de la intuición vamos agregando conocimiento racional a su intuición musical. Creo que tiene un gran futuro; va aprendiendo todos los días a comprender su intuición musical, y eso es muy lindo”, explica la profesora Chung.

 

Comparte nuestro contenido en: