fbpx

Sergio Candia: “Estas cantatas de Bach se relacionan con la esperanza y la respuesta siempre misericordiosa de Dios"

1 de octubre de 2021


Con un concierto que contará con público presencial, Estudio MusicAntigua UC debutará en el ciclo Bach Santiago el domingo 3 de octubre. “Lo sentimos como un inesperado premio a nuestro trabajo”, destaca el director del conjunto estable de Música UC, y entrega las claves de las tres cantatas que abordarán con la dirección de Alejandro Reyes.

El Instituto de Música UC vuelve a recibir en forma presencial al público el domingo 3 de octubre, en la vigésimo segunda entrega del ciclo Bach Santiago, monumental proyecto iniciado por el recordado profesor Víctor Alarcón en julio de 2018.

El concierto se realizará a las 18:00 horas, en el Templo Mayor del Campus Oriente UC, y contará con un aforo de 50 personas y un estricto protocolo sanitario que incluye el pase de movilidad, el tamizaje de la UC y el uso permanente de mascarilla. La inscripción es gratuita e individual, y se realiza aquí. Además, se transmitirá en live streaming en Musica.uc.cl. 

Será el debut de Estudio MusicAntigua UC en el ciclo Bach Santiago. Con la dirección de Alejandro Reyes y con los solistas vocales María José Brañes, Fernanda Carter, Felipe Gutiérrez y David Gáez, se interpretarán las Cantatas BWV 39, BWV 13 y BWV 81.

“En estas tres hermosísimas cantatas de Johann Sebastian Bach puede escucharse la maestría de este compositor para poner en música un relato de temática espiritual, empleando para ello una sofisticada técnica de retórica musical, con una escritura vocal e instrumental que ilustra el sentido profundo de estas cantatas, que eran escritas para el culto en diversos momentos del calendario litúrgico”, comenta Sergio Candia, director de Estudio MusicAntigua UC y encargado de la curaduría del programa. El flautista destaca, además, la sonoridad que han logrado a través de un trabajo de interpretación históricamente fundamentada, y el empleo de instrumentos de época.

¿Cuán interesante es para ustedes ser los primeros que contarán con público presencial desde marzo de 2020? 

Más que interesante, lo sentimos como un inesperado premio a nuestro trabajo, porque en realidad los músicos casi siempre nos sentimos en plenitud cuando todos quienes escuchan están en cuerpo presente. Se da una dinámica de interacción entre los músicos y los espectadores que es muy subliminal, pero de una gran potencia creativa. Siempre pasa algo más de lo esperado cuando hacemos la música en conjunto con nuestros auditores, cuando todo ocurre ‘en tiempo real’, como dicen algunos”.

¿Qué le parece que este proyecto del recordado profesor Víctor Alarcón se haya continuado?

“No me sorprende que esta iniciativa de Víctor haya continuado, porque toda su vida musical y docente estuvo marcada por grandes proyectos colectivos, por su natural espíritu y fuerza de convocatoria de todos los músicos, sus alumnos y amigos a unirse e intentar ser mejores a través del canto y la música. Así fue desde sus tiempos de estudiante en la universidad, que ambos compartimos como alumnos en el Instituto de Música UC. Ese espíritu de Víctor era muy contagioso y convocante, por lo que su partida sólo hizo que se potenciara. Por eso creo que podría decirse que el proyecto Bach Santiago sigue contando con lo que el profesor Gastón Soublette ha llamado la ‘segunda presencia’ de una persona, que se manifiesta más claramente a los que seguimos aquí en los actos y obras de la persona que ha partido de esta vida, pero que queda plasmada o infusa en nuestras propias acciones. Más aun, si podemos participar como agentes continuadores de esta obra aún en desarrollo”.

¿Qué representa para Estudio MusicAntigua UC sumarse al ciclo Bach Santiago? 

Nuestra participación como conjunto en este proyecto es algo que Víctor me anunció pocos días antes de inaugurar la iniciativa. Me dijo: ‘Hay algunas cantatas que tienen que hacerlas ustedes’. Han pasado tres años de eso y la invitación ahora se concretó”.

Las tres cantatas que interpretarán el 3 de octubre, ¿tienen algunas características en común más allá de su orgánico? 

Es cierto que el orgánico vocal e instrumental es muy similar en las tres cantatas, pero esto no es casual, sino que se debe a que comparten cierto ámbito temático en común, pues las tres están relacionadas con la esperanza y la respuesta siempre misericordiosa de Dios a los miedos y problemas de sus creaturas, especialmente del pueblo que lo imita en su práctica de vida cotidiana. La Cantata 39, para el primer domingo después de Trinidad, enfatiza la misericordia y el crecimiento espiritual del cristiano mediante el compartir generosamente con el prójimo. En definitiva, se relaciona con las bienaventuranzas de los misericordiosos, que son guiados en su caridad por el Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad divina. Las otras cantatas, la 13 y la 81, son para el segundo y cuarto domingo de Epifanía, es decir, tienen su centro temático en cómo Dios se nos va revelando en sus actos y cómo la fe del cristiano va descubriendo que siempre nos acompaña y protege. A mi parecer, la divina misericordia en la que Dios se va revelando a la humanidad y la presencia del Espíritu Santo constituyen un hilo conductor de estas tres cantatas. Los orgánicos de cantantes e instrumentos elegidos por Bach responden a un objetivo retórico y también a un programa pedagógico; esto se ve especialmente en la presencia de flautas y oboes, instrumentos asociados en la estética mística de Bach al espíritu divino, a los vientos celestiales y también a la muerte, vista como el momento de tránsito de la vida terrena a la vida celestial en la casa del padre. Así como se dice que los vitrales de las catedrales medievales eran la Biblia del pueblo analfabeto, podría decirse que el empleo de figuras y otros recursos de retórica musical, como también la ilustración sonora mediante los colores instrumentales, son una especie de Biblia sonora con la que Bach instruye y evangeliza al auditor, llevándolo a una lectura del relato evangélico en clave afectiva, simbólica y mística”.

Respecto de la Cantata BWV 39, Comparte tu pan con el hambriento, Sergio Candia destaca que los vientos de la primera parte del coro inicial “seguramente representan la presencia del Espíritu Santo, que es soplo y fuego divino”, y que cuando se hace referencia a la “gloria luminosa de Dios que se logrará como premio a la caridad”, Bach despliega una serie de figuras melódicas, “en un entramado sonoro de cuerdas y vientos que representan la música de los coros celestiales”. Marca también un punto respecto del aria de la soprano que es acompañado “por las flautas dulces, que fueron empleadas por Bach muy frecuentemente en una relación simbólica con la muerte y el momento del tránsito desde la vida terrenal a la celestial, tal como ocurre en su cantata fúnebre Actus tragicus BWV 106”.

La Cantata BWV 13, Mis suspiros y mis lágrimas, indica el profesor Candia, “se concentra en pintar de un modo casi dramático y teatral el desconsuelo del creyente que espera angustiado en medio de la noche de su espíritu que la misericordia de Dios se le manifieste”. Destaca, igualmente, que en el recitativo de la soprano “se realiza una vinculación teológica con la escena de las bodas de Caná” y en el aria del bajo, hay una asociación a la Estrella de Belén. En cuanto al aria del bajo, indica, su lamento corresponde al stile rappresentativo, “con figuras melódicas graduales descendentes y cromáticas”, que expresan su aflicción y llanto, y que se van articulando, en contraste, con la esperanza, representada “con rápidas escalas ascendentes, realizadas por el violín y las flautas en unísono”.

Con respecto a la última obra del programa, la Cantata BWV 81, Jesús duerme, ¿qué puedo esperar?, Sergio Candia explica que “Bach se muestra extremadamente teatral creando una serie de efectos y figuras melódicas que tienen la función retórica de exacerbar la atención del auditor hacia la trama dramática que se va tejiendo a lo largo de la cantata”. Jesús y los discípulos atraviesan una tormenta que cesa, indica, cuando se lo indica Jesús. “Esto da lugar a una atmósfera diferente creada por los oboes d'amore, como si un poder superior, espíritu de Dios, hubiera tomado el control. Los oboes anuncian la entrada de la luz celestial en medio de la borrasca”, cierra el profesor. 

 

 

Comparte nuestro contenido en: