Liza Chung: “Estas sonatas de Brahms y Franck son obras icónicas del repertorio romántico”

2 de mayo de 2022


La Sonata de César Franck y la Sonata nº1 de Johannes Brahms se escucharán en la apertura de la 58ª Temporada de Cámara de Música UC. El concierto estará a cargo de la pianista Liza Chung y la violinista Oriana Silva, quien destaca el “lirismo cautivador” de la obra de Franck y que la composición de Brahms articula los temperamentos reflexivo y turbulento, así como emociones: “la tristeza, la alegría y la ternura”.

Con un programa romántico, un dúo femenino de profesoras del Instituto de Música UC abrirá el martes 3 de mayo la 58ª Temporada de Cámara. La violinista Oriana Silva, concertino de la Orquesta Clásica Usach, y la pianista Liza Chung actuarán a las 19:00 horas en el Auditorio del Centro de Extensión Oriente (Jaime Guzmán 3.300, Providencia).

Será el debut del aforo completo de esta sala de conciertos que se terminó de construir en pandemia: un total de 240 butacas esperan recibir a quienes se inscriban en forma gratuita aquí. Se observará el pase de movilidad y el uso permanente de mascarilla. La presentación se transmitirá, en directo, en Musica.uc.cl.

Además, habrá un concierto de repetición el miércoles 4 de mayo, a las 19:00 horas, en la Parroquia de la Anunciación (Pedro de Valdivia 1850, Providencia), con inscripción aquí.

El programa elegido por las académicas y virtuosas intérpretes dará cuenta de dos formas de entender el Romanticismo a través de composiciones emblemáticas para violín y piano.

En este concierto, se conmemorará el bicentenario del nacimiento de César Franck (1822-1890), a través de su única Sonata para violín y piano, que el compositor y organista belga compuso a los 64 años de edad. Luego, contrastarán el singular lenguaje de Franck con la Primera Sonata para violín y piano de Johannes Brahms (1833-1897), compositor alemán que representa una de las figuras fundamentales del Romanticismo.

“Ambas sonatas tienen en cierto aspecto una estructura o forma cíclica, y son dos obras icónicas del repertorio romántico”, aclara Liza Chung.

“La Sonata nº1 de Brahms presenta motivos y melodías de sus canciones Regenelied y Nachklang, por lo que esta sonata para violín y piano es denominada muchas veces como Regensonate (Sonata de Lluvia), debido al tema principal del tercer movimiento”, explica la pianista.

La complementa Oriana Silva: “Es una obra de un lirismo cautivador”. Brahms, aclara la violinista, “utiliza en toda la sonata el tema de su propio lied Canción de la lluvia, cuya letra evoca poéticamente la nostalgia provocada por los felices recuerdos de su niñez”.

Brahms escribió y publicó en 1853 su Primera Sonata y se la dedicó al virtuoso violinista -y amigo personal- Joseph Joachim.

Más de tres décadas después, en 1886, César Franck compuso su única Sonata para violín y piano. El compositor belga tenía entonces 64 años y era conocido como organista de iglesia y profesor de ese instrumento en el Conservatorio de París. Se la dedicó a un joven violinista belga que además de convertirse en uno de los mayores virtuosos de su generación fue una figura clave en la promoción del legado de Franck: Eugene Ysaÿe.

“Es una de las obras más conocidas y tocadas de Franck. Fue escrita y dedicada como regalo de matrimonio del gran violinista Ysaÿe, quien mantuvo esta sonata en su repertorio por varias décadas”, destaca Liza Chung. A través de esta sonata, indica Oriana Silva, “se puede hacer un recorrido por lo reflexivo, lo turbulento, la tristeza, la alegría y la ternura”.

Oriana Silva: “Tocar juntas siempre es motivo de felicidad”

Franck y Brahms fueron contemporáneos y, aunque ambos compositores desarrollaron un lenguaje musical romántico, representaban posiciones contrapuestas en la época. César Franck trabajó con las innovaciones que Richard Wagner y Franz Liszt pregonaban como el futuro de la música. Johannes Brahms, en cambio, fue en vida considerado más conservador, pues se apegó estrictamente a la tradición establecida por Wolfgang Amadeus Mozart, Joseph Haydn, Ludwig van Beethoven y Robert Schumann.

Históricamente, había dos espíritus en el Romanticismo, y el gusto de los auditores en conjunto con la opinión pública identificaron dos "bandos": los vanguardistas y los tradicionalistas. El tiempo desbarataría, por cierto, esta caricatura: el propio Arnold Schoenberg, líder de la 2ª Escuela de Viena, expresaría su profunda admiración por el genio innovador de Brahms.

En el concierto inaugural de la 58ª Temporada de Cámara del Instituto de Música UC, los auditores tendrán la oportunidad de vivir ambas obras como una experiencia contrastante y, al mismo tiempo, constatar cuán grandes y vigentes son los mundos musicales del Romanticismo. Una experiencia presencial que también es valorada por ambas intérpretes.

“Con Oriana Silva llevamos varios años tocando juntas y, más allá de la visión musical que compartimos, tenemos una conexión especial al momento de ensayar y trabajar las obras, aspecto sumamente importante en el quehacer profesional-musical. Será un honor y gusto poder compartir con el público presencialmente en el concierto de apertura de nuestra temporada”, reconoce Liza Chung.

“Tocar con mi colega y amiga Liza Chung siempre es motivo de felicidad, hemos participado juntas desde el año 2015 y abrir esta nueva temporada de conciertos del Instituto de Música UC, sobre todo en presencialidad y con este bello programa, lo hace especialmente emocionante”, confiesa Oriana Silva.

Comparte nuestro contenido en: