Nuevos caminos de colaboración internacional abre el profesor Gerardo Salazar como maestro invitado en Iberacademy, en Medellín

9 de septiembre de 2022


Además de dictar clases magistrales para jóvenes intérpretes y profesores de percusión, el académico ofreció conciertos y cimentó nuevos vínculos con universidades de Medellín.

El profesor del Instituto de Música UC Gerardo Salazar Maureira fue uno de los maestros invitados para trabajar en uno de los principales programas de la Academia Filarmónica Iberoamericana, Iberacademy, en Medellín. A lo largo de dos semanas, el percusionista dictó una serie de clases magistrales para niños y jóvenes instrumentistas, y también para profesionales dedicados a la enseñanza de las nuevas generaciones. Asimismo, ofreció también conciertos.

"Recibí una invitación a través del maestro Alejandro Posada, destacado director colombiano que es el cofundador de Iberacademy, institución que busca capacitar a niños, jóvenes y futuros profesionales relacionados con la música de cámara y con la música de orquesta", comenta Gerardo Salazar, subdirector de Extensión del Instituto de Música UC, timbal solista de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile e instructor de percusión de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles, FOJI.

Además de enseñar a jóvenes intérpretes, el profesor Salazar Maureira también dictó clases magistrales para una red de profesores que actualmente enseñan percusión en Colombia. "Trabajé con todos ellos dándoles instrucciones distintas respecto según las edades, compartiendo conocimientos referidos al ámbito de la percusión académica", indica."

En relación a los profesores, trabajé en la actualización de bibliografías, en cómo se están abordando los actuales repertorios en los distintos instrumentos de percusión y cómo se está enseñando la interpretación de la percusión docta hoy en día. Con los estudiantes universitarios trabajé técnicas que tienen que ver con el desarrollo ideal para poder lograr una experticia en cada instrumento. Y con los niños más pequeños hablé un poco más de repertorio, de ejercicios y de metodologías que ayudaran a la comprensión del correcto dominio de los instrumentos, según sus edades", detalla Gerardo Salazar.

Además, el profesor de Música UC pudo mostrar en escenario todo aquello que estaba enseñando, pues tuvo una destacada participación en varios conciertos, como percusionista y también dirigiendo un ensamble. "Hice cuatro conciertos. En la primera semana, toqué con la Orquesta IberAcademy. Entre los maestros extranjeros invitados había un concertino francés, un contrabajista norteamericano, y quien les habla en la percusión", cuenta Salazar Maureira.

La Orquesta IberAcademy reunió a los estudiantes más destacados de cada instrumento, quienes fueron seleccionados a través de un proceso de audiciones. El concierto contó con la conducción del director español Roberto González-Monjas, cofundador de la Academia Filarmónica Iberoamericana.

"En Colombia logramos hacer conciertos impacto, hubo muy buenos comentarios, y espero poder replicar aquello acá en Chile"

Asimismo, el profesor trabajó con diversas agrupaciones en música de cámara. "En paralelo fui preparando un concierto impacto de ensamble de percusión que se me pidió. Preparé un repertorio de alta complejidad, con dos obras chilenas que fueron estrenadas allá, de Aliocha Solovera y Christian Hirth, y otras piezas europeas y norteamericanas. Y para que fuera más atractivo, le encargué visuales a la artista visual chilena Gähl para tres de las ocho obras de ese programa, para que se proyectaran en tiempo real durante el concierto. Fue una colaboración artística en la línea de la interdisciplinariedad. Y fueron realmente conciertos impacto; hubo muy buenos comentarios, la gente quedó muy contenta y se produjo un diálogo, porque yo iba explicando las obras y le dimos valor a la propuesta artística", explica Gerardo Salazar.

Esos conciertos se realizaron en el Museo Maja de la localidad El Retiro, en las afueras de Medellín, y en el Teatro Suramericana de Medellín, y ambos fueron parte del Festival de Música de Cámara Iberacademy. Vea un extracto aquí.

Este trabajo de colaboración artística entre la música y las artes visuales, no es sólo un formato que permite atraer nuevas audiencias, sino también es un ejercicio propio de la exploración artística de un intérprete, ¿no?

"Sin duda. Estoy en una etapa en la cual, aparte del formato convencional del concierto de cámara y orquestal, al que estoy acostumbrado, siento bastante atracción por complementar los timbres, las sonoridades y los colores de la percusión con otras formas de información que se inspiren en la propia música. Creo que el accionar de una creadora visual sobre lo que ya está constituido como partitura y que suena, y que visualiza esa creación, es algo que suma. El estreno de este programa lo pude hacer en Medellín, y espero replicarlo acá en Chile, y seguir profundizando en eso. Por ejemplo, realizar encargos de obras a compositores, y a la vez solicitarles la creación de un gesto visual a artistas visuales, de manera que trabajen en conjunto, para una presentación integral. Éste es un nuevo concepto nuevo que hoy día se está ocupando bastante a nivel internacional y para mí es muy interesante este diálogo, el hecho de poder desarrollar nuevas propuestas artísticas, es decir, que ya no sólo sea el concierto en sí, sino que también tenga una presentación visual. Esto el público lo agradece porque es una experiencia que se vivencia en ese momento".

"Uno de mis objetivos era establecer vínculos con universidades colombianas para futuros convenios y colaboraciones, y encontré mucho interés. Esto abre un camino de internacionalización"

Entre la amplia difusión que realizaron los organizadores de la Academia Filarmónica Iberoamericana, se cuenta una invitación del profesor Salazar Maureira, que se viralizó a través de redes sociales. Revísela aquí.

El balance que hace el profeso Salazar Maureira es muy positivo "Estoy muy contento, tanto de las vivencias docentes como interpretativas", asegura. "Lo interesante de la asociación Iberacademy es que trabaja con distintas agrupaciones relevantes, a nivel mundial, de Austria, Suiza, Suecia, España, Miami y Colombia, y ahora se suma Chile. Porque con estas actividades, tuve la oportunidad de representar nuestra percusión docta en Colombia, en nombre de la Universidad Católica y también como solista de la Sinfónica Nacional de Chile, instituciones con cuyo apoyo conté para poder asistir", agrega.

"Además, Iberacademy también tiene relaciones con instituciones locales, por ejemplo con la Universidad de Antioquia y la Universidad de Eafit. Uno de mis objetivos fue también establecer vínculos con ellas, para que se puedan desarrollar convenios y colaboraciones con la Universidad Católica, de manera que, por ejemplo, algunos estudiantes puedan hacer una pasantía, o que profesores puedan venir a Chile. Como subdirector de Extensión del Instituto de Música UC, tenía esa misión, y me fue bastante bien, hay mucho interés por poder complementar una buena actividad a futuro en conjunto. Es algo muy positivo que abre un camino de internacionalización, en una línea de desarrollo que el propio rector de la UC impulsa", cierra Gerardo Salazar.

Comparte nuestro contenido en: