Samuel Poblete y Marcela Rodríguez revelan las claves del concierto de viola y piano que ofrecerán en Sala Luksic

13 de mayo de 2022


El violista Samuel Poblete, recién titulado en el Instituto de Música UC, estrenará en Chile una desafiante obra que el compositor irlandés Garth Knox escribió en pleno confinamiento. Además, junto a la pianista Marcela Rodríguez, abordarán icónicas obras de Brahms, Britten y Piazzolla. El concierto es el jueves 19 de mayo.

photo_camera Samuel Poblete y Marcela Rodríguez. Foto: Carlos Arriagada.

El violista Samuel Poblete Aguilera (1998) se tituló en septiembre pasado en el Instituto de Música UC. Ingresó al ciclo elemental en 2013 y al ciclo universitario en 2016. Al año siguiente, fue invitado por primera vez para integrarse a los conciertos de la temporada de Música UC y luego, al ciclo Bach Santiago. En agosto del año pasado rindió homenaje a Antonin Dvorák, al cumplirse 180 años de su nacimiento, junto a cuatro docentes de cuerdas de Música UC, incluida su profesora, Penelope Knuth.

Sólo unas semanas después, dio su concierto de título. Lo acompañó la profesora Marcela Rodríguez Hidalgo, en piano. “La experiencia fue un poco difícil debido al contexto pandémico; no se permitió aforo y yo tenía ganas que de presentarles mi programa a la gente, amigos y familiares. Pero, a pesar de eso, fue un concierto muy hermoso, debido a lo que significa para mí el finalizar la carrera”, recuerda Samuel Poblete.

Básicamente, estuvieron sus padres y los integrantes de la comisión evaluadora. Sin embargo, el refinado diseño del programa y la excelencia interpretativa le valieron poder volver a hacer este concierto, esta vez con público presencial. Se titula “Viola y piano: distintas latitudes”, y será ofrecido a las 13 horas del jueves 19 de mayo en la Sala Luksic del Campus San Joaquín UC (Vicuña Mackenna 4860, Macul). La inscripción es gratuita, aquí. Además, será transmitido en directo en Musica.uc.cl.

El programa es particularmente atractivo: ofrece un recorrido desde el siglo XIX hasta la actualidad, a través de obras que exhiben muy diversas posibilidades de la viola. Se escucharán tres obras para viola y piano: Lachrymae: Reflections on a song of Dowland (1950) de Benjamin Britten; la Sonata Op. 120 nº2 (1894) de Johannes Brahms y Le Grand Tango (1982) de Ástor Piazzolla. Asimismo, Samuel Poblete ofrecerá el estreno en Chile de Quartet for One (2020) de Garth Knox (1956).

Samuel Poblete: “Estrenar en Chile una obra de Garth Knox es un aporte a nuestra comunidad violística”

Quartet for One fue comisionada por el virtuoso violista Lawrence Power a mediados del año 2020, como parte de su proyecto pandémico “Lockdown commissions”: encargó diez obras para viola sola, que fue estrenando en el techo de los sitios musicales más icónicos de Londres.

Hablemos del lenguaje de este compositor irlandés, que además es un muy virtuoso violista. ¿Cómo es Quartet for One? ¿Utiliza técnicas extendidas?

“Es propiamente un Cuarteto para uno. El desafío para el intérprete es poder ir contando este discurso e ir 'sumando' los instrumentos. En términos técnicos, ir agregando cuerdas a lo que se está tocando. Cada movimiento está dedicado a un instrumento, y así se van sumando cuerdas. Comienza con la viola en la tercera cuerda; después se suma el chelo, con la cuarta cuerda, pero ahí se toca en la conversación entre dos cuerdas, entre viola y chelo; después se añade el pizzicato que es la segunda cuerda, y representa al segundo violín, y hay una conversación triple aquí, para llegar al cuarto movimiento, donde se añade la cuerda más aguda y donde está la parte más virtuosa. Por supuesto que el compositor trata de escribir de forma tal que haya momentos 'solistas', que se vayan alternando, y de repente acordes de cuatro notas, es decir, los cuatro instrumentos sonando”, describe detalladamente Samuel Poblete.

Samuel Poblete, violista titulado en Instituto de Música UC. Foto: Carlos Arriagada.

El irlandés Garth Knox, eximio violista además de compositor, utiliza en esta nueva creación algunas técnicas extendidas. Hay, por ejemplo, “un efecto de telephone sounds, que es tocar aproximadamente a la mitad del instrumento, lo que permite llegar a las cuatro cuerdas y tener un sonido de teléfono, con un corte de frecuencias graves y frecuencias agudas”, explica Poblete.

Igualmente, indica, se utiliza el efecto de sul ponticello, y la cuarta cuerda está escrita con scordatura, un tono y medio más abajo, para acercarse un poco al registro del chelo. ”Eso ya genera una serie de cambios en el propio instrumento, por ejemplo, genera otros armónicos y desafina un poco las otras cuerdas. Por eso voy a tocar esta obra con una viola distinta”, aclara Poblete.

¿Disfruta mucho este desafío? ¿Es orgullo estrenar una obra de Garth Knox a los 24 años de edad?

“Sí, la verdad es que sí; me gusta mucho tocarla, y creo que estrenarla en Chile es un aporte a la comunidad violística. Y sí, estoy muy contento y también agradecido con el compositor, ya que lo pude contactar el año pasado y él fue quien me dio las directrices para poder preparar esta obra puesto que no hay referencias de grabación más que el estreno absoluto del violista Laurence Power en Londres y del mismo compositor, que también tocó esta obra, pero después”.

Marcela Rodríguez: “Samuel Poblete cuenta con tantos recursos interpretativos como violista, que es siempre interesante tocar con él”

“Tocar con Samuel siempre ha sido un agrado. Tengo el honor de haberlo acompañado en toda su carrera como estudiante, en muchas audiciones, exámenes y tocar en su título fue el punto culmine. Es muy lindo ver el proceso de desarrollo de los estudiantes hasta que se titulan”, comenta Marcela Rodríguez, pianista acompañante que ingresó a la planta académica del Instituto de Música UC.

El programa “Viola y piano: distintas latitudes”, revela, “fue la propuesta de título de Samuel Poblete, el cual fue calificado con nota sobresaliente. Hubiera sido una lástima no haberlo podido compartir con más gente”.

La pianista Marcela Rodríguez, profesora del Instituto de Música UC. Foto: Carlos Arriagada.

La profesora Rodríguez es enfática: “Como violista, Samuel cuenta con tantos recursos interpretativos que es siempre interesante tocar con él. En este mismo concierto, donde la viola muestra un espectro tan amplio de efectos, sonido y estilos, Samuel logra mostrar a la viola como un excelente instrumento solista”.

Aplaude, además, que este concierto se realice en la Sala Luksic porque así el Instituto de Música UC se acerca al estudiantado y vecinos del Campus San Joaquín, personas que por razones de horario de traslado, no pueden asistir a los conciertos en el Campus Oriente.

Respecto de las obras que interpretará junto a Samuel Poblete, destaca que “las tres obras son muy distintas, pero es imposible no comentar a Brahms y su Sonata Op.120 nº2, ya que la compuso estando en su etapa final como compositor, y es una obra ícono del repertorio para violistas”. Interpretarán el primer movimiento de esta pieza.

Samuel Poblete: “Este programa busca es mostrar la mayor cantidad de colores, timbres,  melodías y sonidos que los compositores seleccionaron para la viola”

El violista, por su parte, aclara que, independiente de que la gestación de la Sonata para viola y chelo Op. 120 nº2 de Johannes Brahms sea previa a Lachrymae de Benjamin Britten, la sonoridad de esta última es arcaica. Ello, explica, porque está inspirada en una obra para laúd del compositor inglés John Dowland: If my complaints could passions move, que fue publicada a fines del siglo XVI.” En ella hay una mirada hacia el pasado”, dice el violista. “En cierta forma, es una obra ‘seccionada’, y la idea es que se vea como un ciclo o como una evolución. Lo interesante de este 'tema con variaciones' es que el tema se presenta al último. Y eso es un misterio porque genera la expectativa de hasta dónde llegamos; escucharla es como escuchar una obra renacentista, eso es lo que el compositor pretende, y lo que pretende también uno como intérprete”, explica.

Samuel Poblete y Marcela Rodríguez, trabajando en la preparación del concierto. Foto: Carlos Arriagada.

La Sonata de Brahms, en tanto, fue originalmente escrita para clarinete y piano. Pero esta versión para viola fue escrita por el compositor alemán alrededor de un año después. “Brahms es uno de mis compositores predilectos. Me encanta esta obra; en ella el lenguaje de Brahms está completamente plasmado. Además, en esa época Brahms escribe una serie de obras que me gustan mucho el opus 111, que es el quinteto para dos violas, el opus 115 que es el quinteto con clarinete, después viene el opus 120, y entremedio está el 114 con clarinete, piano y chelo, el cual también escribió la versión para viola, o sea, viola, piano y chelo”.

Samuel Poblete destaca que incluyó Le Grand Tango de Ástor Piazzolla para aportar otro origen territorial y cultural en la riqueza del programa y también porque “le da un toque más enérgico. Además, es una obra que me gusta mucho escuchar, siempre quise tocarla en algún momento especial”.

Samuel Poblete y Marcela Rodríguez, trabajando en la preparación del concierto. Foto: Carlos Arriagada.

El sentido de esta curaduría, indica, “es mostrar la mayor cantidad de colores, timbres,  melodías y sonidos que los compositores seleccionaron para la viola. La sonoridad de Knox es muy moderna, con Brahms está la sonoridad clásica o tradicional; en Britten hay un sinfín de posibilidades. Es una muestra cosmopolita, un acercamiento a todas las épocas y estilos: están el romanticismo, la música contemporánea y la música latina, con el tango”.

El violista, además, expresa cuánto le emociona ofrecer su primer concierto como violista ya titulado, como parte de la programación del Instituto de Música UC. “Estoy muy contento, agradecido también por la oportunidad y por poder tocar con la profesora Marcela de nuevo. Siempre es un placer tocar con ella, y ahora podemos hacer una mirada quizás distinta, ya no pensando en el título, sino en cimentar una versión. También estoy muy agradecido de la profesora Penelope, por su ayuda siempre”, cierra Samuel Poblete.

Comparte nuestro contenido en: