expand_less

"Una flauta entre las cuerdas", la propuesta del profesor Guillermo Lavado: "Es un programa variado que va desde el 1700 a mediados del 1900 y con obras realmente muy bellas"

2 de julio de 2024


El flautista y académico del Instituto de Música UC abordará dos cuartetos de Wolfgang Amadeus Mozart y también dos obras para flauta y cuarteto de cuerdas: Impresiones de la Puna, de Alberto Ginastera, y Elpénor de Albert Roussel. Actuará junto con los violinistas Miguel Ángel Muñoz y Gonzalo Beltrán, la violista Mariel Godoy y el violonchelista Celso López. Serán dos conciertos gratuitos, el 2 de julio en el Centro de Extensión Oriente y el 3 de julio en el Centro Cultural GAM, dentro de la 60a Temporada de Cámara UC.

"Una flauta entre las cuerdas", así se titula el programa que abrirá el mes de julio en la 60a Temporada de Cámara UC. La propuesta fue diseñada por Guillermo Lavado, profesor de la cátedra de flauta del Instituto de Música UC, y serán dos presentaciones, ambas a las 19:30 horas, el martes 2 de julio en el Auditorio del Centro de Extensión Oriente UC (Jaime Guzmán 3.300, inscripción gratuita) y el miércoles 3 de julio en el Centro Cultural GAM (Alameda 227, inscripción gratuita).

"Este programa contempla dos cuartetos de Mozart, los cuartetos en Do mayor y en Re mayor, las Impresiones de la Puna de Alberto Ginastera, en versión para cuarteto de cuerdas y flauta, y una obra maravillosa de Albert Roussel, denominada Elpénor, que es una música incidental que escribió para un poema radiofónico. Será un programa variado, de una música maravillosa que espero disfruten", invita Guillermo Lavado.

El profesor nacido en Argentina acaba de participar, la semana pasada, en las dos funciones del programa "Mujeres compositoras de la Belle Époque", y este sábado 6 de julio será también parte del elenco en las dos funciones de la 2a Temporada Música UC para Niñas y Niños.

Guillermo Lavado, profesor de flauta del Instituto de Música UC.

Guillermo Lavado, profesor de flauta del Instituto de Música UC.

Ahora, en "Una flauta entre las cuerdas", Guillermo Lavado actuará junto a los también académicos de Música UC Gonzalo Beltrán en violín y Celso López en violonchelo, la exestudiante Mariel Godoy en viola y el violinista invitado Miguel Ángel Muñoz.

¿Con cuál foco pensó este programa? ¿Se trata de mostrar la interacción de la flauta con las cuerdas?

"Es un programa pensado en la interacción entre la flauta y las cuerdas, pero sobre todo pensando en obras de distintas épocas que creo que se complementan muy bien. Tocaremos el Cuarteto en Do mayor y el Cuarteto en Re mayor, que es el KV 285, fue escrito en 1777 y es quizás el cuarteto más célebre que escribió Mozart. El programa contempla una obra que yo aprecio mucho, que es una música incidental de Albert Roussel para un poema radiofónico de Joseph Weterings, Elpénor. Roussel la compuso en 1937 y es una música muy fresca, muy cálida y muy bien instrumentada para flauta y cuarteto de cuerdas. La otra obra que integra el programa, pensando un poco en nuestra tierra, es de Alberto Ginastera, y es la célebre Impresiones de la Puna. Está inspirada en la música folclórica argentina, es una obra muy querida y está también muy bien compuesta para esta formación. Entonces es un programa variado que va desde el 1700 a mediados del 1900 y contiene obras que son realmente muy bellas".

El violinista invitado Miguel Ángel Muñoz.

El violinista invitado Miguel Ángel Muñoz.

Entiendo que Impresiones de la Puna es una obra más bien temprana, pues la compuso a los 25 o 26 años Ginastera, quien es un compositor muy relevante para el desarrollo de la música, importante en Argentina, pero tal vez no es tan reconocido a nivel internacional considerando que tiene un peso equivalente a Heitor Villa-Lobos en Brasil. 

"Es típicamente una obra de un período suyo en el cual tenía más relación con la música de raíz folclórica, un poco a la manera de Villa-Lobos o Bartók, en contraposición quizás de la línea de Juan Carlos Paz, que era más de vanguardia. Pero está muy bien compuesta y está un poco en la línea de las Pampeanas, pues interactúa con ritmos folclóricos argentinos. ¿No es quizás tan conocido Ginastera? Yo creo que en general la música sinfónica, sí lo es; tiene un concierto para chelo y un concierto para arpa. Quizás en Chile se toca poco, pero es un compositor de mucha obra, con obras también muy importantes para piano".

Ensayo, 2 de julio de 2024. Foto: Romina de la Sotta.

La otra obra para flauta y cuarteto de cuerdas que interpretarán será Elpénor, de Roussel, que se vincula a un mito griego bien interesante, es decir, también tiene muy presente un contenido extramusical, ¿no?

"Claro, es el mito griego de Elpénor, un compañero de Ulises, que fue una de las víctimas de la hechicera Circe; los han transformado a todos en cerdos, hasta que Ulises la obliga a devolverles su forma humana. Y ahí es que Elpénor se duerme en una terraza, se despierta en un sobresalto, se cae del techo y muere. Este poema radiofónico es breve, pero tiene una gran frescura. Soy un gran admirador de la obra de Roussel, quien escribió piezas notables para flauta, sinfonías y música de cámara. Esta obra me costó muchísimo conseguir, pero que finalmente di con ella y creo que va a ser un gusto para el público escucharla".

El profesor de violín en el Instituto de Música UC, Gonzalo Beltrán.

El profesor de violín en el Instituto de Música UC, Gonzalo Beltrán.

El programa se completará con dos cuartetos de Wolfgang Amadeus Mozart para flauta, violín, viola y violonchelo. ¿Es una formación que obedece más a esa época, al Clasicismo, y que después va desapareciendo?

"Sí; hay varias obras de Haydn también. Pero estos fueron encargos. Mozart no era muy devoto de la flauta, que debemos decir que en ese tiempo no era un instrumento muy querido por los problemas que tenía de timbre, de volumen y de afinación. Entonces Mozart solamente le dedicó creaciones a través de encargos, no fueron composiciones espontáneas. Ahora, tuvimos la suerte de que estas comisiones nos dieron obras maravillosas y que están magistralmente compuestas para la formación, y no solamente en el caso de la flauta, sino que hay un diálogo constante con las cuerdas. Son obras que realmente se disfrutan muchísimo tocando, y escuchando también".

Celso López, profesor de violonchelo en el Instituto de Música UC y solista de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile.

Celso López, profesor de violonchelo en el Instituto de Música UC y solista de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile.

En los cuartetos de Mozart que interpretarán, es distinto el rol de la flauta frente a los instrumentos de cuerdas con respecto a las otras dos obras del programa, que son para flauta y cuarteto de cuerdas? ¿Es más solista la flauta en las obras de Ginastera y Roussel? ¿O en todas ellas se hace música de cámara en equidad de los cuatro y cinco instrumentos?

"En el quinteto de Roussel yo diría que tiene mucha más preponderancia el cuarteto de cuerdas; la flauta interviene y tiene un diálogo más concertante. En las Impresiones de la Puna, la flauta tiene un rol bastante solístico y en los cuartetos de Mozart también; a pesar de que hay mucho diálogo, también hay mucha preponderancia en cada uno de los instrumentos, tanto el violín, como la viola y el chelo".

O sea, ¿es como si la flauta fuera el primer violín de un cuarteto de cuerdas?

"Claro. Es como si fuera un primer violín".

 

Guillermo Lavado.

Conociendo el rico repertorio que se crea actualmente en la música contemporánea para la flauta, surge una pregunta inevitable: ¿qué es lo que sucede entre el Clasicismo y principios del siglo XX, cuando toma una gran fuerza este instrumento?

El profesor Lavado explica que tras las innovaciones de Theobald Boehm, quien desarrolló hacia 1830 un sistema que le dio mejor afinación a instrumentos como la flauta, el clarinete y el oboe, y estudios acústicos de las chimeneas, su altura y distribución, esas modificaciones le dieron más exactitud a la flauta. "Sin embargo, siempre digo que es un monocordio muy corto con muy pocas posibilidades acústicas", señala. "Pero es un instrumento que amamos y tratamos de dar lo mejor desde él", agrega.

A partir de la invención de Boehm, con el desarrollo de la flauta, ésta conquistó una mayor simpatía de los compositores. "En el repertorio clásico hay bastantes autores que se fijaron en la flauta, pero ya en el período romántico, la sonoridad más delgada de la flauta quizás no atrajo tanto y tenemos ahí algunos vacíos. El lenguaje se volvió más robusto y se dio la incursión de instrumentos de cuerdas que ahora tenían mucho más volumen. En el período romántico la flauta no atrajo tanto la atención de compositores que sí compusieron mucho para violín, para chelo y para clarinete también, como Brahms", reconoce Guillermo Lavado.

Comparte nuestro contenido en: