Miguel Villafruela: “En este concierto vamos a escuchar la historia del saxofón”

9 de julio de 2021


El martes 13 de julio, continúa la 57ª temporada del Instituto de Música UC con el registro grabado en vivo, en el GAM, de un concierto del Cuarteto de Saxofones Oriente, que ofrece un recorrido desde la primera obra compuesta para esta formación en Francia, hasta creaciones escritas en el siglo XX en América.

El Instituto de Música UC programó para el martes 13 de julio un concierto que fue grabado en vivo en el GAM hace cinco años y que protagonizó el Cuarteto de Saxofones Oriente, conjunto estable de Música UC que lidera el profesor Miguel Villafruela. Junto a él, actúan Alejandro Rivas, Pablo Vega y Karem Ruiz.

El programa se titula “Cuarteto de Saxofones en viaje de Europa a América” y ofrece una panorámica del repertorio que se ha compuesto para esa formación en 150 años. Abrirá justamente con la primera obra escrita en la historia para un ensamble integrado por saxofones soprano, alto, tenor y barítono. Se trata de Primer Cuarteto, del belga radicado en Francia Jean-Baptiste Singelée, quien la compuso en 1857. Desde esa obra se articulará un retrato sonoro que dará cuenta tanto de la fuerza descriptiva del cuarteto de saxofones como de la manera en que se ha nutrido del jazz y de las danzas tradicionales, con obras europeas y también americanas.

El profesor Miguel Villafruela destaca que el programa “es un viaje que nos da una panorámica de la historia del saxofón”. Y lo explica: “Estamos dando una visión de cómo el saxofón surge en su evolución del repertorio, desde la primera obra que se compuso para cuarteto de saxofones, de Jean-Baptista Singelée, hasta llegar a América, donde presentamos dos obras de compositores de América. Jean Pierre Karich, que es un compositor chileno, y Phil Woods, que es uno de los grandes músicos de jazz de Estados Unidos, saxofonista y compositor”.

 ¿Es un visionario Jean-Baptiste Singelée en el sentido de que él a fines del siglo XIX compone la primera obra para cuarteto de saxofones, anticipándose a lo que sería el desarrollo del instrumento mismo y su inserción en la música de concierto?

“Exactamente Fue un pionero en ese aspecto y no solamente compuso para el cuarteto, sino que tiene otras obras que son para saxofón y piano también”.

“Además de esta obra pionera de Jean-Baptiste Singelée, en el programa hay dos obras que tienen acento jazzístico, Cuarteto, del Alfred Desenclos, y Tres Improvisaciones de Phil Woods y, otra parte, hay dos obras descriptivas, Ciudades del compositor holandés cuyo seudónimo es Guillermo Lago y que describe tres orbes muy distinta en España, Uruguay y Etiopía, y Tres Aires Latinoamericanos del chileno Jean Pierre Karich, quien reconstruye un trote, una tonada y un tango. Entonces, en este programa queda en evidencia también cómo el repertorio para saxofón se ha nutrido del jazz y de las danzas también, ¿no?

“Exacto. Desenclos, por ejemplo, es un compositor francés muy importante, que él mismo se define como un compositor romántico, y su música está muy teñida de la influencia del jazz, lo vemos en Quatuor, sobre todo en el último movimiento. Muchos compositores franceses amantes del jazz eran músicos doctos, y tenían esa influencia en su creación. Guillermo Lago es el seudónimo del compositor y saxofonista holandés Willem van Merwijk. Él investigó cómo el tango de concierto se desarrolló después de la muerte de su inventor, Ástor Piazzolla. Entonces él, amante del tango y amante del tango de concierto, hizo esta obra que se llama Ciudades y es una serie de sketches musicales: el primer movimiento describe Córdoba, en España, el segundo, Montevideo, es un tango balada dedicado a la segunda capital del tango, y Addis Ababa, el tercero, es una enérgica descripción de la capital de Etiopía. Esta obra tiene características musicales de verdad muy interesantes, sobre todo en el aspecto descriptivo. Jean Pierre Karich es un compositor chileno, que tiene una larga trayectoria como pedagogo, ha sido profesor del Instituto de Música de la Universidad Católica y también de la Universidad de Chile y yo le solicité esta pieza. Le pedí que realmente pudiéramos sentir el folclor chileno, la música popular, y por eso él compone esta obra que refleja el trote que es del norte de Chile, la tonada y en el tercer movimiento es un tango. Es una obra totalmente latinoamericana, y se siente la música popular chilena muy fuertemente”.

Las tres vidas del saxofón: bandas militares, jazz y sala de conciertos

El saxofón fue patentado en 1848 por Adolphe Sax, fabricante de instrumentos belga radicado en París. Pero su ingreso a la escena de la música de conciertos no fue rápido. Nos lo explica el profesor Miguel Villafruela.

¿Cómo era la vida del saxofón a fines del siglo XIX, cuando Jean-Baptiste Singelée compone el primer cuarteto para saxofones?

“En esa época las bandas militares eran muy importantes en Francia, pero necesitaban una reestructuración, y se lanza un concurso para que los constructores de instrumentos hicieran propuestas de nuevas formaciones, es decir, de proyectos que eran una formación con cierta cantidad de instrumentos por familia. Adolfo Sax, que viene de una familia de constructores de instrumentos musicales, y que tiene una colección de más de 300 instrumentos que inventó o mejoró su desempeño, participa en este concurso y felizmente lo gana. En ese momento el saxofón entra en las bandas militares. Si no es por este hecho, el saxofón no hubiera llegado a América, como sucedió, ya en el siglo XX, a través de las bandas militares francesas. En la música de concierto el saxofón en realidad no tenía ningún futuro porque en esa época era un instrumento muy básico, tenía muchas deficiencias, y además muy poco conocido por los compositores a nivel mundial. Son los compositores franceses los primeros que empiezan a utilizar el saxofón a finales del siglo XIX en algunas óperas y obras orquestales. Pero no era un instrumento de concierto”.

¿Y cómo llega el saxofón a la música de concierto desde las bandas militares?

“Al ganar el concurso Adolfo Sax, todas las bandas militares francesas incluyeron los saxofones en su formación, y aquí se produce otro hecho importante porque esas bandas que tenían saxofones necesitaban un profesor. Entonces se crearon en el Conservatorio Superior de Música de París unas clases anexas para los miembros de las bandas militares. No fue que se creó la cátedra de saxofón en el conservatorio, sino clases anexas que duraron aproximadamente 13 años donde fueron llamados a ser profesores distintos músicos de banda, y también Adolfo Sax, quien formó en ese conservatorio a toda una generación de jóvenes saxofonistas que integraban las bandas militares. Y esto ocasionó la producción de un repertorio de obras de cámara, cuartetos de saxofones, obras para saxofón soprano y piano, para saxofón barítono y piano, todas obras originales de compositores de la época. La mayoría era música romántica y basada en temas de ópera populares, en donde los compositores hacían variaciones con dificultades técnicas para que el saxofonista se pudiera lucir como intérprete. Esos son los dos hechos más importantes en la historia de saxofón para que el saxofón entrara en la música docta”.

¿Es Jean-Baptiste Singelée quien hace entrar a la música de concierto al saxofón?

“Hasta las primeras décadas del siglo XX el saxofón se conocía muy poco en la música docta. Justamente Jean-Baptista Singelée fue el primer compositor que tomó en serio el saxofón, y cuando escuchamos el Premier Quatuor nos damos cuenta de lo serio que lo tomó, porque es una obra maravillosa que es totalmente romántica. Como él era amigo de Adolfo Sax, influyó mucho en que Adolfo Sax desarrollara la familia de los saxofones, que tiene siete miembros, desde el saxofón sopranino hasta el saxofón contrabajo. Pero los más utilizados son el saxofón soprano, el alto, el tenor y el barítono, que son los que conforman el cuarteto de saxofones. En esa época, a finales del siglo XIX, se creó un repertorio de obras de todos los músicos y compositores que vivían en Francia y que eran generalmente directores de bandas militares. Todas tienen un carácter romántico, son obras basadas en temas populares de óperas. Hay una buena cantidad, unas 40 o 50 obras que han sido escritas no solamente para cuarteto de saxofones, sino para saxofón y piano, por ejemplo, con los distintos miembros de la familia de los saxofones”.

¿El saxofón llega en paralelo al jazz y a la música de concierto?

“Es lógico que la mayoría del público relacione al saxofón con el jazz porque el jazz fue el que le dio la popularidad más adelante en Estados Unidos, con todos esos grandes saxofonistas que son genios de la música, como Charlie Parker y John Coltrane. El jazz fue un género musical mundialmente famoso y escuchado por todos en el mundo, y muchas personas piensan que el saxofón surgió con el jazz, lo que es totalmente erróneo. Cuando surge el jazz en Estados Unidos, en la década de 1920, las primeras formaciones de agrupaciones de jazz no tenían saxofón, eran de clarinete, trompeta y trombón. El saxofón llega a Estados Unidos a través del intercambio de las bandas militares francesas y norteamericanas. El saxofón era un instrumento totalmente popular, muy de la banda, y los clarinetistas que tocaban en las primeras formaciones de jazz, empiezan a tocar paralelamente el saxofón. El saxofón se usaba primero en las bandas militares, en el siglo XIX y con las clases anexas del Conservatorio de París los compositores empezaron a escribir música docta para el instrumento, de estilo romántico, como la primera obra que vamos a escuchar en este recital”.

Comparte nuestro contenido en: