Rodrigo del Pozo en Bach Santiago: “Tratamos de recrear la sonoridad que Bach probablemente tuvo en mente”.

18 de agosto de 2021


El tenor está a cargo de la dirección artística de una nueva entrega del ciclo Bach Santiago, en forma conjunta con el violinista Gonzalo Beltrán. Se interpretan las Cantatas BWV 168, 86 y 85 y el concierto se transmite a las 18:00 horas del domingo 22 de agosto en Musica.uc.cl

photo_camera Rodrigo del Pozo, tenor y profesor de Música UC. Foto: Gonzalo Beltrán.

Cuando el recordado profesor Víctor Alarcón inició uno de sus más ambiciosos proyectos, Bach Santiago, en julio de 2018, lo hizo con un equipo que contaba con el tenor Rodrigo del Pozo como asesor vocal. Tras su prematura muerte, el Instituto de Música UC le ha dado continuidad al monumental proyecto que busca convertir a Santiago en la primera ciudad latinoamericana donde se interpreten todas las cantatas de Johann Sebastian Bach.

Ahora, el propio profesor Rodrigo del Pozo toma un rol protagónico en la vigésima entrega del ciclo Bach Santiago: se ha hecho cargo de la dirección artística, en forma conjunta con el violinista Gonzalo Beltrán, del concierto se transmitirá el 22 de agosto a las 18:00 horas en Musica.uc.cl.

“Fue un proyecto interesante para mí, que un poco me recordó lo que hacíamos tiempo atrás con Víctor Alarcón, con quien también dirigíamos juntos muchos proyectos”, comenta el profesor Rodrigo del Pozo. 

“Yo me encargué de trabajar la parte vocal y darle una cierta unidad con los cantantes; es gente experimentada así que no tuve que enseñarles nada, sino que nos pusimos de acuerdo en algunas ideas de fraseos y cosas así, que son propias del lenguaje de Bach. Y Gonzalo Beltrán, siendo un músico fantástico y con gran experiencia desde el violín barroco, trabajó la parte instrumental, es decir, la orquesta. Cada uno se encargó de la parte que tiene más conocimiento y más acercamiento. La colaboración fue buena, interesante, positiva”, agrega.

Se ofrecerá una interpretación históricamente informada, con instrumentos de época, de tres obras de Johann Sebastian Bach (1685-1750). La Cantata BWV 168 Tue Rechnung! Donnerwort (¡Rinde cuentas! Palabra tronante); la BWV 86 Wahrlich, wahrlich, ich sage euch (De cierto, de cierto os digo) y la BWV 85 Ich bin ein guter Hirt (Yo soy un buen pastor).

Participan la soprano Pilar Garrido, la mezzosoprano Evelyn Ramírez, el tenor Rodrigo del Pozo y el barítono Patricio Sabaté. El ensamble instrumental lo lidera el concertino Gonzalo Beltrán y lo integran Juan Fundas y Diego Villela, en oboes; Franco Bonino en fagot; Miguel Ángel Muñoz, en violín; Pablo Salinas,en viola; Sebastián Mercado, en violonchelo; Carlos Arenas, en contrabajo, y Verónica Sierralta, en órgano.

“Escuchar una obra bien interpretada y en instrumentos de época tiene un valor y un colorido especiales”

Rodrigo del Pozo tiene una brillante carrera como solista, con foco en el Barroco y más de 45 discos. Ha grabado, de hecho, versiones de referencia de algunas Pasiones de Bach, y ha trabajado con Concerto Palatino, el Gabrieli Consort, la Orchestra of the Age of Enlightenment, y con directores especialistas de la talla de Andrew Parrott.

Como dupla ya trabajaron con Gonzalo Beltrán en otro programa de 2019 de cantatas de Bach, con instrumentos barrocos. “Ésta es mi propuesta, es el mundo en el cual mayormente me he desempeñado en Europa y Estados Unidos. Considero que escuchar una obra bien interpretada y en instrumentos de época tiene un valor y un colorido especiales. Y creo que eso es muy difícil de conseguir con instrumentos modernos, en los cuales la estética es otra y la sonoridad es otra, y en el fondo dificulta un poco entender lo que Bach tenía en mente cuando hacía estas obras”, destaca Rodrigo del Pozo.

Las tres cantatas que acaban de grabar en el Templo Mayor del Campus Oriente UC, indica, son para cuatro solistas vocales y todas tienen un coral final, y que las interpretarán como se hacía en la época de Bach. “El coral final lo cantaban los cuatro cantantes, o sea no es la versión que se suele tener presente de cuatro cantantes más los coristas. Acá no hay coro, sino que cuatro cantantes hacemos todos”.  Igualmente, señala que habrá un instrumento por cuerda, “que fue como probablemente lo hizo Bach. Nosotros seguimos las indicaciones de varios directores y scholars que están en esa apuesta, como Andrew Parrot,  Joshua Rifkin y Paul McCreesh”.

Usted trabajó con este mismo enfoque historicista en Europa, ¿no?

Sí. Trabajé diez años en Europa, y sigo yendo. Este enfoque está hace bastante tiempo ya, no es ninguna novedad en realidad. La nueva lectura de Bach ya no es tan nueva, tiene ya 30 o 20 años”.

Sin embargo, hoy siguen persistiendo en paralelo otros enfoques, ¿no?

“Sí, hay otros enfoques. Sobre todo cuando uno lo hace con instrumentos modernos, ahí la situación es diferente. Nosotros, en esta versión, utilizamos instrumentos de los cuales Bach dispuso, o sea, tenemos dos oboes, que son instrumento obbligatto, y usamos un fagot que queda muy bien cuando hay oboes en el continuo, aunque Bach no pide un fagot. Tratamos de recrear la sonoridad que Bach probablemente tuvo en mente”. 

Entonces, ¿que en este concierto los cuatro cantantes hagan la parte solista y los corales no obedece a una reducción por razones sanitarias, sino de estética?

“Probablemente Bach trabajó con cuatro cantantes, no más. Hay investigaciones musicológicas que han demostrado que incluso las obras grandes de Bach, como las Pasiones, probablemente las hizo con ocho cantantes, cuatro solistas y cuatro ripienistas, que son quienes cantan los coros y los corales”.

¿Qué distinguirá, entonces, la entrega de estas tres cantatas que ofrecerán el domingo 22?

“Es una versión en instrumentos de época, con un ensamble reducido como probablemente Bach lo pensó y usando instrumentos que Bach tuvo a su disposición. No diría que esto es una novedad, sino que sigue una corriente que comenzó a inicios de los años 70. Esto genera un colorido muy especial, y hace que también los equilibrios entre los instrumentos y las voces ocurran de manera muy natural. Se establecen muy buenos equilibrios, no hay por qué forzar nada”.

Comparte nuestro contenido en: